Economía

“In Antioquia we are living a historic moment”: SAI (Antioquia’s Society of Engineers and Architects)
“En Antioquia vivimos un momento histórico”: SAI
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
24 de Mayo de 2015


La Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI) es una entidad gremial sin ánimo de lucro, que agrupa a profesionales de Ingeniería y Arquitectura y hace parte de la Sociedad Colombiana de Ingenieros regional Antioquia.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Este año Martín Pérez asumió como presidente de la Junta Directiva de la SAI.

Martín Alonso Pérez Pérez es arquitecto de la Universidad Nacional sede Medellín, tiene estudios en Alemania en el Instituto de Estudios Internacionales de Berlín sobre temas de arquitectura y ciudad efímera, estudios de maestría en el Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia, sobre Estética y Filosofía del Arte y actualmente es socio de la firma Forero y Cía., dedicada a diseño de arquitectura y urbanismo y preside la Junta Directiva de la SAI.


EL MUNDO habló con él para conocer los retos y oportunidades de su gremio.


¿Usted a qué dedica su tiempo libre?


Yo soy una persona muy disciplinada en mis rutinas, soy obsesivamente estudioso, leo mucho pero leo no para pasar el tiempo sino para prepararme para las decisiones que tengo que tomar en la concepción y en el diseño de los proyectos y ante todo pensar adecuadamente cuáles son las mejores soluciones.


Soy una persona bastante hogareña, me gusta mucho estar en mi casa, soy un hombre urbanita, me gusta estar en la ciudad, no soy bueno para estar en fincas y en zonas rurales.


¿Qué es lo que a usted más le gusta en la vida?


Servir. Me encanta estar con la gente y poder aportar elementos que beneficien a mucha gente, eso es lo que más me gusta y me da mucho placer.


Uno siempre se imagina a un dirigente gremial muy ocupado y esas ocupaciones conllevan a renuncias, ¿cuáles son las suyas?


Yo creo que uno debe involucrar en todo lo que hace todo lo que es el universo del individuo y así como tengo una agenda de reuniones dentro de mi agenda está mi familia. Entonces es la mejor manera de no entrar en conflicto. En mi agenda confluyen lo laboral, la familia, los amigos, los colegas y no tengo que renunciar a esa parte de vivir mi propio proyecto de vida.


¿Por qué decidirse por un gremio?


Fundamentalmente el trabajo que hemos hecho desde nuestra oficina, el trabajo de la arquitectura y el urbanismo dentro de todo lo que nosotros hemos liderado en temas de ciudad, siempre nos ha parecido importante asociarnos para poder hacer los proyectos urbanos que son tan complejos, los proyectos urbanos no pueden ser solamente concebidos, diseñados o gestionados por una persona sino por un equipo de personas que tienen distintas disciplinas, no es la genialidad de una sola disciplina o de una sola persona sino el trabajo en equipo. Trabajar a nivel gremial implica precisamente tener la posibilidad de interactuar con otras disciplinas, en este caso las ingenierías y la arquitectura. 


Creo que la actividad gremialista aporta mucho en el ejercicio profesional, además de estar en la SAI actualmente soy invitado permanente de la Junta de Camacol, como asesor del gremio de la construcción.


¿Cómo afecta la situación económica actual al gremio?


Yo creo que en el caso de la SAI siempre ha estado pensando, desde su fundación en 1913, en soluciones para construir un país, una región, una ciudad y una metrópoli, y siempre que la SAI ha planteado soluciones siempre lo ha hecho en medio de las crisis. En 1913 estábamos en la crisis de la separación de Panamá, de ese gran golpe, y en el primer centenario de la independencia de Antioquia surge la SAI como un reto y un desafío y la SAI siempre en los momentos más difíciles que ha tenido la región y el país siempre ha propuesto soluciones, hoy es lo mismo, en el resto del país hay dificultades pero en Antioquia están coincidiendo cosas maravillosas: se están desarrollando las Autopistas de la Montaña o para la Prosperidad, se están desarrollando proyectos extraordinarios como Hidroituango, se está desarrollando el puerto de Urabá, se están desarrollando muchas infraestructuras en los municipios fuera del Valle de Aburrá como los parques educativos que está liderando el gobernador Sergio Fajardo, pero también en Medellín y en el Valle de Aburrá son extraordinarias, ¿cómo podremos decir en términos de ingeniería y arquitectura que estamos en crisis en Medellín y en Antioquia? Nunca antes había pasado eso que simultáneamente tengamos esa oferta de frentes de trabajo.


