Nacional

Effects of the conflict have decreased since the peace process started
Efectos del conflicto han disminuido desde que inició proceso de paz
Autor: Heidi Tamayo Ortiz
20 de Agosto de 2015


Desde que empezó el proceso de paz, se registró una disminución del 48% en el número total de víctimas civiles y militares, según cifras recogidas en el informe presentado ayer por la ONU.


Foto: EFE 

El primer mes del cese unilateral de las Farc y el desescalamiento de operaciones militares se han cumplido, según algunas organizaciones de la sociedad civil veedoras de estos procesos. 

Los impactos humanitarios y el número de víctimas del conflicto armado disminuyeron desde que se iniciaron las conversaciones de paz entre el Gobierno y las Farc, en noviembre de 2012, según el informe Tendencias humanitarias y paz Colombia, que fue presentado ayer por la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (Ocha) y que cobra trascendencia hoy, cuando se cumple un mes del cese unilateral del fuego decretado por las Farc y cuando comienza el ciclo 40 de negociaciones en La Habana.


Pero, aunque muchos hechos victimizantes se redujeron, la situación sigue siendo preocupante y se ve con más fuerza en la costa Pacífica, Antioquia y Arauca.  


“En Colombia el panorama es un poco más alentador. Aunque aún hay grandes retos, las victimizaciones civiles y el impacto del conflicto sobre ellos han disminuido. El desplazamiento forzado se ha venido disminuyendo desde 2012”, así como el número de acciones bélicas, los ataques a la población civil, las víctimas de minas antipersonal y munición sin explotar y el secuestro, sostiene el coordinador de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild.


También explica que desde que iniciaron los diálogos, cerca del 50% de los desplazamientos masivos fue ocasionado por hostilidades de grupos armados distintos a las Farc. “El conflicto con las Farc no es el único generador de necesidades humanitarias del país”, dice y agrega que esta es la explicación para las casi 17.000 personas que se han desplazado en promedio cada mes.  


Delitos invisibles


Una de las situaciones más preocupantes que aún sigue presentándose es el confinamiento, que lleva a limitaciones a la movilidad y el acceso a derechos básicos. “Imagínense si toda la población de Pereira o de Manizales durara más de una semana sin acceso a agua, sin acceso a electricidad, sin acceso a salud, eso sucedió, sólo que de forma dispersa y en zonas rurales, por eso no fue tan visible”, afirma Hochschild. 


Las disminuciones que se presentaron fueron favorecidas por los ceses del fuego unilaterales que han decretado las Farc, desde que iniciaron los diálogos en La Habana, periodo durante el cual las acciones bélicas con participación de esta guerrilla se redujeron en un 60%. Según Gerard Gómez, representante de la Ocha en Colombia, en 2014 las acciones bélicas, que se refieren a “ataques a la infraestructura, bloqueo de vías o enfrentamientos, bajaron un 7% frente a 2013 y un 16% frente a 2012”. 


Aun así, dice que no es posible establecer un promedio mensual de estos ataques, en tanto que en ese tiempo hubo una “gran fluctuación” entre los periodos de tregua y los picos de violencia que se evidenciaron cuando se rompieron los ceses del fuego.


Pos su lado, Hochschild anota que en el país ocurren otros hechos victimizantes que son menos visibles y documentados, tales como “la extorsión, la violencia sexual y basada en género y el reclutamiento de menores de edad”. Además, las mujeres, los niños, niñas y adolescentes (NNA) y las minorías étnicas son las más afectadas por el conflicto armado. “Una persona indígena tiene un riesgo trece veces mayor de ser víctima de un desplazamiento masivo, que una persona no perteneciente a una minoría étnica. En el caso de los afrocolombianos, es dos veces mayor”, apunta Hochschild. 


“Cese se cumplió”


Por otro lado, organizaciones de la sociedad civil, como la Red Universitaria por la Paz Nodo Antioquia, el Frente Amplio por la Paz y el proceso de Constituyentes por la paz con justicia social Antioquia, que desarrollan veeduría al cese unilateral iniciado por las Farc el 20 de julio, rindieron ayer un informe en el cual afirman que este sí se cumplió. 


“El balance que hacemos de este mes en general es bastante positivo, eso contribuye a crear un mejor ambiente para un cese bilateral el fuego definitivo, lo cual es el preámbulo de la firma del acuerdo general de la terminación del conflicto”, explica Oto Higuita, integrante del Frente Amplio por la Paz. Sin embargo, la veeduría sólo se hizo en Córdoba, Risaralda, Caldas, Antioquia y Chocó, lo que no quiere decir que no sea un referente importante para el resto del país. 


Durante el último mes, el informe da cuenta de cuatro hechos, como la explosión de artefactos explosivos, el accidente del helicóptero Black Hawk de la Policía, pero no se reportaron los responsables exactos de los mismos. Por ello, “no los consideramos como acciones ofensivas u operaciones que atentaran directamente contra ese proceso de desescalamiento del conflicto armado”, agrega Higuita. 


Por su lado, Óscar Castaño, director del Observatorio de conflictos sociales y construcción de paz de Unisabaneta, sostiene que durante la veeduría han comprobado que existe cierto grado de sabotaje al cese unilateral. “Con el uso inadecuado de pruebas que no están suficientemente consolidadas y las lanzan a la opinión pública como si fueran verdades y se termina generando un ambiente desfavorable de desconfianza, donde no prima la verdad”. 


