Economía

Late remedy for Chocoan airports
Remedio tardío para aeropuertos chocoanos
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
4 de Julio de 2015


En plena temporada de ballenas, el Gobierno Nacional anunció la modernización de varios aeropuertos chocoanos.


La Aerocivil firmó los contratos para la modernización de los aeropuertos de Capurganá y Bahía Solano en el Chocó, pero como los trabajos se demorarán 180 días, es decir seis meses, el turismo de la zona se perderá de la temporada de ballenas que empezó este mes y va hasta octubre.


Desde agosto del año pasado Aerolíneas de Antioquia (ADA) no vuela a Bahía Solano, en aquella ocasión la aerolínea indicó que las razones eran el deterioro de la calidad asfáltica del aeropuerto José Celestino Mutis que generó varios incidentes que pusieron en riesgo a las tripulaciones de tres vuelos durante esas semanas. “Nuestras tripulaciones ya no se sienten seguras volando a Bahía Solano. En las últimas dos semanas tuvimos que abortar un despegue porque una de las aeronaves se fue a uno de los huecos de la pista. Se generaron unas alertas internas como si una de las puertas estuviera abierta. Tuvimos varios sustos. Tres aeronaves en una semana llegaron perforadas por la piedrilla del aeropuerto de Bahía Solano”, relató su representante legal, Lina Gaviria.


Recientemente, el vicepresidente Germán Vargas Lleras presidió la firma del contrato de modernización de los aeropuertos de Bahía Solano y Capurganá, que con una inversión superior a los $8.500 millones el Consorcio Redes y Edificaciones será el encargado de realizar los trabajos de mejoramiento y rehabilitación.


“Bahía Solano en 180 días estará en capacidad de aumentar el número de turistas gracias a las obras que se llevarán a cabo en la pista, calle de rodaje y plataforma. La modernización de este aeropuerto es la oportunidad  perfecta para que tanto colombianos como extranjeros conozcan uno de los lugares más hermosos que tiene el país sobre el Pacífico, y que próximamente recibirá vuelos directos desde grandes capitales como Bogotá, Medellín y Cali”, manifestó el Vicepresidente de la República.


Los trabajos de modernización del Aeropuerto de Bahía Solano se complementarán con la nueva terminal que ya cuenta con estudios y diseños. Adicionalmente, con recursos del Instituto Nacional de Vías, Invías, serán pavimentados 3,5 km de la vía que conduce al aeropuerto con una inversión de $10.000 millones.


Así mismo, Vargas Lleras manifestó que “con mejores aeropuertos acercamos el país al Chocó, que gana en calidad de transporte aéreo de pasajeros y de carga e incentiva el turismo. Es una gran labor la que hace el Gobierno del presidente Santos, al impulsar la conectividad de regiones tan apartadas y con gran potencial turístico, ambiental y social” y además informó que ya arrancaron las obras  para construir el nuevo aeropuerto de Quibdó, que requerirá una inversión de $168.000 millones, y fueron priorizados por la Aerocivil $4.000 millones para fortalecer el aeropuerto de Nuquí.



Perdieron otra vez la temporada

Aunque el sector turístico chocoano celebró que se pusieran en orden sus aeropuertos, lamentó la demora del Estado para actuar en estos casos. Por ejemplo Johana Martínez, directora ejecutiva de Cotelco capítulo Antioquia Chocó, había advertido en entrevista con EL MUNDO que era imprescindible para el sector que el Gobierno Nacional se apresurara con estas adecuaciones para que los turistas pudieran llegar al Chocó en la temporada de ballenas que va de junio a octubre y en agosto tiene todo su esplendor, pero no fue así.


Ricardo Restrepo, dueño de La Posada de Don Aí, en Bahía Solano, contó que este año ha trabajado al 30% de su capacidad. “Por ejemplo en temporada de ballenas nosotros recibíamos siempre 25 personas que es toda nuestra capacidad y ahora casi nunca llegan las cinco”, y aseguró que varios hoteleros y posaderos tuvieron que despedir personal porque no hay buen flujo de turistas.


Nuquí llevó la peor parte, porque aunque los recursos están asignados aún no se han adjudicado ni iniciado las obras. Silvia Murillo, administradora de la Corporación Mano Cambiada, operadora de Satena en ese municipio, advirtió que la situación es muy complicada en una comunidad donde la pobreza ha reinado.