Política

Paso a paso, Uribe se acerca a Vargas Lleras
14 de Agosto de 2015


Atrás quedaron los ataques del expresidente contra el vicepresidente. Incluso, ahora coinciden en varias regiones.



Foto tomada de las2orillas.co 

Por: Armando Neira


“La política es dinámica”, solía decir durante su administración uno de los ministros de Álvaro Uribe Vélez para explicar los sorprendentes giros que tomaban con frecuencia sus protagonistas.


La frase cobra vigencia porque, casi de manera imperceptible en el país, se ha ido gestando un acercamiento que era difícil de imaginar: del expresidente con el vicepresidente Germán Vargas Lleras. Este es más evidente en algunas regiones en plena campaña electoral.


En el pasado quedó esa pugnacidad mutua. De aquellos días, en que Uribe señalaba a Vargas Lleras de utilizar su poderoso cargo para hacer politiquería contra los candidatos del Centro Democrático (CD), de influir en elecciones de funcionarios, de presionar de manera indebida a magistrados, de beneficiarse de la llamada puerta giratoria y de situaciones tan insólitas como la de irse de cacería con el paramilitar Salvatore Mancuso.


De un tiempo para acá, Uribe incluso ha salido en defensa de Vargas Lleras. Durante la discusión de la reforma de equilibrio de poderes, sorprendió cuando le pidió a su partido no votar la inhabilidad contra él, lo que ponía en riesgo una hipotética candidatura presidencial del jefe natural de Cambio Radical.


De hecho, el líder del CD en ese momento desautorizó a los cuatro senadores de su colectividad (Paloma Valencia, José Obdulio Gaviria, Alfredo Rangel y Jaime Amín) quienes ya habían firmado la proposición.


“Le hace enorme daño al país que se cambie la Constitución con nombre propio. Porque esto se está asumiendo con nombre propio: Germán Vargas Lleras. A él que se le haga control político, pero no que se utilice la Constitución para poner talanqueras. Mi sugerencia respetuosa es que cualquier cambio sea a futuro, que no tenga que ver con el actual vicepresidente. Cualquier otro período (de inhabilidad) que pareciera tocar a Germán Vargas Lleras dejaría mal sabor, la Constitución no se puede tocar para ponerle talanqueras a un funcionario”, dijo Uribe.


El expresidente antioqueño dibujó en ese momento un escenario más democrático. Anunció que a Vargas Lleras se le debería derrotar en las urnas y no por la vía de la Constitución “Eso sería una afrenta para la democracia” sentenció.


Desde entonces, empezó una tregua mutua. Es más, en esta campaña en distintas zonas del país se ha visto a alfiles del uribismo sin ningún recato levantar en señal de triunfo los brazos de sus pares vargaslleristas. En Cúcuta, por ejemplo, los senadores Alfredo Rangel y José Obdulio Gaviria estuvieron en un evento del candidato de Cambio Radical, Jorge Acevedo; en La Guajira, el candidato uribista, Jairo Suárez Orozco, renunció a su aspiración para adherir a la candidata de Cambio Radical, Oneida Pinto; en Barranquilla, Uribe apoya a Alex Char, uno de los miembros de la guardia pretoriana de Vargas Lleras, y en Cundinamarca, expresidente y vicepresidente se juntaron para apoyar la candidatura de Nancy Patricia Gutiérrez.


En Antioquia, sin embargo, cada uno va por su lado. Gabriel Jaime Rico (Cambio Radical) se enfrenta a Juan Carlos Vélez (uribista) por la Alcaldía; mientras que Luis Pérez, apoyado por Vargas Lleras, confronta con Andrés Guerra, impulsado por Uribe. Sin embargo, ningún candidato ha logrado marcar una amplia diferencia por lo que no se descarta una posible alianza.


¿Cómo afectará esto las elecciones presidenciales del 2018? Se sabe que Sergio Fajardo y Vargas Lleras estarán en el partido. Hasta ahora, el gobernador ha dejado ver que mantiene una línea de respeto con Uribe que podría constituirse en un impulso determinante. Ambos son paisas, exitosos en la vida pública, con estilos diametralmente opuestos pero muy valorados y con enorme carisma. Pero, como en Colombia la política es dinámica cualquier cosa puede pasar.