Mundo deportivo

American becomes a legend
American se convierte en leyenda
8 de Junio de 2015


El caballo American Pharoah y el jinete mexicano V韈tor Espinoza entraron a formar parte de las leyendas de la h韕ica de Estados Unidos al conseguir el s醔ado el triunfo en la prueba de Belmont Stakes, y alcanzar el t韙ulo de la Triple Corona.


Foto: EFE 

American Pharoah (montado por el jinete Víctor Espinoza con el número 5) se convirtió en el duodécimo caballo que logra la Triple Corona. El sábado ganó con cinco cuerpos y medio de ventaja sobre su más inmediato rival que fue Frosted.

EFE


Wow Wow!”, gritó Espinoza momentos después de cruzar la línea de meta, en el Belmont Park Racetrack ante más de 90.000 espectadores, que siguieron la 147 edición de la carrera. “Yo sólo puedo decir que es algo asombroso. Es increíble como salieron las cosas”.


Espinoza, de 43 años de edad, nacido en Tulancingo (México), y residente en Los Ángeles, dejó atrás la frustración que sintió en el 2014 cuando la perdió con la monta del caballo California Chrome, que también fue entrenado por el ya legendario Bob Baffert.


“Este pequeño caballo se merece lo que ha conseguido”, declaró Baffert, de 62 años, quien había perdido cuatro oportunidades anteriores de conseguir la Triple Corona en 1997, 1998, 2002 y 2014, pero ahora se convierte en el segundo más veterano en lograrla. “El caballo es el único que lo hizo. Los demás estábamos básicamente sólo como acompañantes”.


Espinoza también alabó la clase del caballo, la identificación que siempre sintió con él y lo seguro que estaba de que iban a conseguir la victoria. “Llegué aquí con mucha confianza, más que en cualquier lugar”, destacó Espinoza. “Esta vez, yo tenía toda la confianza en American Pharoah, y desde el inicio lo demostró con una superioridad manifiesta”.


El méxicano explicó que no tuvo que hacer ningún esfuerzo para ganar la carrera porque siempre fue cómodo en la cabeza y cuando le exigió el caballo respondió de forma impecable.


“Mi caballo hizo una gran carrera, pero el que se esperaba que ganase lo consiguió”, declaró Rosario. “Es emocionante porque hemos visto algo que no se daba en mucho tiempo y el ganador se mostró realmente brillante”.


Tan brillante que American Pharoah en su trayectoria de competición ya le ha dado a su dueño, el egipcio Ahmed Zayat, nada  menos que cuatro millones de dólares, pero el valor del caballo después de ganar el título de la Triple Corona podría alcanzar los 20 millones.


También la cotización de la imagen de Espinoza ha subido como la espuma, al ser el jinete de la Triple Corona, y tiene ya firmados contratos con varias compañías para firmar autógrafos.


“Me siento muy bien por todo lo conseguido”, destacó Espinoza. “Sólo deseo que American Pharoah se sienta igual que yo”.