Columnistas

El mundo se agita
Autor: Rafael Bravo
17 de Julio de 2015


Los acontecimientos internacionales de los 鷏timos d韆s ciertamente van a traer consecuencias e implicaciones de gran calado.

Los acontecimientos internacionales de los últimos días ciertamente van a traer consecuencias e implicaciones de gran calado. El acuerdo entre las autoridades griegas y la troika (Unión y Banco Central europeos y el FMI) ha dejado un sabor agridulce entre las partes. Tsipras definitivamente tuvo que ceder a las exigencias en una especie de lo que algunos llaman “capitulación”’ de la economía  y soberanía griegas sin que lo aceptado signifique el fin de la tragedia helénica. Las necesidades adicionales de recursos ya llegan a 96.000 millones de euros, el saco sin fondo de una deuda imposible de pagar de no modificarse los términos, plazos y montos. Los griegos y sus gobiernos están pagando las exageraciones e irresponsabilidades, siendo muy difícil una reactivación de la economía a punta de austeridad. Alemania asoma como el verdugo que olvida su pasado.


Las negociaciones entre el Grupo 5+1 e Irán de modo que ese país no fabrique armas nucleares es un logro significativo para la paz mundial y un alivio a la economía de Teherán, que con el levantamiento de las sanciones se va a convertir en un jugador en el Medio Oriente ocupando hoy el número 17 en el rango de las economías globales. La occidentalización del régimen de los ayatolas será algo inevitable en un futuro cercano. Asimismo, con el regreso al mercado petrolero se verán precios del crudo a la baja, con un efecto en las finanzas del cartel de la Opep, pero positivo para los países importadores y el bolsillo de los hogares. 


El acuerdo, que debe ser ratificado por el congreso norteamericano en los siguientes 60 días, tiene la ventaja de contar con el respaldo de las principales potencias, permitiéndole al presidente Obama cumplir la ansiada promesa de dialogar con un archienemigo de varias décadas. Ciertamente, Irán deberá recuperar la confianza perdida no solo del mundo sino de sus vecinos árabes por su apoyo a reconocidos grupos como Hezbolá  y regímenes como Siria y Yemen. ‘’Este es un acuerdo no de confianza sino de verificación’’ ha manifestado el mandatario norteamericano.


Sorprendente la reacción de la bancada republicana que ha prometido bloquear el acuerdo de manera apresurada sin haber analizado los pormenores de un documento de cien páginas que establece condiciones muy estrictas, plazos definidos y sin que la oposición tenga una  alternativa viable. Olvidan que fueron necesarios 20 años de conversaciones infructuosas que vinieron a materializarse gracias al empeño del secretario de Estado Kerry y la colaboración de sus colegas europeos. Una forma burda de hacer política simplemente por venir de la administración Obama.


Por otro lado, con la fuga del narco Chapo Guzmán se da otro duro golpe a los mexicanos, se reitera de la debilidad de sus instituciones y se obliga a un llamado a la sociedad de ese país para exigir un replanteamiento de la seguridad y un control efectivo a la corrupción. Ese túnel construido con todas las especificaciones va a terminar enterrando a Pena Nieto y la poca credibilidad de su gobierno. Nadie entiende que bajo el argumento del respeto a la soberanía, El Chapo no haya sido extraditado a los Estados Unidos adonde debió haber sido enviado como castigo a sus múltiples crímenes. 


Finalmente, el periplo del papa Francisco a Ecuador, Bolivia y Paraguay ratifica el compromiso del líder de la iglesia católica con los sectores más pobres del continente, clamando por una mejor distribución de la riqueza, honrando a los grupos raizales y generando polémica y debate en temas de gran contenido social. Los medios de comunicación norteamericanos fueron generosos con un amplio cubrimiento del viaje a América Latina, sin duda por la esperada visita del pontífice a los Estados Unidos y Cuba en septiembre.