Asimismo, reitera que se ha notado una reducción, en el ámbito nacional, de los efectos del conflicto armado. “Se ha visto un alivio humanitario, mueren menos colombianos y esto le da legitimidad y más fuerza a los aspectos políticos que tiene el proceso, porque muchas veces este se encapsula dentro de su dimensión militar”. Entre tanto, algunos guerrilleros escucharon, vía skype desde La Habana, el informe presentado por los veedores y dijeron que hoy se hará la comunicación oficial sobre la continuidad o no del cese unilateral. 


El guerrillero alias edison romaña sostiene que “podemos decir que tras la declaración del cese unilateral, como la declaración del cese de bombardeos por parte del Gobierno, ha contribuido enormemente al desescalamiento de la confrontación”, pero insistió en el riesgo que se corre por presuntos bombardeos y hostigamientos por parte del Ejército a las Farc.


Por su lado, alias matías aldecoa precisa que la academia debe cumplir “un papel fundamental en el desarrollo del país, desde el punto de vista político, social, en todos los ámbitos” y eso implica que se involucren en el proceso de paz.


Entre todos


Por otro lado, Higuita expresa que hacen un llamado para que se concreten y aceleren los diálogos de paz con el Eln y el Epl. Pero también, los veedores proponen que haya un desescalamiento “multilateral”, que permita que agentes exteriores que han participado en el conflicto, pero que no son grupos armados, también reconozcan responsabilidades, es el caso de empresarios y políticos. 


Además, mantienen la esperanza de que las Farc prorroguen hoy por más tiempo el cese unilateral y el Gobierno mantenga la decisión de desescalar las operaciones militares, sin dejar de cumplir con su deber constitucional de proteger el país.


Entre tanto, Hochschild dice que es necesario que las afectaciones del conflicto tengan una mayor atención por todos aquellos que no lo viven directamente y que debe resaltarse la labor de los verdaderos “héroes” humanitarios: aquellas personas que “responden primero a las crisis humanitarias, los que primero ofrecen comida, techo y cuidado a las víctimas del conflicto”, sin importar su pobreza y su propia vulnerabilidad. 



Fuerza Pública sólida

El coordinador de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild, también recomendó mantener una Fuerza Pública “fuerte y eficaz” en el país, después de una eventual firma de la paz con las Farc ante la posibilidad de que otros grupos armados se apoderen de los negocios ilícitos que dejaría esa guerrilla. “Es un argumento muy fuerte para mantener una Fuerza Pública fuerte y eficaz, cercana a la ciudadanía, para poder enfrentar estas amenazas”.


Asimismo, agregó que “una de las amenazas para la implementación (de los acuerdos de paz) va a ser el deseo de otros grupos armados -y ya tenemos informes de que se están moviendo- de posicionarse y tomar poder de los ingresos ilícitos que se generan en esas regiones”, un hecho que, según él, “implica que tiene que haber un sistema de seguridad muy robusto para prevenir que otros grupos se aprovechen de un acuerdo con las Farc”. Hochschild sostuvo que la Fuerza Pública “está muy consciente de ese peligro” y está posicionándose para que los territorios actualmente controlados por las Farc, donde “hay intereses económicos muy fuertes”, no caigan en manos de otros grupos ilegales en caso de alcanzar un acuerdo en las negociaciones de paz que se celebran en Cuba.




Otros hechos victimizantes

Según el informe presentado por la Ocha: 


- Entre noviembre de 2012 y junio de 2015, se han reportado 845 ataques a objetivos ilícitos de guerra, lo que significa un promedio de 26 ataques cada mes. 


- Dentro de la categoría de ataques contra objetivos ilícitos, los más frecuentes son los eventos de ataque, uso u ocupación de infraestructura y/o bienes civiles por parte de grupos armados, con 649 eventos entre noviembre de 2012 y junio de 2015.


- En el 61% de los casos de ataques a objetivos ilícitos de guerra reportados por Ocha no se tiene información del actor responsable; las Farc participan en 35% de los ataques, el 2% se debe a enfrentamientos entre la Fuerza Pública y las Farc; y el 2% a la Fuerza Pública.


- Entre noviembre de 2012 y junio de 2015, se registraron 836 víctimas de minas antipersonal y municiones sin explotar, lo que representa una disminución del 48% frente al período marzo de 2010-octubre de 2012. Aunque el proceso de paz ha tenido un impacto positivo sobre este tipo de afectación, en promedio cada mes 26 colombianos siguen siendo víctimas de estos artefactos. 


- Según la Policía Nacional, entre noviembre de 2012 y junio de 2015 se presentaron 721 secuestros en 29 de los 32 departamentos del país. 


- El número de personas secuestradas en Colombia en el periodo noviembre de 2012 a junio de 2015 ha disminuido en un 11% frente a los 32 meses anteriores.


- Entre noviembre de 2012 y marzo de 2015 se registraron 1.006 víctimas de delitos contra la libertad y la integridad sexual en el marco del conflicto armado, 91% de la cual fue mujeres y 7% hombres.