Columnistas

縂uerra o educaci髇?
Autor: Hern醤 C醨denas Lince
6 de Junio de 2015


Educaci髇 es el 鷑ico camino para vivir en este mundo encontrando la felicidad, mientras que la guerra es la muestra perfecta de la ignorancia y de la estupidez.

Inicio estas notas citando dos frases famosas. La primera, de Domingo Faustino Sarmiento: “Las escuelas son las bases de la civilización”, y la segunda es de Víctor Hugo quien dijo: “Abrid escuelas para cerrar prisiones”.


El tema de hoy me lleva a tratar este asunto desde un ángulo bien extraño por las tristes realidades que vivimos en Colombia. En el mundo diariamente muere una persona como consecuencia de que otros seres humanos tienen la costumbre de escupir en lugares públicos, lo que hace que se transmitan enfermedades que terminan ocasionando muertes, pero tal cosa se podría evitar con la oportuna enseñanza de los maestros y de los padres para que nunca se escupa en lugares públicos. Pero para cambiar estos hábitos mortales se necesitan cambios profundos en las bases de la educación. La realidad es que ni los padres de familia ni los maestros nos están impartiendo una educación correcta.


Otro ejemplo similar lo encontramos al analizar la forma como caminamos por las aceras de nuestras ciudades pues no se imparten enseñanzas que expliquen que se debe caminar siempre por el lado derecho de las aceras y a una velocidad no mayor a la que lleva quien va adelante. Por no aplicar estos principios se sabe estadísticamente que cada ser humano pierde del total de su vida 7 meses y 15 días que son malgastados estúpidamente. A pesar de estos hechos, simultáneamente se puede comprobar ni padres de familia ni educadores están enseñando sobre este tema.


Cuando se habla de educación básica las altas autoridades deberían estar tratando de reorientar nuestra nación en asuntos básicos y fundamentales para reorientar en forma correcta una educación que no nos lleve a la guerra, por lo que sería importantísimo que todos los medios de comunicación cumplan un importante papel en ese sector educativo, cuando su único actual objetivo es producir utilidades económicas que solo benefician a una mínima parte de los colombianos.


Finalmente, sugiero que en las conversaciones de La Habana se traten temas del fondo de la educación para que no se pierda tiempo en aspectos teatrales que no van a llevar a la felicidad total de los ciudadanos.