La crisis que tenemos es que estamos escasos de ingenieros y de arquitectos para enfrentar todo lo que estamos haciendo y la SAI está trabajando en capacitar a nuestros recién graduados para que rápido puedan entrenarse para poder participar en todo lo que está pasando en Antioquia.


¿Cuánto va a durar este boom constructor y su necesidad de profesionales?, ¿es un buen negocio hoy para un joven estudiar una Ingeniería Civil o una Arquitectura?


Sí, pero no tanto por negocio, toda profesión es un proyecto de vida, no es porque te dé plata simplemente sino que tiene que tener uno talento y las condiciones para poder afrontar una Ingeniería o una Arquitectura, pero además de eso si tienes esa formación y tienes unos gremios que te capacitan permanentemente y que tienen una oferta de cursos desde la experiencia y desde la realidad, pues esa persona va a sentir que prepararse en esas disciplinas teniendo ese talento puede también construir un proyecto de vida para formar una familia... Hoy con todo lo que está pasando, sí lo es efectivamente.


Esta semana se firmó el Pacto por la Transparencia en el Ministerio de Transporte para la contratación de obra pública, ¿ustedes han tenido reparos en relación con cómo se selecciona desde lo público a los contratistas?


Nosotros el único reparo que tenemos es que deben haber reglas del juego claras para la ingeniería y arquitectura local, regional y nacional que en igualdad de condiciones se pidan los requisitos tanto para firmas extranjeras como para las nacionales y que no se privilegie a las extranjeras en detrimento de todo el ejercicio de la ingeniería y arquitectura nuestra.


¿Cómo está actualmente la reputación del gremio antioqueño?


Yo creo que todos los gremios en general tienen una reputación muy buena, ¿por qué? Pocas veces hay una sinergia entre los gremios, por ejemplo, hemos construido en el Comité Intergremial de Antioquia que somos 40 gremios y ahí hay un subcomité de los gremios de la industria de la construcción donde nos hemos unido la SAI, la Sociedad Colombiana de Arquitectos, Camacol, La Lonja de Propiedad Raíz y la Cámara Colombiana de la Infraestructura y hace unos cuatro años construimos una propuesta como aporte al nuevo POT de Medellín. Esa unión de estos gremios para pensar la ciudad y proponer el deber ser de la ciudad a 2030, nos permitió darnos cuenta de que más que ser rivales entre los gremios lo que somos es un complemento y eso no sucede sino en Antioquia, el prestigio que tienen  los gremios en Antioquia es muy bueno.


¿Afectó mucho el tema Space a la imagen de la ingeniería antioqueña?


Yo creo que sí. Esa tragedia ante todo es algo que no debió haber sucedido y todas las características de esta nos permitieron vislumbrar que la ciudad tiene una dinámica tan positiva en la industria de la construcción y que hay un frenesí que nos obliga a tener un stop, un pare, para mirar qué fue lo que sucedió, para aprender de esta tragedia y entender a que todos los procesos que se involucran en la industria de la construcción puedan ser revisados con rigor.


Esta tragedia nos está enseñando que todo proyecto es una acumulación de éxitos  o de fracasos, puede ser una acumulación de errores y en esos errores hay que mirar qué pasó y quiénes son los responsables de esa cadena, porque ahí se involucra lo público y lo privado, quién es la autoridad que ejerce los controles y quiénes son los que desde el sector privado actúan para que las cosas se hagan efectivamente. En ese orden de ideas, esta tragedia no es la de una empresa sino que es la tragedia de una ciudad y la culpabilidad que muchas veces se busca señalando para quemar a alguien en la hoguera obliga a ser responsables y tener claridad sobre eso que pasó y no simplemente señalar. Ningún empresario, ningún arquitecto, ningún ingeniero hace sus proyectos para matar gente.


