Mundo deportivo

Antioquia seeks a new height
Antioquia busca una nueva altura
Autor: Federico Duarte Garc閟
15 de Mayo de 2015


Bello alberga por primera vez el Campeonato Nacional de Voleibol Sentado, que en su cuarta versi髇 arroja varios cupos a los Juegos Nacionales del presente a駉. El torneo finaliza el domingo.


Foto: Esneyder Guti閞rez Cardona 

El representativo de Antioquia es uno de los favoritos, junto a Córdoba y al actual campeón, Fuerzas Armadas A, para obtener el trofeo nacional. 

Una malla de un metro con quince centímetros de altura es lo único que los separa. Sin embargo, antes de iniciar el partido los jugadores más cercanos a la red entrecruzan sus brazos, algunos sin el antebrazo, para desearse suerte sin apenas separarse del suelo. Son seis miembros de cada equipo, custodiados por otros seis que aguardan en cada banca, distribuidos en una cancha de diez por seis metros. Ese es el único límite al que se ven condicionados para alcanzar la barrera de los 25 puntos, suficientes para dar por sentada la victoria en tres de cinco sets. Al final, Antioquia se impondría a Fuerzas Armadas B en su primer duelo del Campeonato Nacional de Voleibol Sentado, con parciales de 25-13, 25-16, y 25-21, sobre el suelo del coliseo Tulio Ospina de Bello. 


El primer set fue “fácil” en palabras del técnico antioqueño Miguel Ortiz, lo cual hizo que el cuadro anfitrión se “relajara” para los dos siguientes, en los cuales no obstante encontró a un rival que “se acomodó y complicó”. Para Ortiz, el mérito estuvo en el trabajo de casi cuatro años del conjunto local, a diferencia de los visitantes con sólo cuatro meses de entrenamiento y que disputaron su primer encuentro bajo las órdenes de un estratega con el que apenas habían tenido un primer acercamiento el día anterior. 


Compromiso a la altura


Juan Fernando Foronda, entrenador de Fuerzas Armadas en Medellín, fue el encargado de guiar al representativo bogotano ante los múltiples compromisos del entrenador titular, quien a su vez es uno de los organizadores del certamen. Y a pesar del origen antioqueño del adiestrador, no hubo inconveniente regional alguno en la dirección de un grupo en su mayoría bogotano. 


“Las Fuerzas Armadas con el tema de instrucciones y de manejo de autoridad no tiene problema. El capitán puede ser un soldado profesional como puede ser un sargento. Y en la cancha el sargento le debe hacer caso al capitán, quien puede ser un soldado raso”, sostuvo Foronda. A su criterio el equipo entró muy nervioso, y cometió errores técnicos que no han de darse. 


“Tocar la malla diez veces en un primer set es imperdonable”, comentó el orientador, quien precisó que hubo fallas en la táctica grupal, más que en la individual, al equivocarse en la búsqueda de una bola alta o en la recepción de una segunda jugada. No obstante, señaló que “vamos a seguir subiendo”.


Y si bien para Foronda la pegada del capitán Fabián Ríos no fue tan desequilibrante, al término del juego les advirtió a sus dirigidos el impacto que generó la presencia del número uno de Antioquia. 


Y es que por cada punto conseguido, el grito de “¡bien!” del conjunto antioqueño tomaba su mayor fuerza en la garganta de Ríos, quien nunca se cansó de animar a sus compañeros, aun a su paso por la banca. Y así mismo lo hizo el profesor Ortiz, quien en los tramos finales se arrodilló al mismo nivel de sus pupilos, y de la misma manera se hincó para celebrar con fuerza y vigor los puntos definitivos que hacen de Antioquia una de las candidatas al título. 



Deporte en crecimiento

Los comienzos de esta práctica en Colombia se remontan al 2008 con la elaboración de un proyecto y supervisión del  profesor Geni Tunney Cañón Reyes, entrenador de la Federación Colombiana de Voleibol (Fedevolei) y egresado de la Universidad Nacional de Colombia, y la Dra. Viviana Ostos Quintero, fisioterapeuta de la Universidad Nacional. Desde el punto de vista administrativo, se inició la gestión para la creación de la Comisión Nacional de Voleibol Paralímpico, que tiene la responsabilidad técnica, juzgamiento, clasificación funcional y la  administración de recursos por parte de la Fedevolei. Colombia asistió a los  IV Juegos Parapanamericanos de Guadalajara 2011, en los cuales logró el  cuarto puesto continental. Ese mismo año, consiguió la participación del equipo femenino en el I Torneo Parapanamericano femenino que se llevó a cabo en Brasil. Para 2012 logró la invitación por parte de la Wovd, organización que rige el voleibol sentado en el mundo, a la Copa Intercontinental de Voleibol Sentado que se desarrolló en marzo en El Cairo, Egipto, donde perdió con Alemania el último cupo para estar en Londres 2012. En la mira de Colombia está la clasificación a los Juegos Paralímpicos de Río 2016, con escala en los V Juegos Parapanamericanos de Toronto 2015, y cada una de las competencias puntuables para ascender en el ranking internacional, incluidos los Juegos Paranacionales de este año.