Economía

Botero: “There has never been a policy for trade”
Botero: “Nunca ha habido una política para el comercio”
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
10 de Agosto de 2015


El presidente de Fenalco está preocupado por la economía nacional, no sólo por la del sector que representa. Sus preocupaciones claves: la rápida devaluación del peso y los impuestos.


Foto: Cortesía 

El sector comercial no espera un año tan bueno como el proyectado, especialmente por el aumento del precio del dólar.

Para Guillermo Botero Nieto, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), en su larga experiencia como empresario y federativo (fue elegido por primera vez como presidente de la agremiación en 2003), “nunca ha habido una política para el sector comercial”.


“No hay menciones en ninguna parte, revise los discursos de las autoridades del Gobierno Nacional. No existe. Las menciones que hay es para decir que vamos a ser los mayores generadores de empleo. Para eso sí hay mención”, enfatiza Botero Nieto.


¿Y por qué no se ha construido una política?


Yo no soy capaz de leerle la mente a los personajes para saber qué pasa. Creo que de pronto siempre han visto al sector como que tiene tal capacidad de surgir por sí solo que simplemente consideran que no necesita ayuda.


Y me pregunto, ¿que sería de este país si al comercio lo ayudaran? Pues seguramente la tasa de desempleo estaría más baja, las oportunidades en las ciudades intermedias que nunca en la vida van a tener industria serían mayores, que el proceso de transformación del campo y de los productos agropecuarios sería mayor, que el acceso de las personas a estos bienes se incrementaría significativamente y que como consecuencia de esto la gente va a conseguir empleo. Por ende tiene capacidad de gastar, la economía crece y se va eliminando la pobreza. Es tan sencillo como eso.


Recientemente han sido numerosos sus tweets y comentarios alertando sobre la devaluación del peso ¿Por qué le preocupa tanto?


Porque en los últimos doce meses, la devaluación está por encima del 53% y Colombia es un gran importador de bienes intermedios, materias primas y bienes de consumo. Entonces el alza del segundo semestre de los productos importados y de los que incorporan materia importada, va a ser absolutamente gigantesco, y ese es un tema que comienza a preocupar porque no vemos condiciones para que el consumidor tenga capacidad de absorberlo. 


En consecuencia, va a haber una contracción de la demanda, y como el comercio atiende a los jefes cabeza de hogar, que son los que generan dos terceras partes del crecimiento del PIB, se va a generar un descenso aun mayor al que tiene ahora ese indicador.


Usted ha señalado la necesidad de intervención del Gobierno ¿Debería intervenir sobre la tasa de cambio?


No le veo capacidad al Banco de la República, que es la entidad que maneja la política monetaria, ninguna capacidad de intervención para manejar la tasa de cambio. 


Pero la economía se maneja de dos maneras: con política monetaria pero también por política fiscal. Como quiera que la situación no es derrotable a través de la política monetaria, va a haber que hacerlo a través de la política fiscal, y entonces qué implica eso, revisión de la cantidad y calidad del gasto. El Gobierno no puede seguir gastando como viene gastando, porque de lo contrario va a tener que endeudarse y va a romper la Regla Fiscal. Y si lo hace nos quitan la calificación que actualmente tenemos y se nos cae la inversión extranjera.



Impuestos municipales

“El tema de impuesto es un tema donde quedó claro con la última reforma tributaria que el Gobierno se excedió en la carga a las empresas. Pero es que los impuestos no son únicamente de carácter nacional, los impuestos locales también están agobiando a los empresarios, especialmente el impuesto de industria y comercio, y el predial”, comenta el presidente de Fenalco. 


“El de industria y comercio está comenzando a tener un efecto perverso, porque lo quieren cobrar todos los alcaldes. El impuesto sólo tiene un hecho generador y por ese se paga, pero es que ahora se está pagando en varias oportunidades. Por ejemplo: usted tiene su oficina aquí en Medellín y despacha para Rionegro, y ese alcalde también quiere cobrar. Así no se puede”, puntualiza Botero Nieto.