Columnistas

Más allá de la negociación
Autor: María Victoria Angulo
15 de Mayo de 2015

Los quince días de movilización y ocho de negociaciones entre Gobierno y Fecode para abordar temas como el aumento salarial, la evaluación, el pago de las horas que implica la implementación de la jornada única y la prestación del servicio de salud a los docentes, dejaron en evidencia las tensiones hegemónicas entre gobierno y sindicato pero, sobre todo, la falta de consenso como país sobre la educación que queremos. 


No obstante, más allá de polarizar la discusión haciendo análisis de quién perdió o ganó, la situación nos lleva a reflexionar, a propósito de la celebración de hoy, el Día del maestro, sobre la representación y legitimación que debería tener la labor docente en Colombia, en un país que le está apostando a la reconfiguración del tejido social desde ejes de acción que permitan alcanzar la paz, la equidad y la educación.


El movimiento pedagógico ha sido un ejemplo de organización, liderazgo y producción intelectual que trascendió las reflexiones en torno al aumento salarial y las prestaciones sociales de los maestros a un conjunto de interrogantes sobre su estatuto social, su condición de intelectual, su relación con la escuela, su vínculo con el saber pedagógico y los  saberes que enseña.


Vale la pena entonces retomar estas preguntas y asumir el reto que nos queda tras la negociación para aportar al robustecimiento de aspectos como la evaluación docente desde una perspectiva formativa, con la idea de que sea respetuosa y comprensiva de las realidades de los maestros y que dé luces al sistema educativo sobre los aspectos que se deben reorientar adoptando medidas alternativas en el marco de los propósitos de la calidad educativa. 


De otro lado, tras lograr una mejora salarial del 12%, es importante reconocer que lograr la cualificación para la dignificación docente implica adoptar medidas, adicionales a las económicas, que permitan resaltar la visión que se tiene del maestro transformando imaginarios y abordando temas de fondo en las agendas públicas, como el fortalecimiento de la formación inicial y en ejercicio y la apuesta por ambientes de aprendizaje inclusivos que incidan realmente en cambios de las prácticas educativas, en el corazón de la educación, en lo que acontece en el aula. 


Contamos con expertos de alto nivel, desde la academia y la escuela y en distintas regiones del país, que propenden porque el maestro se piense a sí mismo, piense en su práctica y empiece a producir nuevas conexiones para una enseñanza más efectiva y con sentido. Un ejemplo de ello es el Mova, Centro de Innovación del Maestro de Medellín, un proyecto que ofrece ambientes dignos que reconocen al maestro como un sujeto integral y que, a través de la apropiación de nuevos medios y diversas herramientas de innovación, buscan resignificar la escuela como escuela educadora.


Comunidades de Aprendizaje es otra experiencia que vienen desarrollando el Instituto Natura de Brasil y la Fundación Empresarios por la Educación. Está basada en un conjunto de actuaciones educativas de éxito, dirigidas a la transformación social y educativa de la comunidad, que inician en la escuela pero que buscan tener un impacto real en la comunidad local en proyección de una mejora relevante en el aprendizaje escolar.


Estos son solo algunos ejemplos de temas y experiencias que muestran rutas claras, que debemos procurar llevar a un desarrollo a mayor escala y que deben incluirse en las agendas de todos los actores que aportamos al mejoramiento de la educación. Luego de la coyuntura, la oportunidad es que el país entre rápidamente a avanzar en estos temas, donde aportemos desde nuestros lugares de actuación.


¿Qué tal si conmemoramos este año y los siguientes reconociendo el rol de los maestros, exaltando lo que han inspirado en nuestras vidas y proponiendo, sin pausa pero sin prisa, todas las medidas necesarias que contribuyan a la dignificación de su labor y a que en Colombia la educación sea de calidad para todos? 


 


* Directora Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos del sector empresarial, para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.