Columnistas

De equidad y altruismo
Autor: Hern醤 Mira
3 de Julio de 2015


Equidad seg鷑 el Diccionario de la Real Academia es: 揃ondadosa templanza habitual; propensi髇 a dejarse guiar, o a fallar, por el sentimiento del deber o de la conciencia, m醩 bien que por las prescripciones rigurosas de la justicia".

mira@une.net.co


Equidad según el Diccionario de la Real Academia es: “Bondadosa templanza habitual; propensión a dejarse guiar, o a fallar, por el sentimiento del deber o de la conciencia, más bien que por las prescripciones rigurosas de la justicia o por el texto terminante de la ley”


La desigualdad sigue siendo el mayor desafío de Medellín, así queda planteado en el reciente informe Medellín como vamos presentado recientemente. El índice Gini que mide la equidad, donde 0 equivale a completa igualdad y 1 a la máxima desigualdad, en Medellín está en 0.51 algo que contrasta con el de las grandes ciudades del país donde el promedio es 0.48. Bien lamentable que en algo fundamental en una sociedad democrática, honesta y decente, la ciudad esté a un nivel tan bajo. 


Colombia ocupa el muy vergonzoso lugar 145 entre 160 países en igualdad de ingresos. Antioquia ocupa un muy pobre séptimo lugar entre los mayores y peores coeficientes Gini en el país, donde los primeros lugares los ocupan Chocó, Cauca y Huila; mientras en  los menores y mejores están Caquetá, Atlántico y Cundinamarca. La inequidad, entonces, es una constante en el país, el departamento y la ciudad. No vamos nada bien en este criterio que mide una sociedad justa y equitativa.


El renombrado economista francés Thomas Piketty,  en una entrevista, ha llamado la atención sobre la inequidad mundial donde “la riqueza de los más ricos ha crecido dos o tres veces más que el PIB global durante los últimos 20 o 30 años.” Así las cosas, la concentración del capital ha llegado a niveles altísimos incompatibles con los valores y principios de la meritocracia y justicia social que son fundamentales en las sociedades democráticas. Muchos países como Colombia, tienen un impuesto al patrimonio proporcional  al valor de la propiedad. Piketty dice que dicho impuesto “sería mejor eliminarlo e introducir un impuesto progresivo sobre la riqueza neta”. 


Bueno es recordar como una tímida propuesta en ese sentido, presentada al Congreso aquí, luego del “loby” y lamento de los poderosos termino en nada. Así se le dio mucha razón  al planteamiento de la  Oxfam –organización que trabaja por solucionar la pobreza- que los ricos han logrado políticas públicas  que los favorecen como rebaja de impuestos, paraísos fiscales y disminución de  los servicios públicos para las mayorías. 


El altruismo se podría ver como una de las caras opuestas de esta inequidad rampante. Peter Singer, el renombrado filosofo, en una columna reciente “Altruismo efectivo” (El Tiempo, 21.04.2015) dice que algunos estudios han demostrado que la gente que es generosa, generalmente es más feliz y más satisfecha en la vida que la gente que no hace donaciones. Y en otras investigaciones se ha puesto de presente que donar hace que se activen centros de recompensa del cerebro, áreas estas  que también se estimulan con otros distintos placeres. 


Si la capacidad de razonar y reflexionar se desarrolla adecuadamente, dice Singer, y así entendemos que los extraños, no solo los familiares y allegados, pueden sufrir o gozar la vida como nosotros, por lo menos algunos obraríamos de forma altruista con los extraños. En cuestiones de inequidad y altruismo nos falta mucho por reflexionar. ¡Ay país!