Fútbol en el Mundo

With sights in the finals
Con la mira en eliminatorias
29 de Junio de 2015


En la clasificación de Sudamérica todavía se disputarán cuatro partidos en 2015, mientras que se jugarán seis en 2016 y los ocho restantes en 2017.


Foto: EFE 

En la rueda de prensa posterior a la eliminación ante Argentina, Pékerman aludió a las lesiones y suspensiones que “nos hicieron perder a jugadores clave”, sin embargo manifestó que “todo eso no impide pensar que la Copa ha sido una muy buena experiencia”.

Redacción - EFE


Tan solo cuatro selecciones sudamericanas, Chile, Perú, Argentina y Paraguay, las que han alcanzado las semifinales de la Copa América, no piensan todavía en las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018, cuyo calendario clasificatorio se conocerá el día 25 de julio en la ciudad de San Petersburgo.


Para ese día está previsto en el palacio Konstantinovsky el sorteo de los grupos de las diferentes confederaciones continentales para las eliminatorias del Mundial a realizarse en tres años, en el que cada una de estas presenta una estructura competitiva diferente.


Para Jorge Sampaoli (Chile), Ricardo Gareca (Perú), Gerardo Martino (Argentina) y Ramón Díaz (Paraguay), todos ellos argentinos, el asunto es todavía otro. Ya pensarán en las eliminatorias más adelante.


No obstante, varios han sido los técnicos de las selecciones nacionales que han participado en la Copa América que consideraron esta competición como un banco de pruebas o un periodo de aprendizaje respecto al largo camino del Mundial.


Uno de ellos fue precisamente Dunga, el entrenador brasileño, cuya selección ha protagonizado la eliminación más llamativa de cuartos de final al caer ante Paraguay en los penaltis. Nunca llegó a descartar la opción de ganar la Copa América, pero sí destacó la importancia de las eliminatorias.


Ahora con la caída en esta competición y la pobre imagen dada por el equipo, el objetivo de caminar con firmeza hacia el Mundial ha crecido en importancia para Brasil, al igual que para otros técnicos que antes, durante y después de su paso por la Copa se han pronunciado en la misma línea.


Caso colombiano


“La Copa América es un proceso para Rusia 2018, no es el objetivo, es sólo el escalón para que Colombia vuelva al Mundial”, declaró el técnico de Colombia, José Néstor Pékerman, en noviembre del año pasado, previo al amistoso ante Eslovenia. 


“Nosotros estamos con mucha ilusión, queremos disfrutar y poder llegar lo más lejos posible, pero siempre teniendo en mente que nuestro objetivo principal es Rusia, y que esta Copa es una preparación para que el equipo siga creciendo, aún más cuando se han incorporado jugadores nuevos y jóvenes que van a llegar a una edad ideal al Mundial”, sostuvo por su parte Falcao García hace un mes, un día antes de viajar a Argentina para concentrarse de cara a la cita de Chile.  


Si bien entonces Falcao definía este torneo como “una nueva oportunidad” y no una “revancha” por su ausencia en la pasada Copa del Mundo, el nuevo camino clasificatorio que inicia el próximo mes de octubre y que se prolongará hasta noviembre de 2017 será la máxima prueba de la transición de una generación que aún busca un mayor techo.



Nuevo camino

Por lo que respecta a la Conmebol, esta tiene estipuladas 4,5 plazas para Rusia 2018; cuatro directas y una más que puede obtener en la repesca final. Esta situación permite hacer llegar al Mundial al 50% de los diez países afiliados a esta confederación, un porcentaje que supera al de otras.


En ese sorteo se establecerá un calendario de todos contra todos por el sistema de liga en el que los diez equipos jugarán nueve partidos como locales y nueve como visitantes a lo largo de casi dos años.


La principal novedad estará en la composición del calendario, que saldrá de ese sorteo condicionado, pero que será distinto al de las cuatro últimas fases clasificatorias en las que consecutivamente se compitió con un calendario idéntico, que ahora dará paso a uno diferente a partir de los emparejamientos que decidan los bombos.


En el camino hacia el Mundial del año pasado en Brasil sólo compitieron nueve selecciones al estar los brasileños clasificados de oficio como anfitriones del torneo, por lo que tan sólo cuatro selecciones quedaron fuera de la última cita mundialista: Venezuela, Perú, Bolivia y Paraguay.