Mundo deportivo

El campeón volvió a ratificar su clase
Autor: Merllyn Álvarez Hincapie
17 de Agosto de 2015


El corredor Óscar Sevilla ha logrado ocho victorias de etapa en la Vuelta a Colombia, además ha lucido el amarillo de líder en doce oportunidades y ajustó su cuarto podio, segundo en 2010 y tres campeonatos (2013-2014-2015).


Foto: Jhon Alexander Chica Yara 

Óscar Sevilla, quien está próximo a cumplir los 39 años, vuelve a levantar el trofeo de esta competencia en la ciudad de Medellín, como lo hizo el año pasado.

Después de adjudicarse por tercera vez consecutiva el título general de la Vuelta a Colombia, el ciclista español Óscar Sevilla, del equipo EPM-Tigo-UNE, sigue demostrando su gran categoría, jerarquía y las excelentes condiciones que tiene y que lo hacen favorito en cualquier parte donde llegue.


En la edición número 65 de la carrera por etapas más importante de Colombia, el colombo-español, que llegó a la última etapa como segundo en la general, a 28 segundos del líder parcial, Mauricio Ortega, dio un golpe de autoridad y sorprendentemente sacó sus máximas fuerzas para terminar descontando la diferencia e imponerse magistralmente en la contrarreloj final y llevarse una vez más el título de la general.


Aprovechó la última oportunidad


El ciclista que lleva ocho años radicado en la ciudad de Medellín, aprovechó el desgaste que tenía su máximo rival Mauricio Ortega, del Orgullo Antioqueño, quien estuvo aguantando los diferentes ataques de Sevilla en las últimas etapas para conservar el liderato, por lo que gastó un poco más de energías que el español, que era consciente de que no la tenía fácil para ganar, aunque estaba tranquilo y confiado en que lo podía hacer.


Después de lograr retener el título, Sevilla manifestó que este “era un triunfo soñado, trabajamos durante muchos meses para lograrlo y éramos conscientes de que se podía ganar y se podía perder. Nunca perdimos la ilusión, corrimos combativos, corrimos para ganar, tuvimos días mejores, días peores, días que nos encontramos con rivales más fuertes que en otros. El ciclismo es así, es espectáculo, es emoción. Esta era la última oportunidad, salí con más tranquilidad, con mucho que ganar y poco que perder, eso fue clave. Salí más relajado que otras veces en las que estuve más ansioso, nervioso e intranquilo. Había nervios, pero salí a tope, salí a hacer lo mejor posible, me encontraba muy bien físicamente, las piernas me respondieron, tenía atrás un motor que era Raúl Mesa, que me animaba y me gritaba, y eso me emocionó mucho”.


Terminada su participación en esta carrera, Óscar se siente “satisfecho, orgulloso. Todo es fruto del trabajo, de la disciplina, le agradezco a mi equipo porque son parte del triunfo y del éxito. Ellos me cuidan, me consienten, me llevan, hacen un trabajo que a veces no se ve y no se nombra, pero que es muy válido. Entonces va por ellos, son los mejores, trabajan sin miseria, sin pensar en sus oportunidades y todo eso hay que reconocérselo”.


Este corredor confesó que el ánimo del público también le ayudó y más sabiendo que estaba en la casa de su gran rival. “Estoy muy emocionado, esto es muy grande y uno sabe lo que hay detrás. El sufrimiento, las raspaduras, los dolores, todo eso hace parte de este triunfo. La afición también me emociona mucho, el cómo me quiere la gente. Estar en Colombia, un país que me adoptó, que me quiere, y estar peleando la carrera ante un gran amigo y rival como lo es Mauricio Ortega, un gran ciclista, que también se merecía la victoria, estar en su casa y sentirme igual de querido que él, eso es muy grande”, detalló.


Sobre el tiempo de diferencia que le sacó al que llegaba como líder opinó que “la verdad es que salí a tope, me iban dando referencias y yo tenía que descontar. Con las referencias que me iban dando iba mejorando el tiempo y se me dio. Me respondieron bien las piernas, tuve mucho ánimo de la gente y eso me motivó más, se me ponían los pelos de punta cuando pasaba por el lado de la gente y me gritaban, eso emociona y el tener a don Raúl detrás fue un motor importante para lograr lo que se hizo”.


De las victorias que ha obtenido en la Vuelta a Colombia, Óscar dijo que “todas son importantes, todas son muy grandes, cada una queda grabada en el corazón. Las tres son grandísimas, no puedo elegir una sola, quizás la primera me dio mucha tranquilidad, quería ganar esta carrera antes de terminar y lo hice. Las otras dos también tienen su validez, ganar una Vuelta no es fácil y tiene mucho trabajo detrás”.


