Mundo deportivo

BMC confirmed its title of champion
BMC ratificó su título de campeón
23 de Agosto de 2015


La Vuelta conocerá a su primer líder real hoy con la segunda etapa. Los favoritos entrarán verdaderamente en escena, ya en asfalto y con los esperados finales en alto.


Foto: EFE 

El BMC, de Darwin Atapuma, celebra su primer triunfo en esta nueva edición de la Vuelta a España.

Redacción/Agencias


Se trataba de desafiar al temido albero para ganar la contrarreloj inicial por equipos de la Vuelta, entre Puerto Banús y Marbella, de 7,4 kilómetros, y eso fue lo que hizo el BMC, con el colombiano Darwin Atapuma en sus filas, rindiendo honores a su condición de campeón mundial de esta especialidad.


También ganador de las cronometradas del Tour y del Dauphiné, la escuadra estadounidense cogió el toro por los cuernos sobre el albero paralelo a la playa marbellí y no sólo se llevó la etapa sino que colocó al eslovaco Peter Velits como primer líder  de la Vuelta.


“No habíamos hablado nada, yo he entrado el primero pero el mérito es de todo el equipo, tenemos un par de corredores que pueden optar a la general”, manifestó Velits al final.


Los tiempos no contaron para la clasificación individual tras la protesta de los ciclistas al considerar que la superficie de tierra suponía un peligro para su integridad. Aun así nadie le podrá quitar a Velits la foto con “la roja” en el podio instalado a escasos metros de la playa de Marbella. El ciclista del BMC fue tercero en Madrid en la ronda de 2010.


Una victoria puramente táctica basada en el riesgo, en jugarse el pellejo más que los demás, como dijo el español Samuel Sánchez en meta: “Nosotros corrimos de una manera diferente y pudimos ganar; el recorrido era muy bonito pero lo mejor era no arriesgar y me parece acertada la decisión de que contara sólo para la clasificación por equipos”.


El todo por el todo lo dio el BMC, mientras que las escuadras de los favoritos cumplieron con la idea de evitar caídas sin que se notara demasiado el paseo.


El Movistar, de Quintana y Valverde, mostró sus respetos cediendo 24 segundos sobre el BMC. El Astana, de Nibali, Aru y Landa, anduvo en el medio minuto, el Katusha, de “Purito” Rodríguez, se dejó en el paseo marítimo 54 segundos y el Sky, de Froome, manifestó su miedo al cruzar la línea de meta a 1.11 minutos.


La Vuelta comenzó con un líder ficticio tras la polémica del albero. Fue la manera “menos mala”, como dijo Nairo Quintana, de salvar la fiesta para la organización y el chasis de los líderes que vienen a ganar.


No hubo caídas, tampoco un paseo cicloturista al modo y manera de los paseantes que disfrutan de ese paseo que conduce a la inmediata playa. Fue la pista de lanzamiento de la 70 edición de la Vuelta, donde la valentía y el desafío al riesgo dieron sus frutos al BMC.


“Ser campeones del mundo supone una responsabilidad y había que demostrarlo. Es un día feliz para el BMC por el triunfo y por ver a Velits de rojo”, expresó el estadounidense Tejay van Garderen finalizada la etapa.