Mundo deportivo

The moment of truth
La hora de la verdad
22 de Julio de 2015


El colombiano Nairo Quintana y el espa駉l Alejandro Valverde salieron en defensa de Chris Froome y expresaron su desacuerdo con los ataques verbales y de hecho que algunos aficionados han cargado contra el l韉er del Tour porque sospechan que se dopa.


Foto: EFE 

Froome-Quintana, el mano a mano que se espera ver en la última semana del Tour. Si el colombiana llega con opciones al Alpe D’Huez, será un espectáculo único.

EFE-Redacción


Llegan los Alpes, la hora de la verdad en el Tour de Francia. Con el británico Chris Froome como líder sólido y la aspiración del colombiano Nairo Quintana de cambiar el orden en la general y vestir de amarillo en París, aunque el jefe de filas del Movistar consideró que no lo sentiría como un fracaso si finalmente no lo logra.


“No sería un fracaso, sería bonito repetirlo dos años después. El año pasado dijeron que no vine porque tenía miedo. Yo siempre dije que era por una cuestión de madurez para el futuro. Ahora ya estamos en el futuro y hemos llegado en buenas condiciones (...) Vamos a trabajar para ganar, pero si no lo logramos no sería ningún fracaso ni frustración. Tengo bastantes Tours por delante”.


El colombiano lamentó el minuto y medio cedido en la segunda etapa y comentó que el resto de lo perdido se debió “a que Froome fue más fuerte en la primera etapa de montaña”.


“Pero fuimos más fuertes que otros rivales, sólo uno ha sido mejor y vamos a trabajar para desbancarlo”, indicó el de Boyacá.


Un ataque que, con toda seguridad, también tendrá como actores principales a Alberto Contador, Alejandro Valverde, Tejay Van Garderen y el mismo Vincenzo Nibali, otros aspirantes que no renuncian aunque tengan una pesada carga encima, como es el caso del italiano, a más de siete minutos en la general.


Y es que para cerrar este Tour llegan cuatro etapas de montaña, tres finales en alto, puertos míticos y, uno de ellos, el Alpe d’Huez la víspera de entrar en París, que servirán de escenario para que el líder defienda su condición y para que los rivales traten de derrocarlo. Pero, ¿cómo, dónde, cuándo?


Froome ha sido superior a todos en las dos primeras semanas. La exhibición de La Pierre Saint Martin en el estreno pirenaico, es la base de un colchón mínimo de 3 minutos que obliga a sus rivales a basar sus opciones en la estrategia, para buscar una gesta, ya que admiten que en el cara a cara el británico es superior.


Froome y su equipo están mentalizados para la batalla, que les puede llegar en un descenso, con un ataque de lejos o en un ascenso que encuentre alguna debilidad en el maillot amarillo quien, de momento, ha respondido a cualquier sublevación, por pequeña que fuese. Hay quien está rezando para que llueva, a ver si se ablanda al rubio del Sky.


Movistar, con Quintana y Valverde segundo y cuarto en la general, tendrá mucho que decir en la “Operación Froome”. El colombiano quiere cambiar el color blanco de mejor joven por el amarillo de mejor corredor de todo el Tour.


“Hay bastante montaña y algún día tendremos la oportunidad (...) Valverde está haciendo un Tour y una temporada espectacular. Lleva una década muy regular y sigue como nuevo, estoy seguro de que me echará una mano y que valdrá para mucho. Lo necesitamos para vencer al rival”, indicó Quintana.


El colombiano no ocultó que tiene la vista puesta en la penúltima etapa, con final en el Alpe d’Huez, donde en 1984 se impuso su compatriota Lucho Herrera, aunque para entonces él no había nacido.


“Nairo está fortísimo, aunque yo siempre lo he visto muy fuerte. Llega a esta tercera semana del Tour con ganas, motivación y la forma física perfecta para arañar el tiempo perdido”, señaló por su parte Alejandro Valverde en clara alusión a que el Movistar mantiene la ilusión intacta.