Columnistas

“Socialmedia-cracia”
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
8 de Julio de 2015


Las redes sociales han dinamizado las comunicaciones interpersonales y grupales utilizadas para todos los fines imaginados de la interacción humana.

www.visioadministrativa.info


Las redes sociales han dinamizado las comunicaciones interpersonales y grupales utilizadas para todos los fines imaginados de la interacción humana.


Infortunadamente hemos expandido a las redes sociales nuestras actitudes primarias, aquellas que son dominadas por el cerebro reptiliano, y que a la velocidad de los pulgares entramos a despotricar e incluso a poner en tela de juicio la integridad de las personas y de las instituciones.


Ahora que el mundillo político regional está entrando en calor, empiezan los detractores y enemigos políticos a atacarse, llevando a estados lamentables de bajeza el debate político, como se ha evidenciado en las últimas campañas electorales del país.


El pasado lunes, el país fue calentado por los trinos de la Gina Parody, Ministra de Educación, cuando a través del ciberespacio lanzó una serie de afirmaciones cuestionando al uribismo  frente al proceso de desmovilización de las autodefensas. Obviamente, el jefe máximo de la colectividad respondió a esas expresiones.


La semana anterior se presentó un debate en la W, porque a un periodista de CNN le dieron por terminado el contrato de trabajo debido a que publicó en su cuenta personal de twitter comentarios en contra del precandidato presidencial Donald Trump, debido a la descalificación de los inmigrantes latinos y en especial los mexicanos hecha por Trump. Para el hombre del común es difícil desligar la opinión a título personal de la institucional, lo que pone en riesgo la imagen y credibilidad de la organización que se representa.


La justicia no queda por fuera de la “Socialmedia-cracia”, muchos de las decisiones judiciales o el inicio de una investigación se plantean a través de las redes sociales, incluso mucho antes que el interesado sea notificado.


La paz no de la Habana, sino la relacionada con un mejor vivir, convivencia armónica y respetuosa entre los seres humanos, ese estado humano que se conoce como civilidad, cada día está más en riesgo por el uso inadecuado de la “socialmedia-cracia”, ambiente que nos podría llevar a la época en dónde la ley del más fuerte era la reinante sobre la faz de la tierra.