Nacional

Santos, willing to dialogue with Maduro under some conditions
Santos, dispuesto a dialogar con Maduro con condiciones
4 de Septiembre de 2015


Una de las condiciones que puso el primer mandatario colombiano fue que el Gobierno de Maduro respete la ley y los protocolos de migración para que las deportaciones se realicen sin atropellos.


Foto: EFE 

El presidente Santos pronunció un emotivo discurso desde Santa Fe de Antioquia.

Redacción EFE


El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo ayer que está dispuesto a reunirse con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, para abordar la crisis fronteriza siempre y cuando cumpla tres condiciones relacionadas con el respeto “a los derechos fundamentales de los colombianos”.


“Le quiero decir al presidente Maduro que estoy dispuesto a reunirme, pero los colombianos necesitan que se les respeten los derechos fundamentales y necesitamos que dé pasos en esa dirección”, declaró Santos desde un acto oficial en el departamento de Antioquia.


Las medidas para abrir el diálogo incluyen, en primera instancia, que las autoridades venezolanas abran un corredor humanitario “para que más de 2.000 niños que están al otro lado de la frontera puedan asistir al colegio aquí en Colombia”, algo que, indicó el presidente, su Gobierno pide desde “hace muchos días”.


Además, será imprescindible que recuperen sus enseres los más de 10.000 colombianos que han salido de Venezuela entre deportados y quienes han abandonado voluntariamente el país desde que Maduro ordenó el cierre parcial de la frontera para, argumentó, reforzar la lucha contra el contrabando y presuntos paramilitares.


“Desde hace once días tenemos quince camiones listos en la frontera para ir a los sitios donde vivían esos deportados y recuperar sus pocas pertenencias. Necesitamos que las autoridades venezolanas, que nos habían prometido que lo iban a autorizar, dejen pasar estos camiones a que vayan por las pertenencias de nuestros deportados”, expuso Santos.


Por último, el presidente exigió que el Gobierno venezolano “cumpla con los protocolos mínimos y no maltrate a los colombianos que van a ser deportados de Venezuela”.


“Si esas condiciones, que son condiciones mínimas humanitarias, se cumplen, yo me siento a arreglar este problema”, aseguró. Durante su discurso, Santos insistió en que “los problemas de Venezuela no son hechos en Colombia” y que su Gobierno “no es responsable” de la escasez de productos, las complicadas tasas de cambio o la alta inflación que padece el vecino país.


Normalizar relaciones


Santos mostró su confianza en que la crisis fronteriza, iniciada el 19 de agosto, se puede arreglar “de forma civilizada, como deben hacer dos jefes de Estado de naciones civilizadas, por la vía del diálogo, por la vía de la diplomacia, pero eso sí, manteniendo la dignidad”.


Según indicaron hoy las autoridades migratorias colombianas, en los últimos catorce días 1.381 colombianos han sido deportados por el Gobierno venezolano.  Mientras, organismos de las Naciones Unidas sostienen que otros 10.000 compatriotas han optado por abandonar el vecino país ante el miedo de correr la misma suerte que los deportados.


“A los colombianos nos interesa que la tensión en Venezuela se normalice, somos los más interesados porque somos pueblos hermanos, porque lo que suceda en Venezuela nos afecta para bien o para mal y estamos interesados en el bienestar y en la prosperidad de Venezuela”, subrayó.



Viajaron a Cali

Más de 130 colombianos oriundos de la ciudad de Santiago de Cali que fueron expulsados por el Gobierno de Venezuela durante la crisis fronteriza han regresado ya a la capital del Valle del Cauca, informó ayer la Oficina de Asesoría de Paz de la Alcaldía de esa ciudad.  Felipe Montoya, asesor de Paz de la capital vallecaucana, afirmó que en este momento más de 40 grupos familiares provenientes de diferentes ciudades de Venezuela son atendidos en Cali. Montoya también resaltó la problemática de las personas deportadas con hijos nacidos en Venezuela, ya que los menores deben nacionalizarse como colombianos para acceder a los paquetes de ayuda, al sistema de salud y al sistema educativo. Según explicó, la mayoría de estos niños llegan sin documentación que demuestre que son venezolanos, por lo que resulta imposible que puedan pedir la nacionalidad colombiana. “(Esta situación) da cabida a que personas que no tienen que ver con esta situación puedan cometer fraude”, sostuvo Montoya.


Los datos recolectados por la Oficina de Asesoría de Paz indican que han arribado a Cali 43 niños afectados por la problemática en la zona fronteriza, sin aún poder indicar con exactitud cuántos son colombianos y cuántos son venezolanos.