Economía

Colombia can bear more FTAs (Free Trade Agreements)
Colombia puede soportar más TLC
26 de Mayo de 2015


Colombia, además de tratados de libre comercio, ha firmado uniones o acuerdos arancelarios, en los cuales además de la liberación comercial se pacta un arancel o impuesto común a las exportaciones provenientes de terceros países, como la Comunidad Andina y el Mercosur.


Igor Torrico Silva


Twitter: @igortorrico


Hasta ahora son seis los tratados de libre comercio (TLC) firmados por Colombia que se encuentran vigentes, cuentan con apoyos y detractores dentro del mundo empresarial y académico, incluso, el más publicitado, el firmado con Estados Unidos, muestra una balanza comercial deficitaria. Por ratificar y terminar de negociar faltan cuatro, ¿será que son muchos ya? ¿cuántos tratados ya son suficientes?¿queda espacio para más?


“No creo que haya un máximo o un mínimo de TLC que se puedan firmar”, señala el vicepresidente de la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex), Diego García, tampoco de valorar estos acuerdos de una manera simplista en el sentido de cuántos productos se exportan y cuántos se importan como un todo. “Hay que optimizar las ventajas y buscar como nos insertamos en las cadenas de valor”, es decir, en el caso de los productos industriales o que requieren mucha mano de obra pasa que parte de ellos pueden ser fabricados en el país, no siempre completos sino algunas partes. 


Recuerda también García que “son acuerdos de doble vía, donde habrá ventajas y desventajas para cada lado”.


El primer TLC lo firmó Colombia con México y Venezuela, que entró en vigencia en 1985 y recibió por nombre Grupo de los Tres. Venezuela saldría del acuerdo en 2006. Firmaría uno con Chile que entraría en vigencia en 2009, posteriormente con los países del triángulo norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) que entraría en vigencia con cada país en momentos distintos, Guatemala (2009) y Salvador y Honduras al año siguiente. 


Los tratados de libre comercio brindan nuevas oportunidades a exportadores.


El Tratado Colombia-Canadá entró en vigencia en 2011, le siguió el de Estados Unidos en 2012 y por último el firmado con la Unión Europea que está vigente desde hace apenas dos años.


En el caso colombiano productos como el café, el banano y las flores se han visto muy beneficiados por los acuerdos, pero no es el mismo caso de otros productos como el maíz y el arroz.  Refiriendose al TLC con Estados Unidos, el gerente general de Fedearroz, Rafael Hernández, señala: “El TLC no ha sido beneficioso para ningún sector. En nuestro caso competimos con una producción arrocera foránea llena de subsidios y de prebendas. Nosotros siempre nos opusimos y pedimos que el arroz fuera excluido porque también era comprometer la seguridad alimentaria del país. Se trata de un Tratado desventajoso en el que usaron el arroz como comodín para conseguir prebendas para otros sectores”.


Sin embargo, esta no es la visión del presidente de la Sociedad de Agricultures de Colombia (SAC), Rafael Mejía. En su opinión, no todo es tan negativo y prefiere verlo bajo otra perspectiva. Por una parte explica que en el caso del Tratado con Estados Unidos el aumento de las importaciones representan en su mayor parte un desplazamiento de las que antes de ese TLC venían desde Argentina y Brasil. 


Considera también que dada la devaluación actual respecto al dólar hay que aprovechar el momento para ver qué se puede exportar. “No nos hemos diversificado. Colombia no está aprovechando la oportunidad de conseguir accesibilidad de sus productos hacia Estados Unidos”. Y agrega: “Es importante entender que mientras Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea son exportadores netos de alimentos, pasa lo contrario con Corea del Sur, Japón y China, que son importadores netos. Y allí vamos a tener grandes oportunidades cuando se firmen los TLC que están en proyecto. Se trata de buscar entre sector privado y Gobierno la manera de aprovechar estos espacios”.


Al TLC con Corea del Sur le falta la revisión del Tribunal Constitucional, mientras que el de Japón aún se encuentra en etapa de negociaciones.


La directora del programa de administración de negocios internacionales de la Universidad de la Sabana, Catherine Pereira Villa, explica que el comercio entre países crece en dos modalidades: una la intensiva, que es casi el 80%, que se interpreta como vender un mismo tipo de producto en un mismo mercado o mercados similares, y esto crece porque el país vende más de lo que ya vende, mientras que el otro 20% va por el lado de la diversificación de exportaciones, ya sea por tipo de producto o por tipo de mercado.


“Los tratados de libre comercio tienen una gran oportunidad que es básicamente comerciar productos con los que no has comerciado antes con ese país con el que firmas el TLC. No firmarlos de alguna manera es restringirte una posibilidad comercial”, afirma Pereira Villa, por lo que considera que no se puede hablar de un tope o un máximo de tratados deseables ya que cada uno brinda nuevas oportunidades. 


“Digamos que tiene un efecto favorable. Aunque la investigación no ha demostrado que hay causalidad entre el crecimiento económico y la liberalización comercial, sí hay una correlación en sentido positivo. Es decir, los países que más liberan más crecen, eso no significa que la liberalización te produzca crecimiento. Pero en general en ese sentido es positivo porque se abre, porque hay más crecimiento, un poco más de competencia, los productos se especializan para los mercados a los que van. Pero por otro lado también hay un mayor nivel de importaciones que es lo que estamos viendo para el caso colombiano”.




Avances con Japón

Con un balance positivo y avances en los cuatro grupos que sesionaron terminó en Tokio, Japón, la XI Ronda de Negociaciones para un Acuerdo de Asociación Económica entre Colombia y ese país, según informó oficialmente el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.


El jefe del Equipo Negociador de Colombia, Javier Gamboa, explicó que en particular con esta ronda, el Grupo de Asuntos Legales e Institucionales concluyó su labor presencial en la negociación.


De esta forma, ya son quince de los 18 grupos temáticos los que han concluido: mejoramiento del ambiente de negocios, competencia, telecomunicaciones, entrada temporal de personas de negocios, medidas sanitarias y fitosanitarias, obstáculos técnicos al comercio, comercio transfronterizo de servicios, defensa comercial, facilitación del comercio, propiedad intelectual, servicios financieros, comercio electrónico, comercio y desarrollo sostenible, cooperación y, el más reciente, asuntos legales e institucionales.


Se tiene previsto realizar la décima segunda ronda de negociación a mediados de julio en Colombia, fecha que será confirmada por las partes en los próximos días.


Por su parte, la ministra de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez-Correa, reiteró la importancia de esta negociación para Colombia por tratarse de la tercera economía más grande del mundo y uno de los mayores inversionistas en el exterior, además del mayor importador neto de productos agrícolas y agroindustriales.