Editorial

La campaña a la Alcaldía de Medellín
31 de Julio de 2015


Porque son protagonistas de primer orden en el uso de estos medios, invitamos a los ciudadanos a tomar posición crítica frente a las estrategias, tergiversaciones y falsedades que, so pretexto de derrotar un candidato, destruyen la ciudadanía.

Seis ciudadanos inscribieron sus candidaturas a la Alcaldía de Medellín para el período 2016-2019. Cuatro recibieron avales de los partidos políticos, uno se inscribió por un movimiento significativo de ciudadanos y otro aprovechó la posibilidad de hacerlo en forma mixta. Los aspirantes tienen trayectorias reconocidas en la vida pública. Como lo consagra el Pacto ético promovido por la Arquidiócesis de Medellín y el Centro de Fe y Culturas, la ciudadanía tiene derecho a exigirles que lideren una campaña caracterizada por la transparencia, el debate a las ejecutorias individuales y las ideas de gobierno, así como por el respeto por la ciudadanía y los otros aspirantes. Los medios de comunicación, por nuestra parte, estamos comprometidos a incentivar el análisis ciudadano mediante la entrega de información suficiente, veraz y equilibrada.


Los principales hitos de sus amplias trayectorias demuestran que quienes buscan manejar la ciudad son experimentados ciudadanos que tienen capacidades para enfrentar las responsabilidades que les imponen la historia y el futuro de la urbe y sus habitantes. Ellos son en orden alfabético: el ingeniero y especialista Federico Gutiérrez Zuluaga, concejal de Medellín durante dos períodos, en uno de los cuales presidió la corporación y ha sido consultor internacional en seguridad; en 2011 aspiró a la Alcaldía y en esta ocasión se presenta por el movimiento significativo de ciudadanos “Creemos”. El abogado Héctor Hoyos Meneses, activista social, profesor y exasesor de la Asamblea Constituyente, inscribió su candidatura por el Polo Democrático Alternativo. El comunicador social y magíster Gabriel Jaime Rico fue concejal de Medellín, gerente de Plaza Mayor y es empresario, se inscribió con aval de los partidos Cambio Radical, Conservador y la U, así como firmas. El contador y magíster Eugenio Prieto fue diputado, gerente del Idea, gobernador responsable de concluir el mandato del inmolado Guillermo Gaviria Correa y senador en dos períodos; respalda su aspiración en el aval del Partido Liberal, ganado en proceso democrático interno. El periodista, investigador y escritor Alonso Salazar fue alcalde y secretario de Gobierno de Medellín, exasesor de la Consejería Presidencial y consultor internacional, inscribió su candidatura por el Partido Verde. El abogado y especialista Juan Carlos Vélez Uribe es empresario, ha sido concejal de Medellín, senador y director de Aerocivil, representa al Centro Democrático. 


Estos candidatos deberán honrar sus trayectorias y a quienes los avalaron dirigiendo campañas ejemplares en su financiación y manejo de recursos, respetuosas de las normas y libertades ciudadanas, así como claras en la presentación, explicación y discusión de sus ideas sobre la ciudad presente y la forma de construir el futuro común. Sus partidos están obligados por ley y por el mandato concertado del Pacto ético, en el que sólo falta un firmante que seguramente respetará su contenido, a una campaña enmarcada en el respeto a ese acuerdo que invita a un proceso electoral marcado por la legitimidad de las acciones proselitistas.


Hemos recibido quejas  de candidatos y ciudadanos que se han sentido agredidos por la aparición de chismes y eventos de “propaganda negra”, o sea maledicente y anónima, que ha sido profusamente difundida por agentes particulares o políticos que buscan beneficios inaceptables de la confusión que fabrican con malevolencia. Estos instrumentos enturbian la campaña y atentan contra el propósito de que ella permita analizar y discutir los logros y retos de Medellín y su gobierno. Rechazamos las conversaciones maledicentes y el abuso de las redes sociales para ataques personales e infundados contra cualquiera de los candidatos. Y porque son protagonistas de primer orden en el uso de estos medios, invitamos a los ciudadanos a tomar posición crítica frente a las estrategias, tergiversaciones y falsedades que, so pretexto de derrotar un candidato, destruyen la ciudadanía como actitud reflexiva y crítica frente al ejercicio del voto. Los ciudadanos son también los llamados a vigilar las campañas a la Alcaldía y el Concejo para impedir violaciones a la ley, manipulaciones indebidas e inquietantes derroches de dinero, que suelen ser mal presagio del ejercicio de la actividad pública.


Circunscribimos este primer análisis en detalle a los hechos de campaña por la Alcaldía. En momento oportuno nos referiremos al proceso electoral por la Gobernación de Antioquia.