Fútbol en el Mundo

Guardiola begins his third period as head of Bayerm
Guardiola inicia su tercer período al frente del Bayern
1 de Agosto de 2015


El equipo Bávaro juega hoy la Supercopa de Alemania ante el Wolsfurgo con la posible entrada en acción del chileno Arturo Vidal.


Foto: EFE 

La sombra de la marcha de Schweinsteiger es algo que pesará sobre esta temporada y de la que Guardiola sólo se puede liberar con éxitos contundentes. El chileno Vidal es uno de sus principales refuerzos.

EFE


Pep Guardiola empezará hoy su tercera temporada con el Bayern con la disputa de la Supercopa alemana frente al Wolfsburgo y en medio de discusiones sobre su renovación (su contrato vence a finales de esta temporada) y sobre si el Bayern no corre el peligro de perder la identidad.


“El Bayern es y seguirá siendo los próximos cien años un equipo alemán, no se asusten”, afirmó Guardiola en la conferencia de prensa previa a la Supercopa.


Esa aclaración había estado precedida de una crítica del exentrenador Ottmar Hitzfeld que había dicho en días pasados que el Bayern tenía que tener cuidado de que el alemán siguiera siendo el idioma principal en el club y que fuera sustituido por el español.


Desde que Guardiola llegó al Bayern han fichado por el club bávaro Thiago Alcántara, Juan Bernat, Xabi Alonso y ahora el chileno Arturo Vidal.


Además, uno de los jugadores emblemáticos, Bastian Schweinsteiger, se ha marchado al Manchester United, lo que ha recrudecido la discusión sobre el problema de la identidad.


La cúpula del club se ha esforzado en subrayar que la marcha de Schweinsteiger no tiene nada que ver con Guardiola. “La relación está intacta”, dijo el presidente del Consejo Directivo, Karlheinz Rummenigge.


Rummenigge declaró también intransferible a Thomas Müller, pese a varios inocultables enfrentamientos con Guardiola.


¿Bayern español?


Guardiola se esforzó ayer por despejar temores frente a una posible españolización del Bayern y aseguró que seguirá haciendo todas las charlas técnicas en alemán y recordó que los jugadores españoles, y ahora el chileno Vidal, tienen regularmente clases de alemán.


Sobre su renovación, el preparador catalán no ha querido decir nada vinculante y se limitó a señalar que todavía no tiene una decisión tomada.


“Todavía no lo he decidido”, declaró ayer Guardiola en Múnich a la vez que rechazó informaciones acerca de supuestas ofertas de otros clubes.


“No he recibido ofertas de ningún otro club del mundo”, aseguró Guardiola.


Guardiola insistió en que seguirá dando lo mejor por el Bayern y aseveró que entiende que el club probablemente no esté satisfecho con él por no haber tomado una decisión sobre su renovación.


“He dado lo mejor de mí y seguiré dando lo mejor. Estoy agradecido de poder estar con este equipo”, explicó.



La apuesta de Vidal

El internacional chileno Arturo Vidal mostró esta semana, al ser presentado como nuevo jugador del Bayern de Múnich, su intención de mantener su estilo de juego para ganar la Bundesliga y la Liga de Campeones. En la rueda de prensa que ofreció tras firmar su nuevo contrato con el equipo alemán, Vidal se dijo “muy contento” por poder unirse a un grupo con “jugadores de mucha calidad” y aseguró que iba a ser fiel a su estilo: “juego agresivo, ida y vuelta” y “marcar goles”. “Quiero dar lo mejor de mí y ganar títulos. Eso es lo más importante para mí”, aseguró.




Listón grande

En todo caso, es claro que la temporada que está a punto de empezar tiene sus dificultades, no sólo por la cuestión de identidad.


El último entrenador que logró completar su tercera temporada en el Bayern fue Ottmar Hitzfeld en su primera etapa, que le alcanzó incluso para cinco ejercicios.


Felix Magath, tras ganar dos dobletes seguidos, fue destituido antes del final de la tercera temporada, Jürgen Klinsmann no terminó ni siquiera la primera y a Louis Van Gaal no le alcanzó el crédito para llegar al final de la segunda.


Jupp Heynckes estuvo dos completas y se fue tras conquistar el triple con lo que le dejó a Guardiola el rasero muy alto.


Para esta temporada, la tarea obligatoria es volver a ganar la Bundesliga. Sería la cuarta consecutiva, lo que ningún equipo ha logrado nunca. El Bayern sin duda es favorito pero tiene competidores que pueden sorprenderle, empezando por el Wolfsburgo.


La afición también espera la Liga de Campeones, lo que resulta claramente más difícil.