Fútbol en el Mundo

Unprecedented final in Warsaw
Final inédita en Varsovia
15 de Mayo de 2015


Carlos Bacca encarriló la victoria del Sevilla ayer, ante un Fiorentina que poco pudo hacer. El goleador atlanticense llegó a cinco anotaciones en la Liga Europa.


Foto: EFE 

Abrazo interminable entre Bacca y Coke. El atlanticense sigue dando de qué hablar en suelo europeo con sus formidables actuaciones.

EFE


Sevilla agrandó su leyenda tras clasificarse ayer en Florencia a la final de la Liga Europa, una competición hecha a la medida del conjunto español, que se verá las caras en Varsovia con el Dnipro, otro club que hizo historia tras eliminar al Nápoles y optar por primera vez a un trofeo internacional.


El actual campeón podrá intentar repetir título. Polonia será el país que acoja un encuentro en el que los hombres de Unai Emery no sólo intentarán convertirse en los mejores por segundo año consecutivo sino que buscarán ganar su cuarto trofeo para ser los únicos en el mundo en poseer ese número de copas de esta competición en sus vitrinas.


Hasta ahora, Juventus, Inter y Liverpool pueden presumir de haber ganado, como Sevilla, tres torneos. Pero esa igualdad puede quedar en el pasado si el próximo 27 de mayo el cuadro hispalense consigue ganar al Dnipro.


Antes de llegar a este punto tuvo que superar el trámite del choque de vuelta de las semifinales. Después de conseguir un 3-0 muy cómodo en la ida, Fiorentina necesitaba un milagro para poder remontar una eliminatoria imposible.


Sólo durante 15 minutos, los pocos que funcionó el conjunto italiano, Sevilla sufrió y pudo ver reducida la ventaja demasiado pronto para sus intereses.


Sin embargo, de nuevo apareció Sergio Rico para frenar los intentos rivales. Su parada a un cabezazo del argentino Gonzalo Rodríguez desesperó al Fiorentina, que, poco después, en el minuto 22, vio cómo Carlos Bacca cerró la eliminatoria con el primer gol del equipo de Emery.


Luego fue el portugués Daniel Carriço quien se encargó de dar la puntilla antes del descanso con un gol que provocó que el resto del choque fuera un trámite a la espera de una final que puede dar la gloria al Sevilla.


En ella también estará el Dnipro, que no es el favorito pero que puede dar la sorpresa si es capaz de repetir la hazaña que logró ante Nápoles. Los ucranianos aprovecharon el 1-1 de la ida y de nuevo, otro tanto de Yevhen Seleznyov (1-0), sorprendió a un equipo que acabará la temporada sólo con una Supercopa de Italia en sus vitrinas.


Dnipro sujetó en todo momento al Nápoles, que apenas contó con un par de ocasiones muy claras de Gonzalo Higuaín. El argentino, como en el primer partido, chocó con el portero Denys Boyko, una de las sensaciones de la competición y gran artífice, junto a Seleznyov, de la clasificación de su equipo para una final inédita. Varsovia ya espera al campeón.


En el conjunto napolitano no hicieron parte, ni siquiera entre los emergentes, Camilo Zúñiga y Duván Zapata.



“Se lo merece”

Carlos Bacca afirmó tras la clasificación a la final de la Liga Europa que “si el Dnipro está ahí  es porque se lo merece, le ha ganado a grandes equipos”.


Bacca, autor del 0-1 en el Artemio Franchi, de Florencia, se mostró “muy feliz” por la victoria y el pase de su equipo a la cuarta final de la Liga Europa de su historia.


Según Bacca, aunque el resultado de esta semifinal “es muy abultado”, tras el 3-0 de la ida y el 0-2 de la vuelta, no fue fácil.


“Hicimos unos grandes 90 minutos en casa, donde ellos tuvieron ocasiones en la primera mitad, pero no las concretaron y nosotros sí”, indicó Bacca, quien dijo que “ante su público Fiorentina quería buscar el partido y nosotros buscar nuestro momento”, lo que lograron tras sendas faltas.


Por su parte, Aleix Vidal, autor de dos de los tres goles de la ida, también declaró sobre el rival en la final que “los equipos que llegan a la final es por méritos propios, si ha pasado es porque se lo ha merecido”.


“En las finales da igual los rivales que sean, los nombres valen poco, cualquier final está al 50-50 y hay que ganarla”, afirmó Aleix Vidal, para quien el choque ante el Fiorentina fue como esperaban, pues sabían que “la afición local iba a empujar mucho, pero el equipo ha estado tranquilo”.