Economía

Colombian stock exchange suffers Chinese “tail blows”
Bolsa colombiana recibe coletazos chinos
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
25 de Agosto de 2015


El mercado de Wall Street vivió ayer una sesión de intensa volatilidad y cerró con fuertes pérdidas, en medio de temores de que se pueda repetir el colapso financiero que estalló en 2008.


Foto: EFE 

Transeúntes en Tokio observan caída de valores de bolsas regionales.

En horas de la mañana de ayer ya era noticia la caída de las bolsas asiáticas, lideradas por las chinas, los mercados de Beijing y Shangai. Las bolsas de los países emergentes, como los latinoamericanos, incluido Colombia, han sufrido el efecto del desplome del gigante que es la segunda economía del mundo.


La razón de esta fuerte caída, explica el analista Andrés Duarte, de Corficolombiana, se debe a que hubo correcciones muy grandes en los precios de las acciones chinas y por otro lado está el comportamiento real de esa economía, “que claramente se está debilitando de manera acelerada”, apunta.


“Ambos elementos llevan hacia abajo la cotización del petróleo. A esto se le suma la medida que tomó el gigante asiático hace un par de semanas de devaluar su moneda, lo que muestra un impulso no convencional para incrementar sus exportaciones, lo que impacta a todo lo que tiene que ver con los productos que demanda este país, es decir, lo que exportan los países emergentes como los nuestros”.   


Munir Jalil, jefe de Investigaciones Económicas de Citibank, coincide con Duarte y agrega: “El mercado tenía tiempo mirando con más cuidado a China, y empezó a dudar de las cifras oficiales de crecimiento. Toda esa duda se fue sumando, y la última caída empieza el viernes, con inversionistas saliendo de papeles del gigante asiático, y hoy (ayer) se materializó en una salida masiva que se tradujo en una caída de un 8%, esto generó un ambiente de aversión al riesgo”.


“Toda esta situación genera tres resultados principales: Primero, un menor apetito por renta variable (acciones), especialmente de los países emergentes, lo segundo una presión adicional a la baja en el precio del petróleo, y una fuerte apreciación del dólar, que se traduce en devaluación del peso”, enumera Duarte.


Esos tres elementos, indica el analista, hacen que el mercado colombiano igual que el de los países similares sea menos atractivo, independientemente de que los desempeños de ciertas empresas estén muy bien. 


Los inversionistas se asustan, explica Jalil, y “no saben dónde poner sus capitales y normalmente venden lo más riesgoso que son las acciones en mercados emergentes” y adiciona que lo mismo hace el inversionista local profesional, enajena sus posiciones y se mueve para otros lados, generalmente se van a bonos del tesoro de los Estados Unidos.


A lo que agrega el analista de Corficolombiana: “Durante julio se vio la venta o salida de acciones de la mano de personas naturales, lo que debería estar continuando durante este mes”.



¿Seguirá la caída?

Cuando ocurren pérdidas tan fuertes en los mercados de acciones se tienden a colocar epítetos dramáticos tales como “viernes negro, lunes negros”, recordando las famosas fechas del crack de la Bolsa de Valores de Nueva York de los años 20 que inició la Gran Depresión mundial, y eso hace pensar a los propietarios de acciones que llegó el momento del pánico.


A propósito comenta Munir Jalil, del Citibank: “¿Será para siempre?, ¿lo perdimos? No. Caídas similares han pasado antes, eso no es nuevo, 60% de estas situaciones a los tres meses está arreglada, otro 40% no se arregla”. 


“Sabemos que pueden venir más jornadas negativas, pero si se está metido en el mercado de acciones debería hacerse con la conciencia que se hace a largo plazo. Lo importante entonces es lo que pase en ese tiempo, y en las más de las veces, los precios sí se recuperan”, concluye.