Economía

Venezuela stops buying gas for lack of money
Venezuela deja de comprar gas por falta de dinero
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
15 de Junio de 2015


En 2007 la estatal venezolana Pdvsa informaba que el convenio de gas entre Colombia y Venezuela debía culminar en 2011 en lo que a suministro colombiano se refería, ya que después de esa fecha se debía estar exportando gas venezolano por ese gasoducto. De esa promesa han pasado cinco años.


Foto: Cortesía 

Pdvsa alega que el envío de gas por parte de Colombia durante los últimos meses ha sido completamente irregular.

Twitter: @igortorrico


Petróleos de Venezuela (Pdvsa), empresa estatal del vecino país, anunció a través de un boletín de prensa que no extendería su contrato con Ecopetrol y Chevron para el suministro de gas, que concluye este mes, argumentando la puesta en marcha de un campo propio del hidrocarburo, pero otra razón podría estar detrás: la falta de dinero para pagar. 


El contrato vigente desde 2007 está previsto que concluya el 30 de junio, y las razones que da Pdvsa para no renovarlo son que el mes de julio pondrá en servicio el Proyecto Rafael Urdaneta en el Golfo de Venezuela, específicamente el bloque Cardón IV, gigante reservorio de gas que alcanza los 9,5 billones de pies cúbicos (BPC), lo que permitirá atender la demanda del mercado interno de ese país.


Por otra parte la empresa alega que el envío de este hidrocarburo por parte de Colombia, durante los últimos meses, ha sido completamente irregular, con frecuentes fallas que han llegado hasta cero gas enviado; por lo que Pdvsa se ha visto en la necesidad de realizar operaciones especiales de suministro a la región de Occidente.


Explica la petrolera venezolana que el contrato de importación de gas para el semestre enero-julio 2015 contemplaba que las empresas Ecopetrol y Chevron suministraran 50 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd), pero el promedio del último mes es de 20 mmpcd.


Para esta provisión de gas fue construido por Pdvsa el gasoducto Antonio Ricaurte, que comunica los sistemas de gas natural de ambos países; tiene una longitud de 225 Km. de tuberías de 26 pulgadas de diámetro y permitirá que en enero de 2016 Venezuela exporte gas a Colombia hasta alcanzar un volumen de 150 mmpcd.


El contrato original de suministro indicaba que Venezuela importaría gas de su vecino hasta por siete años, y luego se revertiría el flujo para que pasara a exportar. 


En opinión del profesor de Ingeniería Petrolera de la Universidad Nacional,  Sergio Lopera, el anuncio de la terminación del contrato por parte de Venezuela tendría que ver más con dificultades financieras por parte del país vecino, que no contaría con recursos para asumir estas erogaciones.


En términos de volúmenes explica Lopera que, aunque el gas que tiene Colombia no alcanza para muchos años, y con la ocurrencia del fenómeno del Niño se podrían tener dificultades para mantener abastecimiento de gas domiciliario, tampoco tiene mayor importancia lo que se envía al país vecino, ya que la producción de Colombia es de 1.000 mmpcd y lo que se manda a Venezuela es apenas el 5% de esa cantidad.



Un anuncio varias veces postergado

El bloque Cardón IV, al que hace referencia la petrolera venezolana en su comunicado, es operado por Pdvsa, la italiana ENI y la española Repsol. Allí está el campo Perla 3X, en el que las empresas pudieron comprobar la existencia de 15 billones de pies cúbicos en 2010, con lo cual se convertía en uno de los yacimientos más importantes de Venezuela y de Suramérica.


Sin embargo, en varias oportunidades las autoridades petroleras del vecino país han prometido el inicio de la extracción del gas de ese campo por encima de los 100 millones de pies cúbicos diarios, hecho que aún no ocurre.


En un comunicado de Pdvsa de 2007 se explicó que en 2011 el gas venezolano fluiría hacia Colombia y hacia los mercados internacionales por el gasoducto Antonio Ricaurte, mientras que en junio de 2013 el, para aquel entonces, ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, declaró que para finales de 2014 se esperaba la producción de 300 millones de metros cúbicos de gas diarios del campo Perla, hecho que aún no ocurre.