Nacional

“A special criminal treatment”
“Un trato penal especial”
6 de Junio de 2015


El jefe de los negociadores del Gobierno quiso dejar claro que la Comisión de la Verdad no constituye “un camino a la impunidad” ni es “a cambio de justicia”.


Foto: Cortesía 

Humberto de la Calle, negociador por parte del Gobierno, dijo que la Comisión tendrá carácter independiente, imparcial y extrajudicial y la concurrencia a la misma será voluntaria.

Redacción EFE


Quienes comparezcan ante la futura Comisión de la Verdad sobre el conflicto armado colombiano podrán obtener un “tratamiento penal especial”, dijo ayer Humberto de la Calle, jefe de los negociadores del Gobierno en el proceso de paz con las Farc, en una declaración en La Habana, sede de los diálogos.


“Para obtener decisiones penales menos drásticas, para obtener un tratamiento penal especial en el carril de la justicia es necesario concurrir a la Comisión de la Verdad y aportar a esa Comisión las narrativas, testimonios y asumir también las responsabilidades”, explicó De la Calle en conferencia de prensa.


El Gobierno colombiano y las Farc llegaron este jueves a un acuerdo para crear una Comisión de la Verdad que se pondrá en marcha una vez que se firme un acuerdo de paz, con el propósito de esclarecer la verdad sobre el conflicto y el enfoque puesto en la reparación a las víctimas.


“El que quiera valerse de los elementos de justicia para obtener un tratamiento penal especial debe concurrir a esa comisión con el ánimo de construir la narrativa sobre el conflicto, sus complejidades y reparar de esa manera y de otras maneras a las víctimas”, explicó De la Calle.


La aplicación de justicia


Preguntado por el tipo de beneficios penales que obtendrían los implicados en el conflicto que decidan comparecer en la Comisión, De la Calle recordó que los temas de justicia “están siendo discutidos y no han sido aún acordados”.


Hay distintas opciones, según el negociador del Gobierno, entre ellas la “hipótesis” de crear algún tribunal o Fiscalía especial que recoja las imputaciones de carácter penal, seleccione a los máximos responsables y aplique justicia.


El presidente Juan Manuel Santos, por su parte, dijo que la Comisión de la Verdad “es un paso muy importante” para avanzar en la “aceptación del principio de la justicia transicional” que se aplicará en un eventual postconflicto.  Según destacó el jefe de Estado, la medida pone como centro los derechos de justicia, reparación y verdad” de las víctimas, por lo que la Comisión “es un reconocimiento de esa justicia integral” y a su vez “un elemento fundamental” de la misma.


El informe que presente la Comisión deberá contener recomendaciones aunque todavía no se ha definido la manera de aplicar esas conclusiones, indicó De la Calle.  “Hay una discusión pendiente sobre la manera de aplicar esas recomendaciones. Lo que sí hemos pactado es que se establecerá un comité de monitoreo al cumplimiento de las recomendaciones que sean aceptadas por el Gobierno (...). El punto de obligatoriedad o no de las recomendaciones es un punto que está siendo tratado y que no hemos decidido”, explicó. 



ONU celebra decisión

El Sistema de las Naciones Unidas en Colombia celebró el acuerdo de creación de la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición para Colombia, pues considera que representa un avance significativo en las conversaciones sobre víctimas en el marco del proceso de paz. “En muchos contextos, las comisiones de la verdad han contribuido a sanar las heridas de sociedades que han padecido conflictos, aproximándose a un entendimiento común de las causas y responsabilidades del conflicto. Revelar las realidades vividas durante décadas de violencia dará lugar a una reflexión seria sobre el pasado, pero también a una esperanza para que las futuras generaciones vivan en un país en paz consigo mismo”, informó el organismo internacional en un comunicado. El Sistema de las Naciones Unidas en Colombia dijo que espera que este acuerdo pueda servir para impulsar futuros acuerdos en La Habana, nutriendo una mayor confianza en el proceso, y para avanzar hacia el fin del conflicto.