¿Cómo darle confianza a quien va a invertir en un apartamento o a los beneficiarios de las viviendas gratis del Gobierno en que esta situación no se va  a volver a repetir y que pueden estar tranquilos en sus casas?


Yo creo que sí, porque la tragedia nos está enseñando a que debe haber un mayor rigor, una mayor observancia en todos los procesos. No es crear nuevas leyes, nuevas normas, es que las normas que hay son suficientes para que esa tragedia no hubiera sucedido, yo creo que la confianza está en que hoy más que nunca la industria está teniendo una oferta histórica de apartamentos, eso es una paradoja, pasó una tragedia de esta naturaleza y no disminuyen la venta y desarrollo de proyectos. Al contrario, está aumentando y eso es porque hay confianza.


¿Ustedes cómo ven el proyecto de Parques del Río?


Yo creo que el proyecto del río es muy importante para la ciudad, y hablo del proyecto del río de todo el río, en el POT que acompañamos y apoyamos en el pensamiento de ciudad. Desde los gremios creemos que no solamente la columna vertebral que es el río debe intervenirse sino el eje oriente-occidente que es el eje de La Iguaná, que ya se están construyendo las paralelas que cuando se terminen van a reducir el tiempo de conexión con el túnel de Occidente y hay que hacer una intervención en toda esa zona de influencia, y lo que está pasando en Santa Elena en el eje oriental que es la intervención con el Tranvía de Ayacucho, los dos cables, el túnel de Oriente que se está ejecutando, eso hay que reglamentarlo.


¿Por qué se ha generado tanta especulación y de alguna manera críticas hacia la intervención puntual de Parques del Río? La SAI ha sido muy clara en eso. El sistema multimodal del río se debe terminar de hacer desde lo que se ha pensado desde hace 50 años, no lo hemos terminado de hacer, estamos hablando de un tramo que ojalá las próximas administraciones lo terminen antes de seguir haciendo intervenciones como las que está haciendo la Administración del doctor Aníbal Gaviria y es terminar el tramo entre el puente de Barranquilla hasta el puente de Acevedo costado oriental sector Zamora, si se fija la doble calzada muere en el puente de Barranquilla. Desde hace 50 años está pensado todo ese sistema multimodal al lado occidental y al lado oriental.



Tiro al blanco

Martín Pérez se sometió al “Tiro al blanco” y esto fue lo que contestó:


Juan Manuel Santos: ambiguo.


Álvaro Uribe: líder.


Germán Vargas Lleras: ambiguo.


Natalia Abello: poco clara.


Infraestructura: desarrollo.


Arquitectura: belleza. 


Ingeniería: pragmatismo.


Aníbal Gaviria: líder.


Sergio Fajardo: líder.


Parques del Río: oportunidad.


Antioquia: liderazgo.


Martín Pérez: ideas.




Ciudades intermedias

Martín Pérez le reveló a EL MUNDO la propuesta de ciudades intermedias que le propondrá la SAI a la Administración Departamental: “Creemos que Antioquia le tiene que apostar a un sistema de ciudades intermedias por fuera del Valle de Aburrá, estamos construyendo una propuesta para la región, de crear catorce ciudades intermedias con 150.000 a 250.000 habitantes donde se desarrollen las subregiones de Antioquia. Estas complementarían lo que han sido el sistema de subregiones que la región ha ido construyendo, pero más que una división político administrativa, la SAI quiere proponer que esas ciudades tengan unos propósitos claros del desarrollo subregional, que podamos tener infraestructura de pequeñas zonas industriales para esas ciudades, que podamos tener centros de acopio a nivel agropecuario, minero, y obviamente de servicios altamente cualificadas en esas regiones”. Ellas serían Apartadó en Urabá, Caucasia en el Bajo Cauca, Puerto Berrío en el Magdalena Medio, Sonsón, Cáceres y Remedios, Rionegro y Marinilla, Santa Fe de Antioquia, Yarumal y Santa Rosa de Osos, y en el Suroeste: Jardín, Andes y Jericó son las opcionadas.