Nacional

Venezolanos sólo ven salidas internacionales en crisis en frontera con Colombia
Autor: Giselle Tatiana Rojas Pérez
26 de Agosto de 2015


Descontento e indignación dicen los venezolanos residentes en Medellín que es el sentir que les deja la crisis en la frontera de Colombia con Venezuela. ElMundo.com habló con varios de ellos y esto fue lo que nos contaron.


Foto: EFE 

Imagenes del plantón en la embajada de Venezuela hoy.

En el momento en el que delegaciones de Colombia y Venezuela, en cabeza de las cancilleres, desarrollan en Cartagena la reunión para discutir la crisis en la frontera común, los venezolanos residentes en Medellín se muestran en descontento por la decisión del presidente Maduro de cerrar el paso fronterizo con nuestro país y deportar a miles de colombianos.


Ellos se muestran escépticos, “no creemos que haya ningún acuerdo, ninguna meditación, ni diálogo que arregle esto. Como el mismo Maduro lo dijo en la televisión venezolana, antier, junto a la canciller Delcy Rodríguez, las condiciones de ellos son muy radicales, y hoy en Cartagena no habrá avances en la crisis”, dijo un venezolano, quien prefirió no decir su nombre.


A esta situación coinciden en nombrarla “Cortina de humo”. “Es una situación que ha creado el Gobierno de Venezuela para desviar la actual escasez de alimentos y medicamentos que tiene el país. Mientras se hable del conflicto en frontera nadie va hablar de lo otro, y como Maduro sabe que Santos no quiere guerra con nadie, piensa que puede jugar con él y con su pueblo las veces que quiera”, relató Lorein Patiño, radicada en la ciudad hace varios años. 


También la atribuyen a una estrategia política, pues “nosotros estamos seguros que Maduro, el ´dictador comunista´, tiene pérdidas las elecciones y su objetivo es no hacer las elecciones de este año, a costa de atacar por donde le resultó más delgadita la hebra. Ha habido motivos más graves para hacer esto en otras épocas, en otras situaciones, él simplemente se aprovechó de las heridas a tres soldados”, añadió el venezolano.


Igualmente la catalogan como una “clara violación de derechos humanos” para los ciudadanos deportados. “Hay un irrespeto a todos los procesos y una cantidad de ilícitos en acuerdos  internacionales, que se han violado durante todo el proceso, que se siguen cometiendo. Esto es terrible, como a todo el resto de mis coterráneos, estamos indignados”, expresó Gabriela Arenas de Meneses, especialista en “Derechos humanos y construcción de paz”.


Tampoco están de acuerdo con la actitud de Venezuela frente a los colombianos y no consideran apropiados los actos de rebeldía que hacen frente a los colombianos, como haber rechazado el acuerdo logrado la semana anterior entre las cancilleres de los dos países. “No esperamos los venezolanos naturales, ni los que lo son por adopción, ninguna solución hoy en Cartagena. Bolívar en cambio sí vino a Cartagena, huyendo de los españoles, y desde allí dijo: ‘granadinos vengo huyendo de la desgraciada Caracas´, y habló y pidió ayuda para libertar a Venezuela y tuvo dinero, tropas y armas, cuatrocientos momposinos marcharon. Hoy la historia nos está diciendo otra cosa, como es que ese ´dictador` viene y nos ataca por la frontera, y luego hoy vienen a hacer un acto de honor a la bandera en Cartagena”, añadió el venezolano.


Que piensan de Maduro


“En Venezuela es obvio que no tenemos un presidente que nos defienda”, dijo Lorein Patiño.


Por su parte Marisol Puerta, docente universitaria, lo calificó como un “oportunista”, “no se auto-quiere, no quiere a nadie y ahora se aprovecha de un atentado para dedicársela a los colombianos.


Algo en lo que coincidió Maunar Raigoza, “como viene a decir que lo colombianos están acabando con los alimentos, si en Venezuela hace años que prima el desabastecimiento; como es que dice que los colombianos son `paracos’, ya harto tienen con el conflicto interno, si delincuentes hay en todas partes del mundo, y obvio, en Colombia también”.


“Colombianos hay en toda partes del mundo y ahora los venezolanos estamos igual viviendo lejos de nuestro país, buscando otras oportunidades, yo no quisiera que en un futuro Colombia sacara a las patadas a mis amigos y familiares por el simple hecho de ser venezolanos”, consideró Lorein Patiño.


Mientras que el venezolano que prefirió no decir su nombre afirmó: “Él está asesorado, no tiene mentalidad para tomar ni buenas ni malas acciones, porque es torpe. Lo que está haciendo nos parece que es irreversible. Marcar las casas como lo están haciendo para destruirlas es algo tan grave que ni él mismo calculó, ni pensó en sus consecuencias. Hace ver muy mal a Venezuela ante el mundo entero. No hay medida en atacar violando los derechos humanos. Porque todos están siendo atacados, tanto venezolanos como colombianos”.


Que piensan de Santos


En cuanto a nuestro presidente, Juan Manuel Santos, Lorein Patiño confesó sentirse muy decepcionada, luego de varios años viviendo en nuestro país esperaba más de él en esta crisis. “Veo que en Colombia su gobernante no tiene los pantalones para defender a su pueblo de una ofensa como la que está recibiendo”, dijo.


Conjuntamente, César Maihunar y Carla Cabello dicen estar anonadados con la actitud de frente, la catalogan como “excesivamente pasiva”, Maihunar llamó a los colombianos a pedirle a su presidente que haga acciones claras, y Cabello pidió coherencia del Gobierno colombiano, el cual ve muy aplacado en temas de paz y muy desinteresado por el bienestar de los nacionales.


Los niños


Para todos los venezolanos consultados, el hecho de que los niños estén siendo apartados de su familia sólo para deportar a sus padres es la “tapa” de esta crisis.


La especialista en Derechos humanos y construcción de paz venezolana, Gabriela Arenas de Meneses, recordó que tanto Venezuela como Colombia firmaron la Convención Internacional de Derechos del Niño, por eso ambos países tienen una obligación con el continente de cumplir lo pactado en esta convención, y “uno de los primeros artículos de esta convención establece que los niños no pueden ser separados de sus padres, a menos que se compruebe que esté en riesgo su integridad y en este caso lo niños fueron separados de sus familias por temas de nacionalidad y puestos al cuidado de autoridades venezolanas. Lo primero y lo más importantes sería restituir el derecho de estas familias a estar juntas. Si lo padres son nacionales colombianos, lo lógico es sus hijos puedan trasladarse con ellos a Colombia, garantizando el resguardo de sus seguridad y su integridad, para que pueda estar junto”.


Añadió Maunar Raigoza que garantizar el derecho a la vida de todos los que están en la situación de deportados, también es vital en esta situación.


Por lo que Gabriela Arenas de Meneses, propuso abrir un cierre parcial de la frontera para permitir que la gente salga de forma decente. “Se debe establecer un acuerdo para tener unas fronteras que tengan unos elementos y unos lineamientos claros de cómo van a hacer, por ejemplo, el comercio o el tránsito de personas”.


Cúcuta y San Antonio del Táchira conforman una de las fronteras más transitadas de Latinoamérica, “muchas comunidades viven en un país y trabajan en otro o estudian en un país y viven en otro, por eso esto es una agresión a tanto a venezolanos como a Colombianos que bien en el borde de la frontera, y si el problemas es de bandas criminales y de paramilitarismo, como asegura el Gobierno de Venezuela, pues ellos tienen que trabajar para encontrar a los criminales, no afectar a los colombianos que viven allí”, finalizó la especialista.