Fútbol en el Mundo

Valencia, a victim of untimely injuries
Valencia, víctima de las inoportunas lesiones
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
23 de Junio de 2015


Colombia comenzó trabajos ayer en Santiago de Chile para preparar el partido ante Argentina este viernes en el estadio Sausalito, de Viña del Mar, por los cuartos de final de la Copa América.


Foto: EFE 

Cuando jugaba un destacado partido ante Perú llegó la desafortunada acción en la cual Edwin Valencia sufrió una delicada lesión de rodilla, que lo alejará de las canchas en lo que resta del presente año.

Lo que tanto se temía finalmente terminó por confirmarse. El mediocampista Edwin Valencia sufrió ruptura completa del ligamento cruzado anterior de su pierna derecha, por lo cual se perderá lo que reste para Colombia en la Copa América y además le espera un largo proceso de recuperación.


La desafortunada acción sucedió en el minuto 21 del juego entre el combinado patrio y Perú el pasado domingo, en el cierre del Grupo C (0-0). En su afán de recuperar la esférica, Valencia se resbaló y todo el peso de su cuerpo se concentró en su rodilla derecha.


Los gestos de dolor y desconsuelo, sumados a la inmediata sustitución, presagiaron que algo andaba mal, lo cual se agudizó aún más con la imagen del volante abandonando el estadio Germán Becker, de Temuco, con muletas y muy impedido.


Valencia ha sido víctima permanente de las lesiones a lo largo de su carrera deportiva. Hace poco más de un año se quedó por fuera del Campeonato Mundial de Brasil por una lesión en la pantorrilla derecha.


En abril pasado sufrió con el Santos brasileño un fuerte golpe en su pierna izquierda, que amenazó con dejarlo al margen de la Copa América.


Y años atrás también había tenido lesiones de rodilla, que no le han permitido mantener la regularidad necesaria para sobresalir.


James Rodríguez


Colombia deberá mejorar la propuesta


“Si queremos ganar algo tenemos que trabajar mucho. Jugamos mal otra vez, cuando uno pierde tiene que ser autocrítico y saber que cuando no sale nada hay que tener responsabilidad”, dijo un amargado James Rodríguez recién terminado el partido ante Perú.


Palabras duras y muy crudas si se quiere, que quizás el creativo no hubiera expresado en otro momento, pero la calentura y la frustración que sintió, más por el flojo desempeño del equipo nacional que por el resultado mismo, que dejó en vilo la clasificación a los cuartos de final de la Copa América, llevaron al 10 cafetero a sincerarse al máximo.


Lo que manifestó James es el sentir general de los colombianos. Hasta aquí, la tricolor ha dejado muchas más dudas que certezas en el campeonato. Un sólo gol convertido en tres partidos de la fase de grupos, dos actuaciones discretas y con poca profundidad, ante Venezuela y Perú, y el bajo estado de forma de jugadores referentes, como el propio James, Juan Guillermo Cuadrado, Pablo Armero y Radamel Falcao García.


Días antes de la Copa, José Pékerman, seleccionador nacional, anunció que se la jugaría con Falcao, al cual incluso le entregó la cinta de capitán. Pero el Tigre ha evidenciado en suelo chileno que no está en su mejor momento, resaltando que prácticamente no tuvo contacto con la esférica en los tres primeros partidos.


Irónicamente, la zona que más generaba desconcierto antes del certamen continental era la defensa. Por el recambio, porque algunos de sus hombres llegaron con pocos minutos en la temporada y otros tuvieron lesiones recientes. Sin embargo ha sido un bloque sólido y jugadores como Carlos Sánchez, Jeison Murillo, Cristian Zapata y David Ospina son los más destacados del torneo.


Ahora viene un reto mayúsculo, como es Argentina. Además de la baja del lesionado Edwin Valencia, el profesor Pékerman deberá suplir la significativa ausencia de Carlos Sánchez, por acumulación de amarillas.


Pedro Franco y Camilo Zúñiga se perfilan para acompañar a Alexánder Mejía en la primera línea de volantes. El seleccionador nacional baraja varias posibilidades para conformar el once inicialista para enfrentar al representativo gaucho y buscar el paso a las semifinales.