Columnistas

¿Maleducar?
Autor: Hernán Cárdenas Lince
20 de Junio de 2015


Sigo pensando en el tema de la “educación” pues se trata del asunto más importante para Colombia, ya que la verdadera solución al conflicto bélico interno que vivimos desde hace muchos años es un tema que sigue siendo ignorado por muchos de nuestros líderes, ya que es muy extraño que no se estén previendo medidas para salvar los miles de jóvenes que la guerrilla ha reclutado y que se podrían convertir en la catástrofe total.

Pensando este tema, hice una posible propuesta, la que pude expresar en un artículo anterior, y al respecto de estos temas encontré, entre los libros de mi biblioteca, un texto maravilloso que escribió Jorge Orlando Melo sobre Miguel de Montaigne, personaje francés quien  vivió por allá en 1530 y que nos dejó un verdadero tesoro en los llamados Ensayos sobre la Educación.


Ese personaje francés dice cosas muy sabias pero la idea más profunda y sensacional es decirnos que la verdadera y buena educación es que aprendamos a “pensar” y no a memorizar miles de cosas. El pensar correctamente nos forma con principios éticos, pero este maravilloso punto de vista es totalmente ignorado por la formación que nos imparten en Colombia.


Montaigne nos deja frases sobre la educación que nos conmueven profundamente como una que cita de Séneca que en latín es multum interest utrum peccare aliquis nolit aut nesciat. Y que en español sería: es muy distinto querer hacer el mal y no saber hacerlo.


La sabiduría de Montaigne nos lleva a que meditemos muy seriamente sobre la duda que nos queda cuando nos damos cuenta que en nuestras escuelas se enseñan y memorizan muchas cosas mientras no se aprende a ‘pensar’, lo que sería fundamental en una verdadera educación.


Pensando en el mundo actual, el alto gobierno debería estar dándole prioridad a que se pueda impartir una educación para nuestros grupos guerrilleros, para lo que se debería estar aprovechando las maravillosas tecnologías de la comunicación como es el caso de la televisión, los computadores interconectados y los nuevos teléfonos celulares, camino que podría llevar a la educación a un éxito total.


Finalmente, quiero anotar que es fundamental que por esos modernos métodos de comunicación se le imparta a los padres de familia una capacitación educativa para que cumplan correctamente su papel.