Columnistas

Miner韆 en Colombia, Newton y Voltaire
Autor: Dario Valencia Restrepo
24 de Agosto de 2015


Miner韆 en Colombia 1500-2011. Una aproximaci髇 hist髍ica.

www.valenciad.com


Minería en Colombia 1500-2011. Una aproximación histórica. Dando una muestra más de su incansable pluma y de su intensa preocupación por los problemas colombianos, Gabriel Poveda Ramos nos entrega esta vez un libro publicado por Ediciones Unaula como parte de su serie Dietarios. Señala el libro la inmensa reserva aurífera del país, tanto aluvial como de veta, inicialmente trabajada por los indígenas mediante el barequeo y luego complementada por los conquistadores con la minería de veta.


Los beneficiarios de esa riqueza han sido los conquistadores, la Corona de España, empresas extranjeras y unos pocos colombianos, en tanto que su explotación ha dejado una estela de sufrimiento, miseria y muerte entre los indígenas, los esclavos africanos,  mineros posteriores y las poblaciones asociadas al recurso. Por su parte, el país ha recibido a lo largo del tiempo unas regalías paupérrimas. Recurriendo a datos de diversas fuentes y a sus propios cálculos, el autor estima el valor en dólares del oro sacado de Colombia para llegar a unas cifras descomunales.


Diferentes tablas del libro muestran la producción de oro a lo largo del tiempo, al igual que la correspondiente a salinas, esmeraldas en bruto, carbón, metales y minerales, todo ello acompañado de análisis y comentarios.


De mucho interés y gran aliento es la parte dedicada a la minería en Antioquia. Considera el libro varios factores que explicarían la temprana industrialización del departamento y el país: la acumulación de capital propiciada por la actividad comercial de quienes compraban el oro a los mineros, a la vez que los proveían de comestibles y herramientas; el sentido empresarial e interés por el cambio técnico de esos comerciantes luego dueños de minas, bien familiarizados con el riesgo inherente a su actividad; y los aportes de los egresados de la naciente Escuela de Minas.


Newton y Voltaire. Muchos admiradores del autor de Candide y Lettres philosophiques se sorprenderán al saber que el mismo personaje fue un gran divulgador científico de la obra de Newton con su libro Eléments de la philosohie de Newton. Cuando Voltaire publica su obra, durante la primera mitad del siglo XVIII, existía una gran polémica, sobre todo en Francia, entre cartesianos y newtonianos con respecto a puntos como la atracción que el sol ejerce sobre los planetas. El gran hombre de letras toma partido por Newton después de dedicar años al estudio de sus Principia y se propone poner al alcance de muchos los trabajos sobre óptica y gravitación. No resulta tan sorprendente si se tiene en cuenta que ambos hombres encarnan los mejor de la Ilustración.


Con mucho retraso debemos registrar que desde 1996 la Editorial de la Universidad del Valle publicó una meritoria traducción de aquel libro con el título Elementos de la Filosofía de Newton, cuyos autores fueron Antonio Lafuente y Luis Carlos Arboleda. El primero de ellos es un investigador español del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), cuya posición intelectual defiende la apertura del conocimiento y la democratización del mismo; y el segundo es un distinguido académico colombiano que se ocupa, entre otros campos, de historia de la ciencia, matemáticas y educación, y el desarrollo científico en la Nueva Granada.


Los lectores del libro encontrarán un valioso material antes de adentrarse en la traducción propiamente dicha. Después de un prólogo de Javier Moscoso que destaca la importancia del libro para la historia de la ciencia y también para un mayor entendimiento de la personalidad de Voltaire, se encuentra un lúcido análisis de la vida y obra de éste, comentarios sobre los trabajos de Newton y una descripción de las vicisitudes del texto, así como de la gestación y recepción del mismo, todo lo cual está acompañado de unas notas que muestran el rigor y la erudición de los traductores.


Lo anterior y las tres partes de los Elementos pueden leerse gracias al CSIC (ver tinyurl.com/ElemNewton).