Columnistas

Administrar la vaca
Autor: Santiago Ortega
8 de Julio de 2015


Toda la vida nos han vendido a los políticos como líderes, ideólogos o visionarios. Aunque esto puede ser cierto a veces, no se nos puede olvidar quienes son realmente: administradores de una “vaca” que armamos a punta de impuestos.

Más que convencer, un político busca seducir al elector. Al convencer se crea una relación racional, mientras que al seducir se crea una conexión emocional, mucho más difícil de romper. Pensar en la vaca, puede cambiar nuestra forma de relacionarnos con la política. Al fin y al cabo, cualquiera sabe que uno debe gastar plata con la cabeza, no con el corazón.


Gracias a las conexiones emocionales, tratamos cualquier elección como si fuera un partido de fútbol. No queremos que gane el mejor equipo, sino el nuestro. Pedimos tarjeta roja para cualquier falta ajena, pero no vemos las propias. Creamos enemigos de equipos de la misma ciudad, y terminamos incluso peleando con el del lado por una camiseta.


Estas cosas hacen que un espectáculo como el fútbol sea más divertido, pero se vuelven una cosa muy inconveniente a la hora decidir cómo gastar recursos públicos. Por eso, más allá que apoyar una ideología abstracta, hay que pedirles a los que administran la vaca cosas puntuales. Desde La Ciudad Verde, preocupados por la sostenibilidad urbana, abrimos 5 propuestas para quien las quiera implementar:


Continuar Parques del Río. Como lo he dicho en columnas anteriores, este proyecto no busca hacer un parque sino que es el camino para renovar el eje del Valle y consolidar a Medellín como una ciudad compacta. Dejar la inversión de la primera fase a medias, es literalmente malgastar 160 mil millones. 


Aumentar los metros cuadrados de andenes y espacio público. Caminar por Medellín puede convertirse en un martirio y en muchas zonas de la ciudad es necesario cruzar la calle varias veces para poder mantenerse en aceras. El peatón es el rey de la movilidad, y la ciudad debe plantearse para su bienestar. En las zonas donde se camina más, las propiedades se valorizan y el comercio se incrementa. Es decir, invertir en el peatón es invertir directamente en mejorar la economía de Medellín.


Construir 150 kilómetros de ciclo rutas. La falta de infraestructura segura es uno de los factores que evitan que la gente utilice su bicicleta para movilizarse. Hoy en día, menos del 1% de los viajes diarios en Medellín se hacen en bicicleta. Si llegáramos a tener un 5% de los viajes de la ciudad en bicicleta, las condiciones de movilidad mejorarán para todos, incluidos los usuarios de automóviles.


Consolidar un verdadero sistema integrado de transporte. Medellín ha tenido avances muy interesantes como los buses blancos del metro, pero la mayor parte de la ciudad sigue sumida en la guerra del centavo. Necesitamos estos buses blancos por toda la ciudad, con paraderos y horarios fijos y rutas eficientes. Para que este el sistema sea eficiente se necesitan carriles exclusivos en las vías arterias, que los conviertan en la alternativa más atractiva de transporte.


Consolidarnos como una ciudad inteligente. Una de las cosas positivas de creernos “la ciudad más innovadora” es que tenemos que empezar a actual como tal. Para tomar las decisiones que nos llevarán allá, necesitamos datos de lo que pasa en la ciudad: movilidad, ocupación de espacio público, consumos de agua y energía, incidentes de seguridad y de tráfico, participación ciudadana, manejo de residuos, entre otras. También necesitamos tecnología innovadora para cambiar nuestra forma de hacer las cosas. ¿Qué tal cambiar el pico y placa por un cargo por congestión automático? ¿Qué tal que las gente pudiera instalar paneles solares para  venderle excesos de energía a EPM?


Estas son las 5 cosas que esperamos que el próximo alcalde haga; lo mínimo que queremos del administrador de la vaca.  De todas maneras estas propuesta son solamente un punto de partida, desde donde pueden proponerse cosas mucho más ambiciosas. Quién sabe, si algún candidato se atreve a implementarlas, de pronto se gana uno que otro hincha.


* Profesor Escuela de Ingeniería de Antioquia