Nacional

“We will keep working for a new frontier”: Holguín
“Seguiremos trabajando por una nueva frontera”: Holguín
Autor: Sandra Milena Montoya
27 de Agosto de 2015


Solamente de manera unida se resolverán los problemas de narcotráfico y de contrabando que afectan a los dos países, esta fue una de las conclusiones de la reunión de cancilleres en Cartagena.


Foto: EFE 

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez (i) y la canciller de Colombia, María Ángela Holguín (d), se reunieron en Cartagena para abordar la crisis fronteriza.

Redacción EFE y EL MUNDO


La cita entre las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y de Venezuela, Delcy Rodríguez, la cual duró alrededor de seis horas,  fue calificada por ambas representantes como un encuentro franco entre dos países que no van a dejar de apoyarse mutuamente.  “Hemos hablado de los temas de fondo y es solamente así como los países podemos  resolver nuestras diferencias”.


En la reunión, explicó Holguín, se abordaron temas como las bandas criminales, el narcotráfico, el contrabando y el cambio de la moneda, factores que “afectan a ambos países por igual”, dijo Holguín.


La ministra colombiana explicó que nuestro país manifestó a sus homólogos de Venezuela  la preocupación por el tratamiento que están recibiendo los colombianos deportados y dijo que en ese sentido se acordó que los defensores del Pueblo de ambas naciones se reunirán para resolver la situación de los más de 1.000 colombianos que se encuentran a este lado de la frontera sin sus bienes y con problemas de desarraigo y destrucción de sus núcleos familiares. “Acordamos establecer un protocolo de deportación”, dijo. 


La canciller colombiana también señaló que el problema del contrabando tanto de artículos como de combustible sería abordado por los ministros de Hacienda de ambos países. 


Por su parte, Delcy Rodríguez expresó que a su Gobierno le preocupa particularmente el fenómeno del paramilitarismo, y que en ese sentido habían solicitado a Colombia los nombres de los desmovilizados de las autodefensas para llevar un control en suelo venezolano.  


Finalmente, la canciller venezolana dijo que los medios de comunicación tenían una gran responsabilidad en la forma como se estaba, según el Gobierno bolivariano, tergiversando la información relacionada con la deportación de colombianos y que el maltrato del que se habla no ha sido en las proporciones que se han divulgado en los medios.  


Desde Cúcuta


El presidente de la República, Juan Manuel Santos, visitó ayer la zona de frontera donde más de 1.000 deportados solicitaban su presencia.  La intención del jefe de Estado  fue conocer de primera mano de las autoridades presentes, cómo está funcionando el Puesto de Mando Unificado y la asistencia humanitaria a los colombianos que han sido obligados a abandonarlo todo y huir de Venezuela. 


“Bienvenidos a Colombia que este Gobierno sí los quiere”, afirmó  Santos mientras recorrió uno de los albergues, dialogó con los refugiados y les manifestó su interés por resolver esta crisis. De acuerdo con el Mandatario, “el Gobierno está listo para ayudarles. Aquí estoy con los niños. Para nosotros los niños son una prioridad fundamental. No quiero que ningún niño se quede sin colegio”.


Así mismo, indicó que el Gobierno trabaja en la generación de fuentes de empleo para estos colombianos.  “Vamos a tener programas de empleo. Todas las personas que vayan a buscar empleo, van a encontrar posibilidades de capacitación. También he encontrado a varios que quieren ser emprendedores. También el Sena les va a dar la posibilidad de ser emprendedores”, dijo.


En la mañana, desde Colombia, el Presidente colombiano dijo que los problemas de Venezuela son originados en ese país y no en territorio colombiano, pero descartó entrar en una polémica mediática con su homólogo Nicolás Maduro.


Señaló que otra línea de acción es ayudar a retornar a las familias que quieran volver a sus lugares de origen en Colombia, así como poner en marcha programas de vivienda para quienes perdieron sus casas en Venezuela. “Vamos a ver cómo podemos ayudar también a los que estén interesados en volver a sus municipios de origen. Sé que algunos son de Bolívar, del Tolima, de Pasto, para que si quieren regresar a sus sitios de origen los trasladaremos allá. Los que se quieran quedar aquí, también les vamos a ayudar a encontrar una vivienda, a encontrar un sitio dónde vivir, a rehacer sus vidas”, sostuvo.


 


Ante organismos internacionales


Por su parte, el expresidente César Gaviria, quien fue secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), recomendó que el Gobierno de Santos recurra al Derecho Internacional para denunciar que el tratamiento que han recibido los colombianos en el país vecino «es inhumano, violatorio de todas las convenciones de derechos humanos, de Naciones Unidas y del Sistema Interamericano».


El procurador general Alejandro Ordóñez, quien visitó este martes a los deportados en la frontera, considera que las agresiones denunciadas pueden ser llevadas incluso «ante la Corte Penal Internacional porque estamos frente a delitos de lesa humanidad».


La OEA no se manifiesta si no lo pide una de las partes involucradas, pero los colombianos confían en que otras instancias de la comunidad internacional, como la ONU, puedan ejercer sus buenos oficios para que la normalidad retorne a la frontera.


