Nacional

First meeting after closing of border
Acercamiento después del cierre de frontera
22 de Agosto de 2015


El paso entre el Norte de Santander y el estado de Táchira está cerrado desde el miércoles en la noche por decisión del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, después de que tres miembros de las Fuerzas Armadas de ese país y un civil heridos.


Foto: EFE 

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín (i), se reúne con su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez (d).

Redacción EFE


Las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y de Venezuela, Delcy Rodríguez, se comprometieron ayer a trabajar unidas para resolver los problemas de violencia en la frontera común y acordaron celebrar una reunión el 14 de septiembre para tratar asuntos como contrabando e inmigración.


Tras una reunión bilateral celebrada en Costa Rica, donde asisten a la VII Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del Foro de Cooperación América Latina-Asia del Este (Focalae), las ministras expresaron la preocupación de sus respectivos gobiernos por la situación en la frontera y el compromiso de trabajar conjuntamente.


«Estamos preocupados por la violencia en la frontera, por las diferentes situaciones que se han venido presentando, pero con el compromiso de trabajar conjuntamente y de reforzar ese trabajo que se viene haciendo entre las fuerza militares venezolanas y colombianas», expresó la canciller de Colombia.


Holguín añadió que «unidos es la única manera» en la que van a poder ganarle a estas «mafias criminales» que operan en la frontera y que han traído «tanta desazón y tanta violencia».


Por su parte, la canciller de Venezuela indicó que «se han sentado como buenos hermanos» para revisar los temas bilaterales y regionales, en especial para «fortalecer la unidad» de sus países. «Vimos el tema de la violencia en nuestras fronteras con estos grupos paramilitares y con estas bandas criminales que atentan contra el bienestar de nuestros pueblos, y cómo los delitos incluso en la frontera, que tienen que ver con el contrabando, afectan la economía venezolana», aseveró Rodríguez.


Rodríguez agregó que también han llegado a acuerdos para «fortalecer» la comunicación entre los organismos de seguridad de ambos países y establecer mecanismos concretos que van a revisar en la próxima cita que tienen en agenda para el 14 de septiembre, en la cual se abordarán temas como la lucha contra el contrabando y la migración ilegal.


Efectos del cierre


El cierre durante 72 horas de la frontera entre Colombia y Venezuela deja más de 400.000 dólares en pérdidas y afecta a unas 100.000 personas al día, reveló ayer el gobernador del departamento de Norte de Santander, Édgar Díaz, quien indicó que la situación es de “completa calma” en la zona.


“Las pérdidas estimadas son de cerca de 400.000 dólares diarios”, declaró Díaz, al advertir que esta cifra corresponde al envío de unas 4.000 toneladas diarias de carbón con destino a Europa que Colombia exporta a través del puerto de la ciudad venezolana de Maracaibo.


Díaz estimó además que entre 100.000 y 150.000 personas, entre ellas estudiantes de ambos países, están afectadas por el cierre de esta frontera, que describió como “muy activa, muy dinámica” entre las ciudades de Cúcuta (Colombia) y San Antonio del Táchira (Venezuela).


“Lo que corresponde al intercambio económico y al intercambio de personas sí está totalmente paralizado”, apuntó.  “Me parece que esa posición del presidente Maduro es una posición más en cabeza caliente que no ayuda a mejorar las relaciones entre los dos países”, agregó Díaz.


El funcionario aseguró que en ocasiones anteriores se han registrado emboscadas y la muerte de militares colombianos a manos de “grupos irregulares” sin que se haya “optado por el cierre”.



Declaró excepción

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó anoche el estado de excepción en la zona fronteriza con Colombia del estado Táchira por 60 días, prorrogables por otros 60, para “restablecer el orden, la paz, la tranquilidad, la justicia” en la zona.


Maduro tomó esta decisión, dijo, “obligado por las circunstancias” derivadas del “ataque masivo” del pasado miércoles en la zona fronteriza del Táchira cuando tres militares y un civil fueron heridos por unos contrabandistas.