Mundo deportivo

Duel with a taste of vengeance
Duelo con sabor a revancha
27 de Agosto de 2015


Las miradas del mundo del atletismo se detendr醤 esta noche (7:55 p.m. de Colombia) en el gran duelo Bolt-Gatlin por la final de los 200 metros. Una prueba con sabor a revancha, en la que Bolt ha ganado desde los Juegos de Pek韓 2008.


Foto: EFE 

Usain Bolt (izquierda) y Justin Gatlin (derecha) cumplieron con el protocolo y protagonizarán su segundo mano a mano en este Mundial de atletismo en Pekín. 

Redacción/Agencias


a carrera deportiva de Justin Gatlin está siendo tan larga que en el momento cumbre de su historial, hace diez años en los Mundiales de Helsinki 2005, ya tuvo un primer choque con Usain Bolt, hoy el mejor velocista de todos los tiempos, y puede presumir de haber masacrado en aquella ocasión al jamaiquino en la distancia predilecta de este, los 200 metros.


La venganza, reza el dicho popular, es un plato que se sirve frío. Han tenido que transcurrir diez años, pero Bolt tendrá hoy en Pekín la ocasión de resarcirse.


Ninguno de los dos descubrió sus cartas en la clasificación. Pasar las semifinales fue sencillo para los dos. Gatlin ganó por la calle siete la segunda semifinal en 19.87 y Bolt, por el mismo carril, la tercera con 19.95.


En aquella final, disputada el 17 de agosto del 2005 en el estadio Olímpico en un ambiente gélido, con 11º, lluvia y viento, Gatlin, quien cuatro días antes había ganado en los 100 metros, obtuvo su segundo título con 20.04. Bolt, en cambio, llegó el último a la meta con un tiempo de 26.27 que se explica por los calambres que sufrió a 50 metros de la raya.


Faltaban cuatro días para que Bolt cumpliera los 19 y sin embargo era ya un talento como velocista. Había emergido con sus marcas en categoría júnior y se había consagrado al meterse en la final de mayores, en la que también estaba Tyson Gay, tal vez el principal favorito, quien sólo pudo ser cuarto.


Las largas piernas de Bolt sufrieron para manejarse con la cerrada curva de la calle uno, y a poco de tomar la recta, cuando iba quinto, el júnior jamaiquino se acalambró y cruzó la meta casi andando.


Un Bolt adolescente tuvo que rendirse aquel día a la tiranía de Estados Unidos, que copó los cuatro primeros puestos con Gatlin Wallace Spearmon, John Capel y Tyson Gay, el primer cuatriplete de la historia de los mundiales.


Dos años después, en Osaka 2007, Gatlin no compareció, y no precisamente por falta de ganas. Estaba suspendido por dopaje, pero sí estuvieron Tyson Gay y Usain Bolt. La victoria fue para el estadounidense con 19.76, pero el jamaiquino ya se metió segundo (19.91) relegando a Spearmon al tercer puesto.


En la siguiente edición, Berlín 2009, Bolt ya reinaba en la velocidad mundial. Un año antes, aquí en El Nido pequinés, logró el triplete olímpico con tres récords mundiales y, punto por punto, repitió la gesta en el Olímpico de la capital alemana. 


Esta noche, como remate del programa de la sexta jornada, Bolt y Gatlin volverán a verse las caras en una final de 200. En la de 100, el domingo pasado, sólo 13 milésimas hubo entre el jamaiquino, por tercera vez campeón, y el estadounidense.


“Estoy deseando enfrentarme con Gatlin en mi carrera favorita”, dijo Bolt previo a la prueba.


Por su parte, Gatlin manifestó que “me siento con confianza. No me empleé a fondo en la semifinal, por lo que espero desgastar más energía en la final y ganarla”.



Protagonista por donde se mire

El equipo de Kenia se erigió en protagonista, para bien y para mal, de la quinta jornada de los campeonatos del mundo de atletismo, con dos nuevas medallas de oro que difuminaron el anuncio de la suspensión por dopaje de dos de sus velocistas.


La noticia dada por la Iaaf de que Koki Manunga y Joyce Zakary habían dado positivo en uno de los controles previos a la competición, no desmoralizó a sus compañeros, quienes se batieron con gran eficacia en las finales.


Julius Yego prolongó el momento dulce del atletismo keniano al proclamarse campeón de jabalina con un lanzamiento de 92,72 que le sitúa tercero en el ranking de todos los tiempos.


La segunda victoria keniana del día llegó en una de sus disciplinas predilectas, los 3.000 m obstáculos, con Hyvin Kiyeng Jepkemoi, de 23 años.