Nacional

By October, glyphosate will no longer be used
Para octubre ya no se usará el glifosato
16 de Mayo de 2015


El Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE) aprobó el jueves la suspensión de las aspersiones con este herbicida debido a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo clasificó como un potencial cancerígeno.


Foto: EFE 

En la reunión del CNE, el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri Valencia; el procurador Alejandro Ordóñez y el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo. 

Redacción y EFE


Las aspersiones con el herbicida glifosato, utilizado en Colombia para erradicar los cultivos ilícitos, terminarán antes de octubre, anunció ayer el ministro de Justicia, Yesid Reyes, quien añadió que los trámites que deben llevarse a cabo para hacer efectiva la resolución de la CNE pueden demorarse como máximo hasta ese mes.


“El plazo de octubre lo mencionó en su momento (el presidente Juan Manuel) Santos como un plazo máximo, lo que significa que puede ser antes. No hay una fecha fija, simplemente está sujeto a los trámites”, declaró a medios radiales.


Asimismo, explicó que en el plazo de un mes un comité especializado emitirá una recomendación sobre cómo continuar la lucha antidrogas en Colombia, que podría ser fumigar con otro herbicida sobre el que no haya dudas sobre sus efectos en la salud.


Otras opciones, indicó Reyes, podrían ser la fumigación manual o la sustitución de la coca por cultivos lícitos como la papa o la palma de aceite, una alternativa especialmente apoyada por el presidente.


El ministro reiteró que suspender las fumigaciones aéreas con glifosato, utilizado en Colombia desde hace 30 años, “no supone dejar la lucha contra el narcotráfico sino buscar nuevas herramientas”.


Las declaraciones del titular de Justicia contrastan con las de su homólogo en Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien afirma que, por las incautaciones de droga registradas este año, se sabe que ha aumentado la producción de cocaína en el país


En contra


La decisión del CNE fue respaldada por cinco ministros, entre ellos Reyes y Pinzón, quienes votaron a favor de la suspensión siguiendo la orden del presidente Santos.


De las ocho personas que conformaban el quórum para decidir sobre este asunto sólo el procurador Alejandro Ordóñez se mostró contrario a finalizar las aspersiones del herbicida y anunció ayer que demandará la decisión, a la que calificó de “política, no jurídica, ni científica”.


Para el funcionario, fue “una decisión carente de la carga argumentativa que exige la Corte Constitucional, por tal razón una vez se expida el acto administrativo correspondiente la Procuraduría General de la Nación lo demandará”, según un comunicado de su despacho.


Los defensores del uso del glifosato sostienen que en regiones donde las aspersiones han sido suspendidas o restringidas, como el departamento del Putumayo, en la frontera sur con Ecuador, y especialmente la región del Catatumbo, limítrofe con Venezuela, las áreas cultivadas de coca se han duplicado en los últimos años.


Según el último informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (Jife), publicado en marzo pasado, en 2013 la superficie dedicada al cultivo de coca en Colombia era de 48.000 hectáreas, las mismas que el año anterior, mientras que en 2012 se dio un descenso del 25 % con respecto a 2011.



Más cultivos

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, afirma que, por las incautaciones de droga registradas este año, se sabe que ha aumentado la producción de cocaína en el país.


En una intervención el jueves en Medellín, el ministro dijo que “estamos incautando el 20% más de cocaína, al principio estaba felicitando a mis militares y mis policías y no dejo de felicitarlos, pero al mismo tiempo yo digo: ¿no será que estamos produciendo más? Sí, lamentablemente”, expuso Pinzón.


Fuentes del Ministerio de Defensa especificaron que no es la primera vez que el titular de esta cartera realiza declaraciones de este tipo, especialmente relevantes ahora que se ha avivado el debate sobre la erradicación de cultivos de coca.


El glifosato ha sido usado en Colombia durante cerca de 30 años para fumigar los cultivos ilícitos como parte de una estrategia contra las drogas impulsada por Estados Unidos, que esta semana manifestó que respetaría la decisión de Colombia.