Economía

Government and producers see the future of cattle farming differently
Gobierno y gremios miran distinto el futuro ganadero
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
9 de Julio de 2015


En opinión de un federativo de la leche, ellos no estaban preparados para los TLC, no planificaron el sector ni se salió a vender al mundo el sector agropecuario colombiano, se firmaron TLC que hoy tienen la situación complicada, con un exceso de 20.000 toneladas de leche en polvo y 17 millones de litros de UHT.


Foto: Cortesía 

El Gobierno Nacional busca incentivar el consumo y exportación de la leche y sus derivados.

En los últimos días la crisis generada por la “enlechada”, o el exceso de leche que los productores no tenían dónde colocar, dejó claro que se está ante un problema que fácilmente puede volver a repetirse. Sin embargo, el futuro no pinta claro ante la disparidad de criterios del Gobierno Nacional que quiere aumentar el consumo, y la procesadora de leche más grande del país que llama a un cambio en el negocio, dando prioridad a la ganadería cárnica abandonando la supremacía lechera.  


Jenaro Pérez, gerente de Colanta, es taxativo: “Los ganaderos tienen que producir más carne y menos leche, porque en Colombia y en el mundo sobra leche y falta carne”. En su opinión en el país hay que cruzar el ganado cebú, que es el 70% de la ganadería nacional con una raza como la Aberdeen Angus, proveniente de Escocia, con lo cual se obtendría un animal que tendría más carne y adaptado a las condiciones climáticas particulares de Colombia, “y así tenemos una carne para exportar”. 


En opinión del veterano empresario ganadero, la leche no es rentable. “La gente cree que produciendo leche va a conseguir más plata y no es verdad”. Y en ese cambio de paradigma pone como ejemplo a su propia empresa, indicando que cuentan con un frigorífico, quizás único en el mundo, para extraer leche así como producir carne de res, oveja y ternero.


Pérez señala, sin embargo, que el cambio no es rápido en términos del total de la ganadería nacional, pero gracias a la inseminación artificial se puede avanzar rápidamente, y que incluso, en un término de cinco años ya se empezarían a ver los cambios.


En contravía el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Agricultura, liderado por Aurelio Iragorri, busca incentivar el consumo y exportación de la leche y sus derivados: “Estamos haciendo un plan estructural para desincentivar la importación de leche en polvo, fundamentados en tres estrategias: Una campaña masiva de incremento del consumo de leche por parte de la población colombiana. El promedio mundial es de 179 litros per cápita por año, mientras que en el país en los estratos populares se llega a 40 litros, siendo esta la proteína más barata”.


Indicó que además se va a hacer un plan de compra nacional, que ya se inició con 24.000 millones de pesos a través de la bolsa nacional agropecuaria. “Es la primera compra importante de leche en el ámbito nacional para incluirla dentro de los productos que incluye en su alimentación el Sistema Nacional de Bienestar Familiar. Estamos convencidos que tenemos que fortalecer estas compras con las entidades públicas que en el ámbito territorial hacen compras de alimentos” explicó el ministro.


Y la tercera estrategia, “vamos a hacer un fondo tripartito, que ya tiene 12.000 millones de pesos que aprobó el Fondo Nacional del Ganado más unos recursos adicionales que van a llegar a 40.000 millones. Si la industria privada quiere participar tiene que hacer aportes al fondo. ¿Qué se logra?, que podamos entrar al negocio de exportaciones de leche líquida, en polvo y derivados. 


Con esto podemos mejorar la parte de la cadena”.



Sin preparación

En opinión de Mariano Restrepo, presidente de la Federación de Productores Lecheros de Antioquia, pasó la crisis de la “enlechada” pero todavía el problema sigue ahí.


“Las pequeñas y medianas empresas lácteas no han podido reaccionar ante la crisis. Es un problema de TLC. En 2027 cuando haya desgravación total de todos los aranceles van a poder entrar al país unas 140.000 toneladas de leche en polvo, si hoy estamos enredados con 20.000, qué podrá pasar en el largo plazo cuando sean 120.000. Desaparecerán los cerca de 400.000 productores de leche”  señala Restrepo. 


En su opinión el problema no es el precio del litro de leche. “Estamos ante una situación más complicada, es el recibo de la leche. Porque cuando te dicen ‘no te recibo el 15-20% de la producción’ te están matando, porque son fincas productoras de leche que han tenido esfuerzos económicos muy grandes. Entonces la actividad cada día se hace insostenible y menos rentable”.