Economía

Iranian oil will impact prices in January
En enero petróleo iraní impactará los precios
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
21 de Julio de 2015


El 14 de julio el mundo supo del acuerdo por medio del cual la nación persa permite la supervisión de su programa nuclear, con lo cual se suspenderían las sanciones económicas, entre ellas, la limitación para exportar su principal producto.


Foto: EFE 

El ministro de Petróleo de Irán, Bijan Namdar-Zangeneh, habla con la prensa antes de una reunión de la Opep, organización de la que el país fue miembro fundador en 1960.

El precio del petróleo seguramente bajará, pero por ahora hay que esperar al fin efectivo de las sanciones contra Irán que deben desactivarse a principios de 2016, y en ese momento, una de las variables a tomar en cuenta, será la evolución que haya tenido la economía mundial.


Este es el consenso de los economistas y analistas del mercado petrolero sobre el impacto que tendrá para el negocio petrolero, con unos precios ya bastante bajos, la entrada de este miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que, desde la imposición de sanciones en 2012, dejó de vender unos 1,4 millones de barriles diarios.


Ya el 15 de julio el crudo marcador West Texas Intermediate (WTI) bajó un 3,07% y cerró en 51,41 dólares el barril, afectado por las expectativas de un aumento de la oferta mundial con el levantamiento de las sanciones y por las altas reservas en Estados Unidos.


Munir Jalil, economista jefe de la región andina del Citibank, señala: “Lo único de lo que tenemos certeza es que Irán va a ser un jugador más activo en el mercado petrolero mundial. El ministro de petróleo iraní habló de estar en seis meses produciendo 500.000 barriles de petróleo más y en un año un millón de barriles más”. 


“Nosotros en Citibank venimos trabajando bajo el supuesto de que en dos años van a estar incrementando la producción en 1,5 millones de barriles, en adición a lo que ya hay en exceso en el mundo”.


Sin embargo, los expertos de Goldman Sachs estiman que Irán podría aumentar su oferta el próximo año no hasta el millón, sino entre 200.000 y 400.000 barriles diarios, a los que se sumarían varios millones almacenados.


“La caída de los precios que hemos estado observando tiene que ver con el mercado, anticipando que ese acuerdo con Irán se iba a firmar, y que por consiguiente, el exceso de oferta de petróleo en el mundo se iba a exacerbar”, explica Jalil.


La caída actual no es nada despreciable si se toman en cuenta las cifras que el mismo economista del Citibank aporta: “Nuestro pronóstico es US$52 promedio para el West Texas Intermediate este año y US$56 el año entrante. Esos ejercicios ya están tomando en cuenta ese 1,5 millón adicional. Pero antes de que se vislumbrara el acuerdo con Irán, la expectativa era US$60 dólares para este año y US$70 para el 2016”. 


Según estas cuentas se estaría ante una caída de precios de entre 13% y 20%, cifras relevantes si se multiplican estas reducciones por el millón de barriles diarios que produce Colombia, lo que arroja una disminución de ganancias de entre US$8 y US$14 millones diarios.


Por su parte, los economistas Giovanni Montoya Aldawe del grupo Ágora y Sergio Olarte de BTG Pactual, coinciden en que las consecuencias más claras de esto las vamos a ver a principios del año que viene, cuando ya se haya llevado a efecto la suspensión de las sanciones, lo que queda sujeto además a las labores de verificación de Estados Unidos y el resto del grupo de verificación.



Petroleras en Irán

Al parecer, numerosas petroleras internacionales tienen interés en invertir en territorio iraní. “Todas las empresas tienen interés”, asegura Alexander Pögl, de la consultora austríaca JBC.


Además de su enorme riqueza en recursos, Irán es apreciado por los inversores como país políticamente estable. “Hay una larga fila” de empresas que quieren invertir en el sector petrolero iraní, comenta el experto.


La verdadera incógnita es la rapidez con la que fluirá la inversión en el sector de explotación. El crudo de Irán es uno de los más baratos de producir en el mundo, señala Farren-Price, presidente de la consultora Petroleum Policy Intelligence.


De acuerdo con el analista, tanto la mayoría de las grandes petroleras de Europa como de Estados Unidos tienen interés y, señala, “ya han tenido contactos informales” con Irán.