Mundo deportivo

Cycling, a family passion
Ciclismo, una pasión de familia
Autor: Merllyn Álvarez Hincapie
7 de Julio de 2015


Por estos días los pequeños amantes de la bicicleta preparan los últimos detalles para pedalear este domingo 26 de julio alrededor del Edifico Inteligente de las Empresas Públicas de Medellín, lugar donde se realizará el Clásico Infantil de Ciclismo.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Karen y Vladimir combinan su gusto por el ciclismo con el baloncesto y el fútbol.

Los hermanos Karen Dahiana y Vladimir Vélez Valencia son verdaderos amantes del ciclismo y para ellos es sagrado asistir al Clásico Nacional de Ciclismo Infantil. Este año no será la excepción, pues todo está listo para pedalear en una nueva edición de la carrera ciclística para niños más importante del país.


Y es que los parientes Vélez Valencia llevan la pasión del ciclismo en la sangre, pues su padre, Francisco Vélez, un aficionado de esta disciplina, fue el encargado de hacer que sus hijos heredaran su gusto por la bicicleta y se convirtieran en todos unos buenos deportistas.


Karen, de 13 años, nacida en Armenia, Quindío, lleva tres años consecutivos participando en el Clásico Infantil y desde que lo hizo por primera vez se enamoró de esta competencia y desde eso nunca falta a la cita anual.


“Un tío le contó a mi papá hace un tiempo que estaban haciendo en Medellín una carrera de ciclismo para los niños y nos vinimos a participar desde Armenia y desde ese día seguimos participando cada año. Nos gusta mucho montar en bicicleta, lo hacemos muy seguido con mi papá”, detalló la pequeña.


Para esta jovencita, el participar en este tradicional Clásico es motivo de felicidad. “Me siento muy feliz, porque aunque al principio me dio pena, ya participar en esta carrera es algo que siempre me gusta hacer”, agregó.


Una de las ventajas que Karen tiene ahora para participar en este certamen es que ya está radicada, desde hace unos años, en la ciudad de Medellín. “El cambio de ciudad me pareció muy difícil, pero uno aquí se acomoda después. Acá hay muchas cosas buenas, como por ejemplo las clases de los deportes son gratis y en Armenia no, eso me gusta mucho”.


Sobre las participaciones anteriores opinó que “me dejan muy feliz, porque la gente participa, todos ganamos y nos sentimos felices”.


A sus 7 años, Vladimir también es un fiel amante al “caballito de acero”. Igual que su padre y su hermana tiene pasión por este deporte.


Este pequeño, que a diferencia de su hermana nació en Medellín, comparte también el gusto por participar en el Clásico Nacional Infantil y hace dos años es un fiel asistente a esta actividad deportiva.


Para este año, Vladimir tiene muchas expectativas y espera “que me vaya bien para llegar en los primeros puestos de la carrera”.