Mundo deportivo

Canciello, all an inspiration
Canciello, toda una inspiración
Autor: Peter Ramírez Coral
23 de Junio de 2015


El VI Panamericano y XII Sudamericano Máster de Natación tendrá para hoy las actividades de clavados y polo acuático, además se realizarán las pruebas de los 200 metros pecho y espalda. En el evento participan 350 clubes de 18 países del continente.



Alyse Canciello durante su participación en el Panamericano. La estadounidense aprendió español en Valladolid, España, en el verano de 2009 y desde ahí se enamoró de ese idioma.  

Érica Espinosa

Conocer todos los países de Hispanoamérica fue el segundo propósito que la estadounidense Alyse Canciello escribió cuando tenía 15 años de edad en su lista de deseos por cumplir. Doce años después, en el Panamericano Máster de Natación que se celebra por estos días en Medellín, ella tiene la oportunidad de conocer, después de España, México, Panamá, su cuarto país.


Pero la nacida en New Jersey se toma sin afán satisfacer ese deseo adolescente. Y ahora, en la capital de Antioquia vive otro sueño que, aunque no estaba en aquella lista, la hace igualmente feliz: competir por primera vez en un evento internacional. 


“Medellín es muy bonita. Bajando del aeropuerto veía árboles a un lado y montañas al otro y dije ¡wow! Además, la gente es muy amable y el escenario de competencias es fantástico”, reconoce la clavadista sobre su llegada a la ciudad y única representante del club East Coast en el certamen que arrancó el 17 de junio y se desarrolla en el complejo acuático de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot.


La participación de Canciello ha sido notable. El domingo tuvo el mejor puntaje y se colgó el oro en la modalidad de clavados 1 metro y hoy espera continuar su buena racha cuando compita en plataforma.


Más satisfacciones 


La satisfacción de la clavadista no sólo pasa por conseguir medallas sino que en su interior hay una alegría más grande, pues continúa compitiendo en el deporte que más la apasiona después de afrontar un accidente que le causó una discapacidad permanente en su brazo derecho cuando tenía 16 años de edad. “Los armarios del gimnasio en el que entrenaba se cayeron encima mío y me afectaron los nervios. Quedé con el síndrome de dolor regional complejo”, recuerda Canciello. 


Este síndrome es un trastorno de dolor crónico que también afecta el movimiento. Una enfermedad con la que ha convivido y que describe como “cuchillos punzando en todo el brazo”. Es por eso que la deportista, en su modalidad de clavados, entra al agua con los dedos de los pies y no con los de los brazos. “Competir es muy agradable y por eso tuve que adaptar mi estilo para no dejar la natación”, dijo Alyse, quien vive en San Antonio, Texas. 


Además, gracias a su talento, es la encargada de enseñar natación a niños con discapacidad en su ciudad. “Ellos están aprendiendo a nadar como igual tuve que hacer yo. Esos niños me tienen como modelo e inspiración”, comenta la deportista quien a sus 15 años puso en aquella lista como primer deseo asistir a unos Juegos Olímpicos. 


Ayer, durante otra jornada del Panamericano, una lesión la sacó de competencias y está a la espera de saber si hoy podrá participar. Sin embargo, eso no es ningún problema para Alyse porque pase lo que pase ella seguirá en su deporte, y aunque no está en unos Olímpicos, luchará en este certamen por “ser una clavadista por siempre”.



Colombianos de regreso

La vallecaucana Delsy Alejandra Tejada, ganadora el domingo de un oro, volvió a la competencia después de dejar la natación en el año 1989. Hace mes y medio decidió volver a sentir la adrenalina de los torneos y prepararse para el Panamericano de Medellín en la categoría de 45-49 años. “Me motivó representar a Colombia. También estar en el escenario y que lo llamen a uno para iniciar el salto. Además, de hecho, creo que estoy saltando mejor ahora que antes”, afirmó la nacida en Cali.


Por su parte, Luis Eduardo Bahamón, quien participa en la categoría de 50 a 54 años de clavados, el año pasado estando en Montreal, Canadá, se enteró que en Medellín se iba a realizar el Panamericano. Con mucha alegría, el también nacido en Cali, se preparó para el evento pues llevaba más de 20 años sin estar en la ciudad.


Ahora, Luis Eduardo, quien vive en Los Ángeles y trabaja en un hospital como biólogo genético, tiene como hobby los clavados.