Economía

Motorcycle accessories are sold despite high dollar
Accesorios de motos se venden pese a dólar alto
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
5 de Septiembre de 2015


Aunque algunos pueden ser lujosos o hacer más vistosas las motos, en general son percibidos como una compra necesaria, bien sea para mejorar la protección del vehículo o la seguridad del conductor.


Foto: Jhon Alexander Chica Yara 

Los cascos están entre los accesorios cuyos diseños son más diversos  y en los que más variedad hay.

Las motos en Colombia, igual que los carros, o son ensamblados en el país o son importados. En ambos casos, las partes y piezas al venir del exterior deben ser pagadas en dólares, que paulatinamente se han ido encareciendo. Un caso bastante similar es el de los accesorios de las motocicletas. Sin embargo, a pesar de ello su venta no parece caer.


Jhony Pérez, vendedor de EstopaMotors, comenta que en términos de accesorios, definidos estos como partes no imprescindibles del vehículo, es decir todo aquello distinto del motor, suspensión e iluminación básica, “lo que pide la gente varía mucho, dependiendo del vehículo. La mayoría requiere métodos de protección para la moto en caso de una caída. Hablamos de guardachoques, cortavientos, bodyslider, también conocidos como punteras”.


Al consultarle sobre si el alza del dólar se ha traducido en precios más altos, acepta que sí, pero ¿ha afectado esto las ventas? “No sé en otras partes, pero lo que percibimos aquí en Medellín es que el vehículo es obligatorio para muchas personas. Entonces esté más caro o no, hay necesidad de comprar el accesorio porque es su herramienta de trabajo. Claro que afecta porque sube el precio en algunos productos en especial, pero en los que son obligatorios la gente tiene que comprarlos”. Y es que, en opinión de Pérez, “hoy en día, en el caso de las motos, un casco no es un accesorio... es un repuesto más”.


De la misma opinión es Gabriel Gallego, encargado de Central de Lujos Accesorios. Su fortaleza son los cascos, maleteros, chaquetas de protección y herrajes para motos, tales como los protectores de motor y las parrillas. Los precios dependen, como es usual, de marca y calidad. Los cascos pueden ir desde los $40.000 hasta los $850.000 y las chaquetas van de $200.000 a $800.000.


“El negocio es bueno, se mueve y la clientela no baja”, y ante artículos importados más altos, algunos usuarios optan por comprar los nacionales o hacer el sacrificio para pagar un accesorio más costoso, concluye Gallego.


Juan Guillermo Castaño, de Kamycicle, vende sobre todo cascos, “que es lo que más se mueve. También están los chalecos, protecciones, los lujos para las motos. En definitiva todo tiene su salida”.


Y ante la afectación del negocio que puede producir el dólar, no niega el impacto, “pero la gente no compra menos”.


“Lo que está pasando es que no podemos traer mercancía de Estados Unidos. Por tanto no estamos vendiendo cosas americanas. Puro producto nacional”.


Explica Castaño que es el caso de los chalecos, algunos protectores, busos de cross, las manillas y otros accesorios de plástico que se fabrican en el país.



Leve aumento

Según las cifras de Asopartes, a cierre de 2014 hubo un aumento del 1% en comparación al año 2013 en las ventas de autopartes en Colombia, que cerraron el año pasado con US$3.817 millones.


Los principales países de donde se realizan las importaciones de autopartes y vehículos son México, Corea del Sur, Estados Unidos, Japón, China, Ecuador, Argentina, Alemania y Brasil.


De igual forma, las autopartes más importadas, según el Centro Virtual de Negocios, son los neumáticos, embragues y sus partes, motores, ruedas y sus partes, y los vidrios y espejos.


El componente de autopartes nacionales durante 2014 se ubicó en US$1.527 millones.


Concluye el informe que en los años 2013 y 2014 se ha visto un descenso en las ventas de autopartes en Colombia de más del 6%.