Columnistas

¿Cuál fue la intención de Caracol Radio?
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
10 de Junio de 2015


El Gobierno Nacional estableció el programa de reconocimiento a los 10.000 mejores estudiantes “sisbenizados” del país en las Pruebas Saber Pro 11 (anteriormente denominadas Icfes), con una beca para estudiar en una de las 33 universidades acreditas.

www.visionadministrativa.info


El Gobierno Nacional estableció el programa de reconocimiento a los 10.000 mejores estudiantes “sisbenizados”  del país en las Pruebas Saber Pro 11 (anteriormente denominadas Icfes), con una beca para estudiar en una de las 33  universidades acreditadas con alta calidad en la que desee estudiar el bachiller. La beca es condonable si y solo si el estudiante logra obtener el título universitario. Los colombianos debemos apoyar este programa como un modelo de inclusión y equidad, el cual fue tomado como referente de los beneficios de acceso a la educación superior que se tienen en Antioquia y Medellín, (v.i. Fondo Gilberto Echeverri Mejía, Fondo EPM y Presupuesto Participtivo-PP-), que están implementado hace varios años en nuestra región.


A fines de la anterior semana, el noticiero de la madrugada de Caracol Radio, sacó al aire como si fuese la gran noticia del año, que a los becarios en la Universidad Autónoma de Bucaramanga-Unab- les fue regular en el primer semestre académico;  entrevistan al rector de la IES y este confirma que los resultados deficientes de los estudiantes beneficiarios del programa gubernamental se dieron en lengua materna (castellano) y ciencias básicas (matemáticas). Aunque esa es una realidad, lo delicado del asunto es el tratamiento de la noticia dada por el corresponsal bumangués al preguntar específicamente por los resultados en estas áreas de los estudiantes de primer nivel beneficiarios de las becas (léase estudiantes estrato 1,2 y 3), cómo si la intención fuese estigmatizarlos como “malos” específicamente a ese grupo poblacional y no indagar por el grueso de los estudiantes de esa IES, pero, también el periodista debió escudriñar no solo en la Unab, sino en todas la instituciones de educación superior de Santander, con respecto al nivel académico de los “primíparos”. Esa es una verdad de a puño, que conocemos como la palma de la mano los docentes universitarios que el gran vacío de nuestros jóvenes bachilleres hoy en día no está solo en estas dos áreas, sino en general en todas las áreas, no hay lagunas en conocimiento sino océanos completos.


El debate debe centrarse no por los resultados de los estudiantes que están en el programa de becas, sino en general, de cómo el modelo de la educación en Colombia fracasó, gracias a un sistema “perverso” como fue la promoción automática, que enhorabuena la ministra de Educación durante el gobierno Uribe, María Cecilia Vélez White trazó el sendero para enderezar el camino, pero, los resultado solo se podrán ver en tres o cuatro años, porque son estos los jóvenes que están “descontaminados”, los actuales todavía vienen con los problemas de la promoción automática. Tanto así que el debate se está dando al interior de las IES en si es conveniente o no establecer un nivelatorio para los estudiantes antes de iniciar el curso regular, lo que antiguamente se denominó en la Facultad de Minas, el “menos cero”.