Nacional

Search for miners continues in Riosucio, Caldas
Continúa búsqueda de mineros en Riosucio, Caldas
15 de Mayo de 2015


Luego del accidente ocurrido el pasado miércoles en una mina de oro en Riosucio, municipio declarado ayer en “calamidad pública", continúan las operaciones de búsqueda para recuperar a los quince mineros que permanecían desaparecidos.


Foto: EFE 

45 mineros, de los 60 que permanecían adentro de la mina de la vereda El Playón, salieron ilesos. 

Redacción EFE,


La Unidad Nacional para la Gestión de Riesgos de Desastres (Ungrd) declaró ayer “calamidad pública” en el municipio de Riosucio, donde socorristas tratan de rescatar a quince mineros que quedaron atrapados el pasado miércoles en una mina de oro, de la vereda El Playón, por una inundación.


Así lo afirmó Carlos Iván Márquez, director de la Unidad, durante una visita que hizo a la zona, donde decenas de socorristas tratan de bombear el agua que inundó la galería para extraer a los mineros. 


“Tras la reunión llevada a cabo en horas de la mañana se estableció la declaratoria de calamidad pública, hecho que viabiliza acciones inmediatas de respuesta a la emergencia presentada en la mina de oro”, manifestó la entidad en un comunicado.


Condiciones laborales mínimas


La ausencia de una instalación eléctrica formalizada habría sido uno de los agravantes del accidente que se presentó  en la mina, según afirmó ayer Leonardo Mejía, dueño del yacimiento.


En una entrevista concedida a la radio nacional, reconoció que “si no hubiera sido por los problemas de energía hubieran alcanzado a salir los quince” mineros que quedaron atrapados cuando el yacimiento se inundó por un presunto corte de electricidad, que habría apagado las motobombas usadas para retirar agua de la excavación.


Además, respecto a la ausencia de una planta de emergencia que hubiera permitido operar motobombas para extraer el agua, el dueño de la mina destacó que “todavía está en proceso de formalización” por lo que no habían podido instalarlas.


También admitió que “hay mucha informalidad” en el sector minero en la región y estos pozos “han funcionado así desde hace más de diez años”. Y subrayó que “las personas saben cómo es la minería y los riesgos que hay que asumir”.


No hubo suspensión de electricidad


El dueño del yacimiento destacó que en el momento en que se produjo el accidente había una mesa de concertación con la Central Hidroeléctrica de Caldas (Chec) para formalizar el suministro eléctrico en esa y otras 49 minas.


Sobre esto, el gestor de la Chec, Jhon Jairo Granada, manifestó que el día del accidente, el pasado miércoles, se reportó un daño producido por un cortocircuito en la zona en la que se encuentra la mina, lo que probablemente fue causado por la misma inundación en el socavón.


“Lo lamentable es que este transformador que estaba alimentando la mina afectada no pertenecía al sistema de la Chec y estaba instalado sin autorización de la empresa”, comentó.


El funcionario también aseveró que la empresa “en ningún momento” ha suspendido el servicio eléctrico en la zona pese a que estaba siendo utilizado irregularmente.


Avances en las operaciones de rescate


Según informó la Ungrd, con las operaciones de rescate se busca extraer primero el agua de cuatro socavones con un total de doce motobombas. “Hasta el momento se han evacuado 4,3 metros de agua aproximadamente. Asimismo, se trabaja en las adecuaciones de energía para garantizar las operaciones en la zona, entre otras condiciones de seguridad previamente determinadas”.


Además, instituciones como la Cruz Roja Colombiana, la Defensa Civil, los bomberos y las Fuerzas Militares participan en las tareas de rescate en las que están involucradas unas 80 personas bajo la coordinación de la Agencia Nacional Minera.


Entre tanto, los familiares de las víctimas han recibido atención sicológica y social de la Cruz Roja.



Piden extremar controles

Ante esta situación, la Defensoría del Pueblo reclamó “medidas inmediatas para extremar los controles y garantizar una efectiva vigilancia a las actividades de explotación minera”.


En un comunicado, la institución pidió investigar a la empresa que explotaba la mina por las posibles irregularidades que cometió, como trabajar en la zona pese a la prohibición de realizar excavaciones profundas, la presencia de conexiones eléctricas aparentemente fraudulentas o la ausencia de una planta alterna de energía para suplir cualquier falla en el fluido.


Asimismo, destacaron las precarias condiciones de seguridad social para los empleados, ya que la empresa permitía su trabajo bajo circunstancias de alto riesgo para su integridad.




La búsqueda no cesará

Luego de un Consejo de Seguridad que se realizó ayer en la tarde en Medellín, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que había hablado con Carlos Iván Márquez, director general de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, quien se encuentra en la mina en que ocurrió la tragedia, en Riosucio.


“Él ha estado al mando de las operaciones para rescatar a los desaparecidos, y confirma que son quince personas que están en la mina. Allí han venido trabajando en las últimas 24 horas evacuando el agua pero no han encontrado todavía a las personas”, comentó.


Además afirmó que los responsables del operativo, y quienes trabajan en las labores de búsqueda de los mineros, tienen “instrucciones precisas (…) de no cesar hasta que esas personas sean rescatadas”; y expresó su solidaridad con las familias de los desaparecidos.