Economía

Measures to avoid milk surplus are not enough
Medidas para evitar “enlechada” son insuficientes
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
23 de Junio de 2015


El Gobierno no convenció a los ganaderos con su estrategia para combatir el sobreabastecimiento de leche.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Según los ganaderos, disminuir el precio al público de leche, yogures y quesos aumentaría el consumo de lácteos.

Twitter: @olgarendonm


Tres frentes anunció el Gobierno Nacional para combatir la llamada “enlechada” que tiene en riesgo al sector ganadero colombiano: primero, la creación de un programa de exportaciones; segundo, un paquete de compras públicas; y tercero, una campaña de consumo masivo de leche. Sin embargo, los ganaderos afirmaron que son medidas insuficientes para solucionar un problema que se ha ido agravando con el paso del tiempo.


Según el anuncio del ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, “con una inversión de $12.000 millones se adelantará el programa de exportaciones, con el cual se busca evacuar unas 9.000 toneladas de leche en polvo y con ello hacerle frente a la actual coyuntura de la cadena, que afecta la comercialización y los precios que se le pagan al productor por efecto de estos grandes excedentes del producto”.


Los industriales, en el marco de este acuerdo, se comprometieron a comprar  la leche a los ganaderos, acatando la fórmula acordada en la Resolución 017 de 2012, que establece el sistema de pago de la leche cruda al proveedor. 


El Ministro aclaró que este programa sólo incluye exportaciones de leche en polvo y quesos de origen colombiano y a exportadores que no hayan importado en los últimos seis meses. Los recursos para este programa provienen del Fondo de Estabilización de Precios de la Leche.


Además, Iragorri anunció que el Ministerio realizará compras públicas de leche por $23.000 millones en un programa con Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para atender unas 40.000 familias en 105 municipios y  una  campaña de promoción al consumo en medios masivos por $4.000 millones.


Mariano Restrepo, gerente de Asoganorte de Antioquia, aseveró que las medidas que presentó el Ministerio de Agricultura recientemente sólo son anuncios “ridículos”, porque con el establecimiento de un fondo para la exportación de lácteos no se garantiza que se minimice la crisis, puesto que el país no tiene mercados a los cuales exportar en grandes volúmenes, más allá de Venezuela, que además, no ha sido un cliente óptimo por la reducción en compras y los pagos demorados o inconclusos.


Acerca de las compras públicas, segunda propuesta del Gobierno, Giovanny Pinilla, vicepresidente de la Asociación de Ganaderos del Valle de Ubaté, dijo que “esas personas del Icbf deben tener el ombligo parado de tanto tomar leche cada vez que estamos en crisis. Por eso, el consumo se debe incentivar más en las escuelas rurales y de la capital, porque a muchas de ellas llega un jugo antes que un producto lácteo”.


Y sobre la campaña de consumo masivo, Luaskin Pérez Ocampo, gerente de Unilac, cooperativa de ganaderos del Oriente antioqueño, comentó que el bajo consumo de leche en el país y la crisis de los productores se deben a que el Estado no es eficiente en su labor. 



Regalan leche como protesta

Mariano Restrepo aseguró que, a raíz de la ineficiencia del Gobierno de Juan Manuel Santos, los ganaderos en Antioquia donaron ayer a población pobre de Yarumal 5.000 litros de leche de los 40.000 litros que se producen en la región, como medida pacífica de protesta, con la que buscan demostrarle al Estado que la leche está para 


consumirse.


Aunque confesó que la medida de regalar leche puede que no cause reacción alguna en el ministro Aurelio Iragorri, espera poder dialogar con él sobre la crisis, porque si el panorama no cambia, es probable que un nuevo paro agrario se dé 


en Colombia.


Durante la protesta campesina que se llevó a cabo ayer, los ganaderos también regalaron leche en Armenia, Quindío, como una acción pacífica de rechazo al sobreabastecimiento.