Mundo deportivo

Triple jump of victory
Triple salto de victoria
12 de Junio de 2015


Catherine Ibargüen volvió a imponerse en la categoría de salto triple femenino durante la tercera parada de la Liga de Diamante.


Foto: EFE 

 “Lo único que funciona es trabajar, trabajar, y cada competencia enfrentarla con responsabilidad y disciplina”, sostuvo Catherine Ibargüen.  

Redacción -EFE


Al final del último salto, Catherine Ibargüen aún no se había reincorporado de la marca de 14,58 que había dejado sobre el foso de arena, suficiente para superar por un centímetro el mejor registro de su inmediata competidora, Gabriela Petrova, y de inmediato dirigía su mirada hacia el lugar de la tribuna donde se encontraba su entrenador, el cubano Ubaldo Duany, al que le indicaba con el giro de su muñeca el gesto de “más o menos”, lo que ya anticipaba su apreciación sobre su actuación de ayer en la tercera parada de la Liga de Diamante, realizada en Oslo, Noruega. 


“Creo que lo que se ha conseguido es poco. Mi objetivo está concentrado en lo más alto”, afirmó Ibargüen transcurrida la competencia de salto triple femenino en que volvió a alcanzar el primer lugar con una marca de 14,68 metros conseguida en el cuarto salto. 


Hasta allí el mejor salto lo había conseguido la búlgara Petrova en su tercer intento con 14,57. En el primero, Ibargüen había marcado la parada con 14,40, mientras que las favoritas Olha Saladuha y Yekaterina Koneva, quienes siempre van tras los pasos de la atleta de Apartadó, apenas habían superado la barrera de los catorce metros con 14,46 y 14,06.   


Koneva, la atleta que estuvo a punto de romper el pasado 30 de mayo en Eugene (Estados Unidos) la racha victoriosa de la colombiana, sólo pudo alcanzar su mejor registro de 14,36 en el último salto. 


Si en la localidad estadounidense Koneva obligó a Ibargüen a volar hasta los 15,18 metros en su último salto para evitar la derrota, en esta ocasión la atleta rusa nunca fue rival de la antioqueña. Hizo un errático concurso, con tres nulos incluidos, que la relegaron a la cuarta plaza.


Insatisfecha


Ibargüen, quien acumula 25 victorias consecutivas, declaró al final de la competencia estar insatisfecha. Según ella, fue una prueba “muy inestable”, con “altos y bajos”, en la que le costó adaptarse a la superficie y debió cambiar de estrategia por el viento.   


De ahí que durante unos pasajes de la competencia, después de cada salto, se le viera en conversación con Duany, al que le indicaba los movimientos de su pierna. 


“Esta temporada tengo tres objetivos, ganar el Mundial de Pekín, la Liga de Diamante y los Juegos Panamericanos de Toronto”, reconoció la colombiana, quien se afianzó en la primera plaza de la Liga de Diamante, y que no pierde desde el 5 de agosto de 2012, cuando fue superada en la final de los Juegos Olímpicos de Londres por la kazaja Olga Rypakova.


“Mi objetivo está concentrado en lo más alto”, sostuvo al señalar que su meta es superar el registro de los quince metros “y más allá”, para lo cual seguirá trabajando. Su próxima cita para ello será el 4 de julio en París, Francia.