Economía

Foodstuffs weigh more in the family basket
Alimentos pesan más en la canasta familiar
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
8 de Julio de 2015


Si se toma en cuenta que el incremento del año es 3,3%, los alimentos han subido en 2015 un 55% más que el promedio de los bienes. De igual forma, el subgrupo que más variación presentó fue hortalizas y legumbres con 20,87% (632% sobre el promedio).


Foto: Archivo El Mundo 

Las verduras, hortalizas, granos, cereales y procesados encabezan la subida en el lapso enero-junio.

Según las cifras del Dane, la inflación fue de 0,10% en junio, lo que la lleva a un acumulado de 3,3% en lo que va de 2015, superior en 0,76 puntos porcentuales al mismo mes del año pasado. El detalle es que son los alimentos los que lideran el alza durante el semestre, y el gasto en alimentos es uno de los que no es opcional dentro del presupuesto familiar.


Las verduras, hortalizas, granos, cereales y procesados encabezan la subida en el lapso enero-junio. Ahora bien, la realidad en los alimentos es mixta. Así como unos subieron otros bajaron. Fue el caso del precio de las frutas frescas, los tubérculos, los lácteos, huevos, las carnes y los pescados.


El problema está en las proporciones. “El grupo de gasto que registró la mayor variación fue alimentos con 5,11%, en contraste la menor se registró en vestuario con 1,13%”, indica el informe. 


Ahora bien, mientras hortalizas y legumbres subieron en junio, en el grupo de los lácteos y huevos, el precio del huevo rojo AA descendió por el buen nivel de ingreso desde las granjas ubicadas en Antioquia, Cundinamarca y Santander. En Bucaramanga la unidad se ofreció a $175, un 14,22% menos que en mayo.


De igual forma, en cuanto a las carnes y los pescados, la reducción en el precio del cerdo en pie ocasionó la caída de los diferentes cortes. Por ejemplo, en el caso de la costilla la caída se registró en quince de los 24 mercados donde se comercializó. El descenso más significativo se observó en Pereira con el 3,16%, donde el kilo se vendió a $11.500.


El economista Giovanni Montoya Aldawe, director de contenidos del Grupo Ágora, llama la atención sobre el incremento de los alimentos: “El porcentaje del ingreso que las familias colombianas dedican a los alimentos es cercano al 29%. Si tomamos en cuenta que el incremento del salario mínimo para 2015 fue 4,2%, y el de los alimentos en el último año ha estado por encima del 6%, entonces la capacidad de compra, especialmente de las familias con ingresos más bajos, se está viendo seriamente afectada con eso”.


Aunque considera positivo que en el último mes el precio de los alimentos se contrajo en el ámbito nacional, señala que por otro lado hay que ver que “estamos enfrentados a un problema climático serio, hay unas oleadas de calor en ciertas partes del país y de invierno en otras partes, y eso hará que los precios de los alimentos se puedan afectar dependiendo de qué cultivos se puedan malograr al momento de la cosecha”.



Inflación debería desacelerarse

Según el análisis de la firma Credicorp Capital, a las cifras anualizadas, es decir, contando desde junio de 2014 a junio de 2015, “tanto la inflación total como la que no cuenta, los alimentos permanecieron relativamente estables en 4,42%. Sin embargo, se destaca la continuidad de la tendencia alcista de todos los bienes sin considerar alimentos ni productos regulados, lo que sería consecuencia de un mercado laboral que todavía se mantiene sólido y la renovada depreciación del peso colombiano”.


Considera esta firma de análisis que los datos de junio estuvieron en línea con sus proyecciones, por lo que mantienen su estimación para final de año en 3,7%. “En general, esperamos que los factores temporales que presionaron la inflación al alza en el primer semestre de 2015 continúen desvaneciéndose en lo que resta del año. De igual manera, una brecha negativa del producto en el segundo semestre, como resultado de la desaceleración económica, debería mantener los indicadores básicos bajo control en el futuro”.