Podio final de la Vuelta a Colombia 2015. De izquierda a derecha: Flober Peña, líder de las metas volantes; Hernán Aguirre, líder sub-23; Álvaro Duarte, líder de la montaña; José Rujano, mejor extranjero; Miguel Flórez, mejor novato; Alejandro Serna, líder de la combatividad; Mauricio Ortega, segundo en la general; Óscar Sevilla, campeón general y Luis Felipe Laverde, tercero en la general.


Confiados en que se podía


El entrenador de la escuadra EPM-Tigo-UNE, Raúl Mesa, quien ajustó el título número 15 de la Vuelta a Colombia en sus 45 años como técnico y en las 53 veces que ha dirigido en esta carrera, aseguró que este nuevo triunfo es “importante y sobre todo, con un profesional como Óscar Sevilla, que lleva tres años ganando. Es un corredor que le da seguridad a su equipo y a sus compañeros”.


Raúl Mesa confesó que antes de la competencia el español “nos dijo que estaba muy bien, que tenía buenas sensaciones y que se sentía más tranquilo que en años anteriores. Todos veníamos con la seguridad y la tranquilidad de que podíamos ganar la Vuelta. Óscar se veía muy superior, sobre todo a partir de la etapa de minas donde nos dimos cuenta de que estaba en su mejor momento, lo demostró en Minas, en Ituango y en Bello. Teníamos esa tranquilidad de que él nos demostraba que podía quedarse con el título”.


Sobre la amplia diferencia que le tomó Sevilla a Ortega, el experimentado técnico dijo que “sabíamos que podíamos descontar y ganar, pero no con tanta diferencia. Hicimos cálculos y vimos que si Óscar sacaba dos segundos por kilómetro, las cosas se nos daban. Después de cinco kilómetros vimos que podíamos ganar la carrera porque ya habíamos pasado la diferencia que nos tenía Ortega en la general”.


Del futuro de su pupilo aseguró que “Óscar puede darnos otros tres o cuatro años en el ciclismo. Es una persona que es muy buen compañero y eso le da importancia en el ciclismo colombiano, porque todo el mundo lo conoce y todo el mundo lo aprecia”.


De Mauricio Ortega, el entrenador también dio su opinión: “Es un gran corredor, yo lo manejé, estuvo conmigo dos años y en esta Vuelta demostró que anda bien. Lo que pasó fue que nosotros a medida que iban pasando los días vimos que venía más desgastado que Óscar y por eso teníamos la seguridad de que podíamos ganar”.


Un título esquivo


Para el ciclista antioqueño Mauricio Ortega, del Orgullo Antioqueño, este nuevo subcampeonato es agridulce, no sólo por haber perdido el título en el último día, sino también porque lo ha intentado varias veces y nunca se le ha dado.


“En otra oportunidad había perdido también, había quedado segundo, en otra ocasión fui tercero, ha sido muy esquivo para mí ese primer lugar, pero seguimos en la lucha, seguimos entrenando y seguiremos intentándolo. Aunque los años se van acabando, porque tengo 35 años, pero tengo la moral en alto. Sevilla ya lo ha hecho y eso demuestra que todavía tenemos la oportunidad de subirnos al primer escalón”, manifestó Ortega.


Ahora, el ciclista nacido en el municipio antioqueño de Salgar seguirá “la temporada, entrenando y preparándonos duro con miras al Clásico RCN, donde ya tuve la oportunidad de ganar”.




Otros ganadores

Además del podio general de esta edición de la Vuelta a Colombia, se entregaron otras camisetas como premio a las diferentes categorías de esta 


carrera.


- Álvaro Duarte (Néctar) fue el campeón de la montaña: “Gracias a Dios pude obtener esta camiseta después de tanto sacrificio y entrenamiento. Me voy contento con lo realizado”.


- Flober Peña (Néctar), campeón de las metas volantes: “Terminar con esta camiseta fue un objetivo cumplido, luché por esta camiseta y quedo muy satisfecho por lo que hice”.


- Alejandro Serna (PR-Pijaos) finalizó como el campeón de la combatividad: “Termino muy feliz por lo que se hizo. Ahora hay que seguir trabajando para estar en la disputa del título del Clásico RCN”.


- José Rujano (FundaRujano) fue el mejor extranjero: “Estoy contento por haber hecho una buena presentación al lado de grandes campeones. Quedo satisfecho con los resultados, venía a prepararme y terminé dentro del Top Diez de la competencia”.


- Hernán Aguirre (Manzana Postobón) fue el campeón sub-23: “Me siento muy contento de haber podido culminar esta carrera con esta camiseta. Agradezco a mi equipo la confianza y el apoyo que me brindaron”.


También fueron premiados Miguel Flórez (Raza de Campeones), como el mejor novato y Óscar Sevilla (EPM-Tigo-UNE), como campeón por puntos.