Gente

And at the end
Y al final
Autor: Carmen Vásquez
1 de Agosto de 2015


¡Adiós a la versión número 26!
De una feria que ha sido durante años la insignia a mostrar de la “moda” en el país. Aquí han llegado y llegan en esta época del año, conocedores de las tendencias de la moda en el ámbito universal.




Insumos para exhibir en la feria Colombiatex.

¡Adiós a la versión número 26!


De una feria que ha sido durante años la insignia a mostrar de la “moda” en el país. Aquí han llegado y llegan en esta época del año, conocedores de las tendencias de la moda en el ámbito universal. Aquí ya en el país hay muchos que han ido y asistido, a pasarelas en París, España, Milán, Brasil. Aquí en nuestro país se editan revistas buenas de leer con el tema moda. Con más de 25 años hay agencias de modelos que son llamadas de otros países por su seriedad como lo es InformaModels. Tenemos a profesionales en el arte de la  fotografía de moda como un Óscar Garcés que ya es de talla internacional.  Tenemos a reconocidos diseñadores que con talento piensan, diseñan y ponen en pasarela un trabajo de moda que amerita aplausos, aquí y en otros países.


Con orgullo y cada vez más enamorada del tema moda, digo que tengo en mis manos la experiencia de haber estado en las 26 Colombiamoda. Pero amor no quita conocimiento como dice el dicho. Me parece que hay que hacer un alto y reflexionar. Hay que hacer una catarsis de grupo.


Mi pregunta: ¿es importante eso de que sea la feria más grande en cientos de metros si su contenido no está en un orden de lo que significa la palabra moda, elegancia, equilibrio en todos sus rincones?


¿Es eso de “sistema moda” toda una mezcla de decir que hasta las crispetas y las empanadas son moda?  Igual que eso es decir “todo lo que vemos es arte”. Pero no es así. Hay que tener respeto, conocimiento y aceptar qué es lo qué verdaderamente se conjunta como una “feria de moda”.


Mariana Sánchez y Angélica Diazgranados, de Televisa.


Y no nos estamos refiriendo a las pasarelas. Tema en el que se vieron excelentes propuestas. Estamos es viendo todo el contenido y el continente de la feria como “Feria Colombiamoda”. Y lo escribo con respeto porque me tomé el tiempo para recorrerla y vivirla. Por ejemplo: La participación de toda el área de ropa infantil muy bien, pero se me hace que los zapatos deben estar en la feria de zapatos y la joyería en la feria de la joyería, así como otras “cosas” que nada qué ver.


Lógico que hay que hacer negocios y con seguridad la registradora sonó. Pero como se dice en moda... la presentación y el vestuario lo dicen todo. 


Otro punto que fue más que comentado, fue la calidad de los visitantes. ¿Vimos gente del sector? Claro que sí, pero no tantos como quisiéramos haber visto. Fue apabullante la participación de todo el universo gay, que hicieron su propia pasarela de brillo y mal gusto. Delicado tema. Los respetamos como seres humanos que un día decidieron ser como quieren ser, pero el respeto, el buen gusto y la elegancia también deben partir  de ellos. Una feria de moda no es para disfrazarse y llamar la atención. Hay excepciones de admirar pero muy pocas.


El final de cierre fue la noche de la diseñadora Kika Vargas con su pasarela en tendencia oriental con el nombre de Sakura. Tela, cientos de metros de finísimas telas en sus diseños y de la que escribiremos en nuestras páginas de Moda de miércoles. Un cierre perfecto para decir que esta feria de Colombiamoda en su versión 26 tiene muchísima tela qué cortar.


Aplausos a todo el equipo de Inexmoda que se vio trabajar siempre con una sonrisa en todas partes.


Este año los eventos sociales no fueron muchos, pero los que se dieron, como el almuerzo de Infashion, fueron muy agradables. En Serenísima, el día miércoles.