Economía

Innovation to mitigate devaluation
Innovación para mitigar la devaluación
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
27 de Agosto de 2015


Los empresarios de la industria del acondicionamiento están fuertemente afectados por la tasa de cambio, pero esperan superar esas dificultades con tecnología, innovación y eficiencia.


Foto: Cortesía 

Cortesía Acaire

"Eficiencia” es la palabra favorita por estos días en Medellín de los empresarios del sector del acondicionamiento, quienes se dedican a mejorar los espacios en términos de temperatura.


Y es que este ha sido un sector muy golpeado por la devaluación del peso frente al dólar que ya acumula un 68% en el último año, ya que casi la totalidad de los equipos y muchos de los insumos que se utilizan en las construcciones para acondicionar los espacios son importados.


Claudia Sánchez, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Aire Acondicionado y Refrigweración (Acaire), explicó durante el primer día de la feria Expoacaire, que se lleva a cabo en el Hotel Intercontinental de Medellín hasta mañana, que “nosotros estamos asociados a la construcción y hay una dinámica interesante en el sector, pero también tenemos que entender que el alza del dólar nos afecta y que muchos de los equipos nuestros son importados. En esta área la industria nacional tiene presencia en insumos, en ductos... pero no hay fabricación de equipos, existen algunas compañías pero no son representativas”. 


Y agregó que “un cliente con las nuevas condiciones del mercado puede que le baje a las características de los equipos, pero en lo que nosotros estamos trabajando mucho es en el tema de eficiencia energética, lo que tiene que entender tanto el cliente que tiene el proyecto como el usuario final es que puede que en el primer momento tenga que hacer una inversión alta pero al final, al pagar el consumo de energía, empezará a ver el retorno de la inversión”.


Por su parte, Andrés Velásquez, consultor de Building Tecnology Consulting y conferencista en Expoacaire, manifestó que “cuando tú tienes muchos dólares disponibles y muy baratos no te estás preocupando por cómo es de eficiente el sistema tecnológico, pero si empiezas a preocuparte porque ya tienes que empezar a comprar con menos dólares lo mismo vas a tener que buscar tecnología, eficiencia, diseño y otros componentes que no te importaban porque el dólar artificialmente barato lo estaba cubriendo”.


Para el Consultor, “los empresarios colombianos tienen la oportunidad y la capacidad tecnológica de desarrollar producto nacional que dé respuesta de una manera eficiente y competitiva al producto importado. Aquí ya hay fábricas en Colombia que tienen certificaciones internacionales en sus productos y pueden competir en los mercados internacionales”.


Al respecto, Ernesto Mora, ingeniero mecánico de Espiroductos, empresa colombiana que fabrica ductos metálicos prefabricados para aire acondicionado y ventilación con 25 años de experiencia en el mercado, expresó que “en este tipo de productos hay suficientes empresas colombianas que lo producen por lo que no ha sido necesaria la importación de estas partes, lo que sí hay es una enorme posibilidad de potenciar la exportación a países cercanos aprovechando el beneficio que hacia fuera tiene el país con la tasa de cambio y aunque nosotros exportamos poco estamos viendo oportunidades de hacerlo más y ampliar nuestros mercados”.



Desde los importadores

Luis Eduardo Márquez, gerente territorial para Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú de Lehman Pipe and Plumbing Supply, una compañía dedicada a la fabricación y comercialización de ductos, válvulas, guarniciones y plomería especializada en Estados Unidos, le explicó a EL MUNDO que “nosotros somos una compañía americana y nuestras ventas se hacen desde Miami, las propuestas nuestras son en dólares y los clientes nos compran en dólar, o sea que sí nos ha golpeado un poco el tema de la devaluación del peso, se han dilatado las decisiones de los proyectos y esto genera reducción en nuestra producción”.


“Hoy tenemos una tasa de cambio de $3.200 o más y eso significa un incremento de 40% o 45% relacionado con un proyecto que se tomó la decisión de construirlo hace seis o siete meses. Si hoy están tomando la decisión de construirlo ese porcentaje pesa mucho sobre la decisión de compra”, concluyó Márquez.