Columnistas

Un género por explotar
Autor: Sergio Prada
16 de Julio de 2015


La más reciente película de cine de Pixar y Disney cuyo título se tradujo al español como “Intensa-mente” es una cuasi obra magistral de cómo llevar conocimiento académico.

@SergioPradaR


La más reciente película de cine de Pixar y Disney cuyo título se tradujo al español como “Intensa-mente” es una cuasi obra magistral de cómo llevar conocimiento académico, típicamente encerrado en revistas especializadas, al público general de una manera que educa y entretiene a la vez. 


La ciencia popular, y específicamente la que  se concentra en ciencias sociales y economía es un género literario prácticamente desconocido en Colombia y en los países hispanohablantes en general. Es en los Estados Unidos, donde el volumen de lectores y de libros vendidos es seguramente el mayor del mundo, en donde está la cuna de la mayoría de la literatura de este género. Existen líderes científicos mundialmente reconocidos por su trabajo académico que se han aventurado a escribir para una audiencia más amplia y lo han hecho con éxito. En Economía, por ejemplo, por lo menos tres premios nobel recientes (Daniel Kahneman, Alvin Roth, y Robert Shiller) tienen libros escritos de la mayor calidad y claridad. 


La película en mención describe cómo funcionan las emociones al interior de la mente y del cuerpo humano y como a la vez estas dan forma a las relaciones que establecemos con los demás seres humanos. El contexto específico es el de una niña de 11 años que vive una situación difícil en compañía de sus padres. La película muestra cinco emociones: tristeza, disfrute, disgusto, rabia y miedo. 


El director se apoyó en dos científicos sociales, los profesores Keltner y Ekman, ambos de la Universidad de California, quienes le dieron el fundamento científico a las historias, reuniendo en ellas décadas de investigación en psicología humana. 


Lastimosamente el cine es muy costoso de hacer y por ende el conocimiento que esta película condensa y transmite de manera tan efectiva es difícil de repetir con alta frecuencia. La alternativa esta en los libros, de los cuales hay suficientes. Desafortunadamente muy pocos han sido traducidos al español y por ende gran parte de la sociedad latinoamericana está perdiéndose de un género que es realmente fascinante. 


Ojala que la taquilla de esta película sea lo suficientemente rentable como para que las casas editoriales se animen a traducir estos libros y mercadearlos de manera inteligente en Latinoamérica.