Fútbol en el Mundo

The champion, trashed and humiliated
El campeón, goleado y humillado
17 de Agosto de 2015


Con Juan Guillermo Cuadrado y Radamel Falcao García los últimos minutos, Chelsea cayó goleado ayer en su visita al Manchester City, en la segunda jornada de la Liga Premier.


Foto: EFE 

Instantánea del gol de Agüero, que encarriló la goleada del City a expensas del Chelsea.

Redacción/Agencias


El Manchester City, liderado por el argentino Sergio Kun Agüero, sonrojó ayer en el estadio Etihad al Chelsea (3-0), que quedó en evidencia, en los sótanos de la clasificación de la Premier, que desde ahora domina el conjunto del chileno Manuel Pellegrini.


El técnico sudamericano se dio una particular satisfacción. Una victoria sin paliativos ante el cuadro del vigente campeón, que entrena José Mourinho, un técnico empeñado en crearse enemigos casi en cada esquina.


De entrada, el cuadro londinense inició el curso concediendo ventaja a sus rivales en la Premier. Está sin conocer la victoria en partido oficial desde que arrancó el ejercicio. Perdió con el Arsenal la Supercopa y empató ante Swansea en la primera jornada liguera. Ahora, en el Emirates, sufrió su primer y doloroso revés.


El City irrumpió en el choque con las ideas más claras. Con determinación y obsesionado en encontrar la meta de Asmir Begovic, sustituto del belga Thiboaut Courtois, sancionado tras la expulsión que sufrió en la pasada jornada.


El bosnio, de hecho, sostuvo a su equipo en pleno festival ofensivo del City. Respondió con la mano a dos disparos de Agüero, quien pudo marcar de nuevo minutos después.


No falló a la media hora el astro argentino. En una combinación con el marfileño Yaya Touré disparó, raso, por la derecha, fuera del alcance de Begovic. El City tomó ventaja.


El partido se abrió tras el descanso. Chelsea buscó el empate. Encontró el camino directo hacia el área de Joe Hart pero sin precisión. Mantuvo la calma el cuadro local, que salió airoso de ese momento clave.


El belga Eden Hazard, en el 70, pudo lograr el empate, cuando en una jugada con Diego Costa encontró la respuesta de Hart a un buen disparo. Ahí, murieron las ocasiones londinenses. A continuación se le marchó el partido.


El belga Vincent Kompany remató un centro de David Silva a once minutos del cierre para sentenciar el choque. El español, quien fue de menos a más, también intervino en el tercer tanto, firmado por el brasileño Fernandinho.


“Jugamos mejor que el partido pasado, ante el campeón. Enfrentar al Chelsea siempre es muy difícil porque tiene una gran cantidad de jugadores con muy buena técnica”, declaró un satisfecho Pellegrini tras el partido.