Las quejas crecen


A 451 aumentó el número de quejas recibidas por la Defensoría del Pueblo tras el ingreso masivo de colombianos deportados desde Venezuela, siendo el desalojo de vivienda el tema común entre los denunciantes, que además advierten situaciones como la desintegración familiar con 46 casos, la pérdida de trabajo con 31 declaraciones, el maltrato de las autoridades en el vecino país con 22 hechos reportados, además de la retención de documentos con 19 y el despojo de pertenencias con 17 quejas.


Vale la pena indicar que de acuerdo con los últimos datos conocidos a través del Puesto de Mando Unificado instalado en Cúcuta, la Defensoría fue informada sobre la deportación de 1.096 connacionales, 608 de los cuales aparecen registrados en los albergues temporales acondicionados para atender la emergencia humanitaria. 


Las denuncias hasta ahora recibidas por la Defensoría del Pueblo y que son tramitadas con la Cancillería para, por vía diplomática, buscar la restitución de derechos a los afectados, dan cuenta de doce menores de edad cuyos padres solicitan la repatriación para estar a su lado y un episodio adicional de maltrato físico. Así mismo, se reportan cinco casos de adultos mayores sin arraigo familiar.


Por otra parte, en La Guajira, la Defensoría tuvo conocimiento sobre el ingreso de 41 connacionales (18 hombres, catorce mujeres y nueve menores de edad) que llegaron a Paraguachón, 28 de los cuales aceptaron la ayuda humanitaria de emergencia ofrecida por el Estado.


Jorge Armando Otálora, defensor del Pueblo, formuló un llamado a todos los sectores de la sociedad para respaldar a las instituciones del Estado y defender los derechos de quienes han sido afectados por el cierre en la zona limítrofe.


El Defensor del Pueblo agregó que la solidaridad de los colombianos y la responsabilidad social del sector privado también juegan un papel trascendental, pues no se puede pasar por alto el drama que afrontan estos compatriotas




Unasur

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas -Unasur-, el expresidente colombiano Ernesto Samper instó a crear “un mecanismo conjunto entre Venezuela y Colombia para el combate del crimen organizado” y a buscar iniciativas económicas “para manejar las diferencias cambiarias y de precios en la frontera que ocasionan contrabando”. “Hago público estos elementos de análisis para que la opinión pública colombiana sepa que Unasur, aunque está activa en el tema, no puede mediar, como lo dispone su Tratado Constitutivo, si no hay la petición de los dos países involucrados”, agregó.  El titular de Unasur agregó que a los dos les manifestó “el deseo de Unasur” de arribar a un arreglo bilateral basado en premisas como “la inmediata suspensión de las deportaciones de colombianos” y “la creación de un mecanismo institucional para la defensa de los derechos de los deportados”.


Estas declaraciones las realizó Samper luego de que el también expresidente colombiano César Gaviria manifestara que el país debe plantearse la posibilidad de retirarse del organismo multilateral si los demás países miembros no rechazan la postura de su secretario general frente a la crisis en la frontera con Venezuela. Gaviria se refirió a la posición de Samper quien en su cuenta de Twitter dijo: “Hace un año denunciamos el peligro de la intromisión de paramilitares colombianos en Venezuela. Hoy se confirma que es una realidad”. 




Violación de DD.HH.

La organización Amnistía Internacional (AI) dijo ayer que está “profundamente preocupada” por las denuncias recibidas de graves violaciones de los derechos humanos cometidas contra ciudadanos colombianos en Venezuela en el marco del estado de excepción declarado por el presidente Nicolás Maduro.  “En algunos casos se han denunciado maltratos durante la detención, desalojos forzosos y demolición de casas donde vivían o se cree que vivían nacionales colombianos sin ningún tipo de respeto de garantías”, agregó la organización. AI mostró una “especial preocupación” por los informes que indican que grupos familiares han sido separados, lo que ha producido que niños queden abandonados en Venezuela después de la expulsión de sus padres a Colombia. Por ello, pese a reconocer que el Estado tiene el deber de mantener la seguridad y el orden público, recordaron que las acciones destinadas a garantizarlas “no pueden resultar en violaciones de derechos humanos”. Asimismo, agregaron que los procedimientos de expulsión o deportación “deben contener todas las salvaguardias previstas en los instrumentos legales internos y ajustarse a las normas internacionales de derechos humanos”.




A recuperar bienes

El éxodo de colombianos por trochas que atraviesan el río Táchira, frontera natural con Venezuela, fue interrumpido ayer por la presencia de soldados en la orilla de ese país, según denunciaron testigos. El martes, centenares de colombianos residentes en San Antonio y otras localidades del estado Táchira atravesaron el río con sus pocas pertenencias a cuestas para escapar de las deportaciones ordenadas por el Gobierno de Venezuela en el marco de una campaña contra contrabandistas y supuestos paramilitares. Fuentes policiales dijeron que la presencia de soldados venezolanos en la margen derecha del río Táchira se debe a un acuerdo entre las autoridades de ambos países que permitirá que los colombianos ingresen en territorio venezolano en camiones de la Policía para recuperar sus bienes. Esa posibilidad ya fue anunciada este martes por el presidente colombiano Juan Manuel Santos, quien dijo que “hay un principio de acuerdo para que entren a Venezuela camiones colombianos, con los deportados, para que ellos mismos recojan sus pertenencias”.  Otros colombianos que esperan cruzar de nuevo el río, no creen que las autoridades venezolanas dejen pasar camiones de la Policía colombiana para recuperar lo poco que les queda.