Nacional

Colombia tuvo el mes más pacífico en las últimas cuatro décadas
20 de Agosto de 2015


Para el Cerac, el país no vivía una etapa tan tranquila desde el año 1974. Se trata del mayor logro del “desescalamiento” entre el Gobierno y las Farc.


Si usted, amigo lector, es un veinteañero o ya está en el tercer piso o acaba de alcanzar el cuarto, debe saber que nunca antes desde su nacimiento el país había vivido un mes tan tranquilo en materia de orden público.


En efecto, para el Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto (Cerac), el mes que acaba de pasar ha sido el de menor actividad violenta del conflicto desde el año 1974.


La trascendencia de este hecho es enorme. Podría decirse, por ejemplo, que un reporte con un resultado así no se sentía en campos y ciudades antes de que Colombia hiciera una nueva Constitución, surgiera internet, la gente tuviera celulares, Gabriel García Márquez hubiera ganado el Premio Nobel de Literatura o naciera la cantante Shakira.


El Cerac anota que esta histórica etapa que acaba de pasar se debe en gran medida al conjunto de las medidas de desescalamiento del conflicto puestas en marcha tanto por el Gobierno y las Farc. 


De hecho, las acciones ofensivas se han reducido a los menores niveles vistos en la historia del conflicto armado.


“Por parte de las Farc, si bien el cumplimiento de su cese autoimpuesto ha sido incompleto, ha violado el cese en menos ocasiones que en anteriores ceses unilaterales”, dice el Cerac.


“Por parte del Gobierno Nacional, no se registraron acciones ofensivas en contra de las Farc, lo cual supone el menor nivel de actividad ofensiva en contra de esta guerrilla en la historia del conflicto en Colombia y supone un cumplimiento completo de los compromisos de desescalamiento”, anota el informe.


“Aun así, las Farc señalaron públicamente que el Gobierno ha bombardeado campamentos guerrilleros durante este mes; hechos que están pendientes de verificación por parte de las autoridades”, agrega este centro de pensamiento independiente.


Armando Neira


En su informe, asegura, que frente a los promedios mensuales en periodos anteriores de cese unilateral al fuego de las Farc se registra una reducción del 81 por ciento de acciones ofensivas de las Farc y un 50 por ciento de los combates con participación de las Farc.


En general, tanto el nivel de víctimas, como el número de combates y acciones ofensivas de este último mes son los menores registrados por Cerac desde 1974, comparando este mismo período en cada año, desde entonces.


El Cerac anota que en el último mes se registraron 2 acciones atribuibles a las Farc que se consideran como violatorias del cese unilateral al fuego autoimpuesto, 3 acciones con posible participación de las Farc pero que están pendientes por verificación de las autoridades y 3 denuncias de las Farc de presuntos bombardeos de la Fuerza Pública a campamentos del grupo guerrillero, los cuales también están pendientes de verificación.


Hasta el momento, en tales acciones violatorias se han reportado sólo dos víctimas: dos civiles que resultaron heridos luego de un hostigamiento del grupo guerrillero a una estación de Policía en Caloto, Cauca el pasado 18 de agosto. Pese a este bajo nivel de afectación, el número de civiles heridos aumentó frente al último cese unilateral, en el cual, en cinco meses sólo fue registrado un civil herido. Este nivel se mantiene si es comparado con el promedio mensual de heridos en los periodos en cese (2 heridos).


También se reportan 6 combates entre el grupo guerrillero y la Fuerza Pública en los cuales han muerto 3 integrantes del Ejército y 3 guerrilleros; además un soldados del Ejército resultó herido. No se cuenta con información de la iniciativa por parte de la Fuerza Pública o las Farc en ninguno de estos combates.


Geográficamente, las violaciones se registraron en los departamentos donde históricamente las Farc han ejercido presencia violenta: Cauca y Meta. Estas acciones fueron realizadas en zonas de influencia del Bloque Sur y el Bloque Oriental, respectivamente. Estos dos departamentos junto con Antioquia y Putumayo concentran el mayor número de violaciones en otros ceses unilaterales.


En el periodo de análisis no registramos accidentes con minas antipersonales cuya instalación haya sido atribuidos a las Farc.


Sin embargo, sí se presentaron accidentes con estos artefactos explosivos en Antioquia, Putumayo, Norte de Santander, Caquetá  zonas de influencia de este grupo guerrillero. A la fecha, no se cuenta con información sobre los responsables de la instalación de estas minas.


Asimismo, dice el Cerac, que se registró una reducción casi total de la actividad ofensiva de la Fuerza Pública contra las Farc, concentrando su actividad en contra de otros grupos guerrilleros,especialmente el Epl, y el Clan Úsuga. No contamos con evidencia de que la Fuerza Pública haya suspendido su función de presencia territorial de área y protección de la población civil durante este período o que haya reducido su dispositivo de inteligencia o contrainsurgencia.


En conclusión, tuvieron que pasar varias generaciones para que sintieran la agradable sensación de poder vivir sin el ensordecedor ruido de los fusiles.