Economía

Anti-dumping measures strengthened
Fortalecieron medidas antidumping
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
6 de Septiembre de 2015


En el marco de las medidas permitidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC), Colombia modificó sus normas antidumping.


Foto: Cortesía 

Las nuevas medidas afectarán a las importaciones irregulares que se realicen hacia Colombia.

Los empresarios colombianos han tenido la queja permanente alrededor del tema del dumping de productos que llegan principalmente de China, de Panamá  y de otros países de Asia.


Y aunque hace algunos años ya se había tratado de detener esa práctica con mecanismos específicos sobre posiciones arancelarias como algunas telas, confecciones y calzado, ahora el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, firmó el Decreto 1750 que modifica al Decreto 2550 del 2010, con el objetivo de garantizar la eficacia de la aplicación de las medidas de defensa comercial que tiene el país.


Para empezar, los derechos antidumping o de defensa comercial se establecerán preferiblemente por un término de cinco años. La viceministra de Comercio Exterior, Mariana Sarasti Montoya, explicó que anteriormente la vigencia se imponía por dos o tres años por la forma en que estaba redactada la norma en el régimen anterior y que ahora la regla general para el término de la medida será de cinco años.


Otra de las modificaciones que trae el Decreto 1750 del 1º de septiembre del 2015, tiene que ver con la aplicación de los mecanismos de defensa comercial sobre el margen de dumping. Se establece que los derechos antidumping se pueden imponer por la totalidad del margen de dumping. Es decir, que al precio de exportación del producto investigado, se le suma el arancel, que puede ser equivalente al 100% de la diferencia entre los precios de venta en el mercado doméstico del país exportador y el del importador.  


Con la modificación al decreto, también se establecen medidas para prevenir la elusión de los derechos antidumping. Por un lado, se impone un plazo máximo a las investigaciones que se hagan para establecer si hay o no elusión de los mecanismos de defensa impuestos. Y por otro, se establece la posibilidad de exigir garantías desde el momento en que se abre la investigación por elusión.


Finalmente, y dado que los mecanismos de defensa comercial se pueden imponer al país exportador por el que transitan mercancías de distinto origen, con la modificación de la norma se establece que al momento de abrir una investigación por algún producto, la autoridad que adelanta dicho proceso puede usar la información del país de origen de la mercancía y no la del país exportador, esto para la definición del margen de dumping.


“Esto ayuda a la autoridad investigadora a que la comparación de valor normal para la definición del margen de dumping sea incuestionable y responda a la realidad de la operación de comercio”, señaló la Viceministra.


Al respecto, Bruce Mac Master, presidente de la Andi, gremio de los empresarios, puntualizó que “el decreto que fortalece el antidumping es una señal positiva para la industria y para mercados internacionales”, ya que son medidas para defender un país de las prácticas de comercio desleal.



¿Qué es el dumping?

Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, se considera que un producto es objeto de dumping cuando se exporta al mercado colombiano a un precio inferior a su valor normal en el país de origen.


Por ejemplo: si un productor o exportador de un país “A” exporta determinado tipo de calzado a Colombia a un precio de US$1,50 el par en condiciones CIF, pero se vende internamente en ese país “A” a US$2,00 el par, colocando el producto en la bodega del cliente, es posible que esté haciendo dumping.


Para estar seguros, sería necesario, entre otros aspectos, llevar ambos precios al mismo nivel de comercialización, preferiblemente al nivel ex-fábrica, así:


Se descuentan todos los costos y gastos en que incurrió el productor o exportador para llevar el producto exportado desde la puerta de la fábrica hasta el nivel CIF, obteniéndose como resultando un precio de exportación exfábrica de 


US$1,00 el par.


Se descuentan todos los costos y gastos en que ese mismo productor o exportador incurrió para llevar el producto desde la puerta de su fábrica hasta la bodega en el mercado local, resultando un precio de venta local exfábrica de US$1,50 el par.


Con los precios obtenidos se confirma que el precio de exportación en el mismo nivel de comercialización exfábrica es menor que el precio del producto en las ventas internas en el país “A”, es decir, el valor normal.