Economía

Domestic market is discouraged by expensive dollar
Mercado interno se desincentiva con dólar caro
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
25 de Agosto de 2015


Mientras el dólar se encarece la inflación aumenta y el consumo interno se desincentiva; por su parte, los mercados internacionales donde las empresas colombianas compiten también tienen devaluadas sus monedas.


Foto: EFE 

Vehículos nacionales y extranjeros compiten en el mercado colombiano, los primeros con una leve ventaja producto de la devaluación.

Al suceder lo impensable y el dólar escalar por encima de los $3.000 los sectores que se sentían beneficiados con la devaluación del peso ya no la quieren tanto.


Aunque el Gobierno Nacional ha abogado porque llegó el momento de la industria y del turismo, un dólar tan elevado es un arma de doble filo para ambos sectores, en especial para el primero.


Sergio Ignacio Soto, director ejecutivo de Fenalco Antioquia, gremio de los comerciantes, advirtió que “ya se ha evidenciado un aumento entre el 15% y el 20%, con cara de 25%, en electrodomésticos y vehículos, porcentaje que es un poco inferior para los productos hechos en Colombia”.


Aunque industrias colombianas o empresas productoras de casas matrices extranjeras tienen ventajas competitivas frente a los productos importados, así tengan componentes del exterior, los insumos nacionales abaratan sus costos. Sin embargo, los efectos inflacionarios son evidentes y eso desincentiva el consumo, afirmó el dirigente gremial.


En cuanto al consumo, explicó Soto, “ya se ha sentido una disminución. Por ejemplo el sector automotor ha disminuido sus ventas un 6% en relación con el primer semestre del año anterior, así mismo la telefonía móvil celular, los elementos de tecnología, los televisores y las autopartes se han encarecido fuertemente”.


Sin embargo, Fenalco, la Andi y Econometría, entidades que hacen el monitoreo del mercado automotriz en el país, confían en que a pesar de esos resultados podrá llegarse a la cifra de 300.000 vehículos vendidos al término del año, impulsados principalmente por la industria nacional que podrá otorgar mejores precios.


Por el contrario, los resultados de la Encuesta de Opinión del Consumidor (EOC) de Fedesarrollo reveló que la disposición para compra de vehículos se redujo en 30,2 puntos frente al año pasado y se ubicó en -26,6%, atribuible al aumento del dólar.


Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, explicó que sí existe una pequeña ventaja de las industrias colombianas como Renault o Yamaha, entre otras que ensamblan en el país, pero que no es tanto como se creería porque la materia prima es dolarizada. Sin embargo, consideró que es muy importante el efecto sobre el consumo que finalmente va a afectar toda la cadena productiva.


Por su parte, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, manifestó en días pasados que “este es un cambio relativo: los productos importados versus los productos nacionales. Son precios relativos que envían una señal a la economía para hacer esa transacción productiva hacia la producción nacional, hacia otros liderazgos como la industria, el agro y hacia nuevos sectores exportadores”.


Al respecto, el economista jefe para la región andina del Citibank, Munir Jalil, explicó que aunque “en teoría” eso debería ocurrir, no ha sucedido a la velocidad esperada. “Inicialmente no hay una reacción automática, pronta, rápida de las exportaciones, no es lo que hemos visto hasta ahora”, anotó.